biodiesel

Enfrentando el proteccionismo europeo

Por Gustavo Idigoras/En muy pocos años la UE se transformo en el primer mercado mundial de importaciones de biodiesel y la Argentina. 

La industria de biodiesel en Argentina es incipiente desde el punto de vista temporal, pero reviste características de alta escala y eficiencia que la han posicionado como el primer exportador mundial de biodiesel en muy pocos años.

El fuerte crecimiento de exportaciones se debió al desarrollo de políticas públicas de fomento de bioenergías liderados por la Unión Europea que estableció un marco regulatorio con cortes obligatorios para el uso de biocombustibles. En muy pocos años la UE se transformo en el primer mercado mundial de importaciones de biodiesel y la Argentina en su principal proveedor.

La política de uso de energías renovables en la UE genero un clima de inversión y apuesta a futuro para el desarrollo de energías alternativas con base agrícola y es allí donde los países exportadores netos de alimentos como la Argentina pudieron posicionarse rápidamente. Quedo evidenciado que la producción de biodiesel europea no estaba en condiciones de competir libremente con países eficientes y superavitarios agrícolas con capacidad de procesamiento.

De esta manera surgió en la UE un grupo de lobby pro-biodiesel que tiene como objetivo eliminar la competencia externa que por naturaleza es más eficiente. Desde los comienzos de este régimen de fomento y uso de energías renovables, las acciones proteccionistas fueron fuertes para alentar el fantasma del cierre del mercado a las exportaciones de biodiesel argentino.

Recién en 2012, los intereses proteccionistas logran penetrar los circuitos de decisión en la Comisión Europea y comienza un proceso que será largo y tortuoso. La Comisión Europea confirma en el mes de septiembre la apertura de investigación contra posibles prácticas de dumping del biodiesel de soja argentino y el biodiesel de palma de Indonesia (únicos proveedores a la UE).

La apertura de la investigación antidumping puede llevar a una elevación de aranceles de importación en toda la UE que haga inviable el negocio de ventas hacia el Viejo Continente, este proceso va a finalizar en noviembre de 2013 y según marca la norma europea, puede haber imposición de derechos de importación adicionales. Es importante aclarar que los argumentos presentados por la Asociación Europea de Biodiesel (EBB en ingles) son infundados y no comprueban ninguna práctica desleal por parte de los exportadores argentinos. Es por ello que se mantiene confianza en alcanzar un resultado positivo.

Adicionalmente, en la UE cada Estado Miembro debe internalizar en su marco nacional la norma comunitaria para hacer efectivo el corte obligatorio, y es allí en donde aparecen diferentes criterios para la autorización de comercialización de biodiesel. Varios países entre ellos, Francia, Bélgica, Portugal, Polonia y España mantienen diferentes tipos de restricciones para evitar el ingreso de biodiesel importado.

De hecho España publico en abril de 2012 una Orden Ministerial por la cual prohíbe el otorgamiento de cuotas a empresas que no se encuentren en territorio comunitario en clara referencia a evitar las exportaciones argentinas. Gracias a las gestiones del gobierno argentino, España publicó recientemente una disposición que suspende el otorgamiento de cupos pero no altera la sustancia de la Orden Ministerial por lo que el daño sigue vigente.

Finalmente, la CE está analizando abrir otra investigación contra el biodiesel argentino por presuntas prácticas de subsidios del Estado nacional a las exportaciones dada la existencia de derechos diferenciales de exportación. Esta investigación es aun mas insólita dado que no puede entenderse que el pago de un impuesto de exportación sea considerado una transferencia de recursos del Estado a los exportadores para mejorar su competitividad.

En definitiva, nos encontramos ante una nueva ola proteccionista en Europa destinada a impedir el crecimiento de la industrialización en países en desarrollo. Para ello, nuestro país tiene todas las herramientas para combatir este proteccionismo en la esfera multilateral como la OMC así como ante los organismos ejecutivos de la Comisión Europea.

Por Gustavo Idígoras – Asesor en temas comerciales de la Cámara Argentina de Biocombustibles | Director del Centro de estudios agroalimentarios de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora y Director de BIM -International Consultant in Agribusiness and Bioenergy-.INFOCAMPO.

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido