BIODIESEL EN ARGENTINA

LAS INVERSIONES EN PRODUCCION DE BIODIESEL EN ARGENTINA NO SE DETIENEN

El bloqueo español no detendrá las inversiones.Así lo estimó el presidente de CARBIO, Fernando Peláez. El directivo sostuvo que el mercado interno absorberá la demanda y que se trabaja para reabrir mercados de exportación.

Tras la confirmación de que el Gobierno dispondrá la suba progresiva (del  7 al 10 por ciento) del corte del gasoil con biodiesel, desde la Cámara Argentina de Biocombustibles (CARBIO) dijeron a Infocampo que también se prevé un incremento al 20% para los vehículos rurales y el transporte de pasajeros, y propiciar el uso del combustible en centrales térmicas.

De esta forma, la demanda local de biodiesel se incrementaría en un millón de toneladas, lo que permitiría reemplazar la demanda española y absorber parte del incremento de la producción que se espera para 2012-2013.

En tanto, los empresarios estiman que no se paralizarán las inversiones proyectadas para el sector y apuestan a recuperar los mercados de Estados Unidos y Alemania. Además, destacan que el cambio de manos de YPF fortalecerá el negocio.

Para Fernando Peláez, presidente de CARBIO, “que se pierdan exportaciones siempre es un golpe” pero aclaró que el cierre estaba previsto desde hace tiempo por lo que se venía trabajando en “distintas alternativas” para reducir sus consecuencias.

Según los números que maneja la cámara, el bloque español no tendrá impacto inmediato. “Lo que queda de exportación a España este año serán unas 400 mil toneladas. De las cuales se van a embarcar por lo menos 200 mil hasta que la medida sea concreta”, explicó Peláez. “Esas 200 mil toneladas que van a quedar en el mercado interno se van a derivar al aumento del corte del 7 al 10”, previsto en forma progresiva entra mayo y octubre.

También se va a llevar “el corte al 20% para el agro, donde no hay problema con el equipamiento y el biodiesel no genera dudas, porque la mayoría del equipamiento que se utiliza está preparado para utilizar biodiesel”, agregó Peláez.

A estas iniciativas se sumará más adelante el transporte de pasajeros de media y larga distancia, aunque en este caso la implementación llevaría más tiempo. “Para el agro la distribución se hace a través de los agroservicios pero en el transporte de pasajeros hay que hacer algunas obras en terminales”, detalló.

En números, los cambios en el mercado local representarían consumos adicionales de 400 mil toneladas, en la suba general del corte del 7 al 10%; 200 mil toneladas, para vehículos agrícolas; 200 mil toneladas en el transporte de pasajeros de larga y corta distancia; y otras 200 mil toneladas que podrían captar las centrales térmicas. En total serían un millón de toneladas que se agregan al consumo doméstico.

A su vez, las empresas esperan un aumento en la capacidad instalada de para la elaboración de biodiesel. “En la Argentina se dio algo atípico, las plantas funcionaban al 100 por ciento de su capacidad. A fin de año va a aumentar en 1 millón de toneladas y calculamos que van a estar trabajando al 80%”, estimó Peláez.

“Sigue habiendo inversiones y por la cantidad de aceite que hay podrían seguir aumentando. El bloqueo español no detendrá los proyectos”, aseguró el directivo de CARBIO. Según sus cálculos, “la Argentina tiene un potencial de 6 millones de toneladas de aceite, si se molieran 30 millones de toneladas de granos, y hoy la capacidad instalada está en orden de 3 millones de toneladas (4 a fin de año)”.

Pero el mercado local no es el único horizonte para el sector. “Remplazar a España es complicado por hay alternativas. Estamos trabajando desde el año pasado con Estados Unidos. A ese país les podríamos exportar los mismo que le exportamos a Europa pero hoy no está abierto a la Argentina”, aseguró Peláez.

La situación es parecida a la de Alemania, otro mercado que hasta hace algunos años tenía una fuerte demanda del producto argentino. “Estamos trabajando a nivel cámara para certificar el biodiesel. Hay que demostrar que cada grano soja que usamos no viene de lugares donde haya habido desmontes. Eso implica hacer trazabilidad de toda la cadena y es muy difícil de manejar”, explicó.

“Nosotros armamos un protocolo con una empresa especializada y el INTA para certificar áreas y esas áreas certificadas con un auditor pueda ser aprobada en Alemania. Pero hay que armar toda la cadena y eso encarece los precios”, agregó.

En cuanto a los valores que se manejan en el mercado interno y la exportación, Peláez destacó que antes de la expropiación de YPF ya se preveía una baja en las cotizaciones. “Había mucho biodiesel almacenado en Europa  que se salió a vender con la consiguiente caída de precios”, explicó. Sin embargo, las noticias sobre una reducción en la cosecha de soja en Sudamérica contuvo el desplome de los valores que suponía iba a traer el bloqueo español. De hecho, “cayeron sólo entre 10 y 20 dólares por tonelada”, agregó.

Finalmente, el directivo se refirió a la expropiación del 51 por ciento de YPF y el impacto que podría tener sobre el negocio del biodiesel. “Lo más probable es que la empresa cumpla más que antes con el corte. Por más que ahora sea estatal, YPF es una empresa petrolera y rentable. No es que te compra alguien que es deficitario, que pierde plata y no te puede pagar”, aseguró.

En tanto, descartó que el Gobierno le otorgue algún tipo de privilegio al sector. “Se va a tratar de que los precios no generen una ventaja sobre lo que se estaba haciendo. Quieren (el Gobierno) que se pueda mantener alta la producción de biodiesel, que se terminen de construir las plantas que están en construcción, que siga habiendo movimiento y que esta movida no afecte la actividad. Pero tampoco beneficiar a la industria”, concluyó.

FUENTE: INFOCAMPO

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido