biodiesel

INTEGRACION VERTICAL, COMENZARON CON BIODIESEL Y AHORA INAUGURAN EN LA PUERTA UNA PLANTA DE ACOPIO Y EXTRUSADO DE SOJA

extrusado-de-soja-biodieselEn La Campiña, hay avance vertical.Por Carlos Petroli.

Foto: El ingeniero Guillermo Fierro junto a los hermanos Agustín y Bernardo Gaido, directores de la empresa (La Voz).

La Puerta

A primera vista, el imaginario arco de entrada a la cuenca tambera del nordeste cordobés no parece convalidar ese crédito; las vacas brillan por su ausencia. Se suceden potreros secos y desnudos con evidente destino agrícola, entre lotes con maíces tardíos sin cosechar y otros con buen colchón de rastrojos. El clásico tapiz verde de los cultivos invernales también escasea.

Son señales de la coyuntura climática y también de la transformación que registró el agro en los últimos años, pero que sin embargo reserva un papel relevante para las producciones de carne y leche, como activos impulsores del hoy mentado “valor agregado en origen”.

A 400 kilómetros de los puertos, la empresa La Campiña SA, de la familia Gaido, con tradición agrícola y ganadera en el departamento Río Primero –hoy uno de los más sojeros de la provincia– vuelve a apostar por la producción agroindustrial.

Sobre la ruta provincial 17 (entre Obispo Trejo y Villa Fontana) el brillo de los silos, la pintura casi fresca mientras las prensas entregan la primeras cuotas de aceite y expeller de soja dan pruebas del desafío y la decisión empresaria.

Aquí, a tres kilómetros de La Puerta hacia Villa Fontana, inaugurará el próximo domingo su nueva planta, que demandó inversiones superiores a los ocho millones de pesos. Está integrada por un acopio para almacenaje y acondicionamiento de granos, con capacidad para 3.200 toneladas. Se agregan las instalaciones para industrializar aceite y expeller de soja y realizar premezclas especiales de expeller y maíz.

Integración regional

Los destinatarios serán productores de la zona, en su mayoría pequeños y medianos, convocados a entregar granos “a fasón” para luego recibir el aceite, el expeller o las mezclas. Las proteínas no irán directo al puerto; estarán en su mayor proporción destinadas a los tambos o a la producción de carnes (para animales monogástricos y bovinos). El proyecto también comprende la comercialización con destino a la exportación.

La Campiña montó el nuevo emprendimiento después de haber puesto en marcha hace cinco años en el establecimiento La Paula (en Chalacea, a 40 kilómetros de aquí) una de las primeras plantas para la elaboración de biodiésel “en chacra”, para autoconsumo.

Biodiésel y feedlot

En 2007, La Voz del Campo dio cuenta de este lanzamiento, que tuvo entre sus motivadores a Roger Illanes, por entonces titular del Centro de Investigaciones en Tecnologías Lactocárnicas (Citelec) de la UTN Villa María, hoy ministro de Ciencia y Tecnología de la Provincia.

En La Paula está el otro polo de “agregado de valor en origen”, que comprende un feedlot para 2.500 cabezas y la elaboración de biocombustible (el biodiésel se utiliza puro para impulsar tractores, equipos de riego, vehículos y motores).

Dada su trayectoria en la actividad agrícola y ganadera, la empresa tiene entre sus actividades el asesoramiento técnico, hotelería de recría y terminación, servicio de vientres y transferencia de embriones.

Cuando el boom agrícola comenzó a generar excedentes económicos, sus integrantes quedaron ante dos alternativas: salir a alquilar campos o avanzar en una integración vertical, para sumar valor en la cadena de producción.

“Optamos por el segundo camino. Tuvimos que pagar algunos costos, complicaciones burocráticas, corregir errores. Pero nuestro know how no cayó del cielo. Hoy contamos con más experiencia y podemos decir que nuestro proyecto es exitoso”, dice José Oreste Gaido, cabeza de la familia, que en los últimos años ha confiado la dirección en sus hijos varones (y mellizos), Agustín y Bernardo.

Puerto seco

En la zona están radicados pequeños y medianos productores de cereales y oleaginosas y también establecimientos lecheros y feedlots. Más que un simple proveedor, La Campiña se propone operar al modo de un puerto seco e incorporarlos al proceso agroindustrial en base a su propia experiencia de integración vertical.

Según sus números, si por un camión de soja un productor obtiene 40 mil pesos, pasar a la siguiente fase (aceite y expeller) le retribuiría hasta un 20 por ciento más, sin contar el escalón posterior (la conversión en carne o biocombustible).

“Hoy el flete constituye uno de los costos más importantes de la producción primaria. Situados a 400 kilómetros del puerto de Rosario, buscamos que el productor de la zona, a través de nuestro servicio, tenga al alcance de la mano la posibilidad de agregar valor; que pueda obtener la proteína vegetal necesaria para transformarla en leche o en proteína animal”, explicó Agustín Gaido.

Pone como ejemplo al maíz. “Cuando uno logra llevarlo a un comedero mediante una ración, vemos que se diluyen mucho los costos directos. Nuestra propuesta es actuar como facilitadores para que el productor pueda llevar su propio grano al comedero”, agrega.

Proteínas de calidad. En su nueva planta de La Puerta, La Campiña procesará soja por un sistema de extrusado y doble prensado para obtener aceite desgomado y un expeller granulado de óptima calidad y digestibilidad.

“Es un expeller de entre 41 y 47 por ciento de proteína, con altísima digestibilidad, de entre un 90 y un 95 por ciento, con un porcentaje de humedad muy bajo, que es lo que en realidad el animal aprovecha”, mencionó el ingeniero Guillermo Fierro.

“El expeller tiene un sistema de granulado; le bajamos el tamaño, la densidad por metro cúbico, para que sea más barato y fácil de trasladar. O sea, no sólo es seco, tiene proteína de alta digestibilidad sino que también tiene menor costo de flete”, indicó el técnico.

En una fase siguiente, el proyecto de La Campiña irá por más: tiene entre los objetivos agregar una planta de alimentos balanceados y diversificar la fuente de energía a través de biogás obtenido de los efluentes del feedlot.

Valor agregado

Acopio de granos

La nueva planta para almacenaje y acondicionamiento tiene una capacidad de 3.200 toneladas.

Extrusado de soja

Producirá aceite desgomado y expeller granulado por doble prensado de alta digestibilidad destinado a la alimentación de animales monogástricos y bovinos.

Otros servicios

Elaboración de premezclas especiales (expeller y maíz); hotelería en feedlot y reproducción bovina.

FUENTE: LA VOZ DEL CAMPO

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido