bioetanol

Córdoba, la cuna del bioetanol a partir del maíz

En 2015, la provincia demandará más de 900 mil toneladas para hacer el combustible. Se elaborarán 360 mil metros cúbicos.Juan Manuel Garzón y Valentina Rossetti (*).

En el año 2010, un estudio del Ieral determinó que la provincia de Córdoba sólo transforma alrededor de 1,3 millón de toneladas de maíz, lo que representa entre el 16 y 24 por ciento de su producción, según la fuente de información que se utilice (Ministerio de Agricultura de la Provincia o Bolsa de Cereales de Córdoba). El resto se consume en otras provincias o se exporta como grano, lo que constituye un claro desaprovechamiento de oportunidades de generación de valor y puestos de trabajo locales.

En este contexto, el surgimiento de nuevos usos del maíz puede contribuir a reducir las disparidades que se presentan entre los distintos eslabones de la cadena (un fuerte eslabón primario y un pequeño eslabón agroindustrial). Es por esto que los recientes anuncios de inversión en plantas de bioetanol sobre la base de maíz en Córdoba son noticias alentadoras para la cadena y la provincia.

La producción argentina actual de bioetanol proviene en su totalidad de la caña de azúcar, y se localiza en el noroeste del país. Sin embargo en los próximos años dará un importante giro al introducirse al maíz como materia prima, con seis plantas que se encuentran en construcción y que ya disponen de cupos para cumplimentar el corte obligatorio de naftas del cinco por ciento (hasta el momento no cubierto). De ellas, cuatro se localizarán en la zona sur de Córdoba, en Río Cuarto, Villa María, Alejandro Roca y La Carlota. Estos cambios en la industria permitirán alcanzar una producción de bioetanol que se estima ascendería a 827 mil metros cúbicos en 2015, valor cinco veces superior a los 160 mil metros cúbicos producidos en 2010.

De este total, 55 por ciento provendría del maíz y el restante 45 por ciento de la caña de azúcar. Con Córdoba produciendo 360 mil metros cúbicos anuales, 43 por ciento de la producción nacional.

La situación provincial. En base a resoluciones de la Secretaría de Energía, la producción de bioetanol en Córdoba demandaría algo más de 900 mil toneladas de maíz en 2015. Lo que implicaría incrementar el consumo de 1,3 a 2,2 millones de toneladas en cuatro años, sin considerar consumos adicionales en otros destinos.

¿Por qué Córdoba es el lugar preferido para la industria del bioetanol a base de maíz?

El negocio parece planificado con miras hacia el mercado interno, el cual se encuentra desabastecido. Desde 2010 rige un corte de naftas con bioetanol del cinco por ciento pero no ha sido cumplido por la falta de producción.

Este hecho determina que la cercanía a la materia prima y a un mercado que absorba los subproductos sean factores muy atractivos para la localización. Nótese que el objetivo a largo plazo sería llevar el corte a un porcentaje de entre 15 y 20 por ciento, con la consecuente ampliación del mercado interno para el etanol.

Conversión

Córdoba dispone del cereal con grandes excedentes, lo que se refuerza por las restricciones aplicadas en los últimos años sobre la exportación de maíz que abaratan el cereal por un lado, y que incentivan a buscar un destino alternativo para el mismo, por el otro. A su vez, posee también un importante mercado para la colocación de los subproductos.

El gluten feed y los granos destilados (según el proceso sea la molienda húmeda o seca, respectivamente) se utilizan en la alimentación animal, en especial en alimentación de bovinos para carne y leche. Dadas las relaciones de conversión entre maíz, bioetanol y subproductos, se estima que en 2015 las plantas de la provincia generarían 270 mil toneladas de gluten feed y granos destilados. Suponiendo un consumo diario de cuatro kilos para vacas en ordeñe, esta producción sería suficiente como para abastecer a unos 165 mil animales, es decir, un tercio del rodeo de leche de Córdoba.

Si se destinase, en cambio, a bovinos de carne, el esfuerzo sería mayor, debido al menor consumo (1,4 kilo diarios) y a la menor duración del período en el que se administra este tipo de alimento (90 días al año versus el año completo). En este caso se lograría alimentar a todos los animales que se encuentran en feedlots en la provincia, lo que representa aproximadamente la mitad de los animales engordados al año. Aún así quedaría un excedente de 100 mil toneladas que debería colocarse fuera de la provincia. Nótese que el desafío de comercialización de los subproductos del etanol será importante, incluso bajo el escenario optimista de uso generalizado de estos subproductos en los feedlots y tambos de la provincia.

(*) Economistas del Ieral de Fundación Mediterránea.

FUENTE: LA VOZ/CORDOBA/ARGENTINA

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido