General

El biogás suma valor agregado

Según Maizar, se puede producir a un precio competitivo para abastecer a la industria y hogares.

En distintos momentos del año y por diversas causas, la matriz energética de nuestro país entra en crisis. Por ésto, en los últimos tiempos se incrementaron las importaciones de combustibles para cubrir las demandas eléctricas, industriales, residenciales y de transporte.

Al igual que ocurre con los biocombustibles, la agricultura argentina ofrece otra solución para suplir por completo la importación de los 6.000 metros cúbicos anuales de gas licuado, que ingresan al país por los puertos de Bahía Blanca y Escobar (Buenos Aires).

Según manifiestan desde Maizar, con 700.000 hectáreas de sorgo y maíz, en combinación con residuos orgánicos, se podría reemplazar la importación de gas.

De acuerdo a las condiciones agroclimatológicas, dicen en la entidad, Argentina es uno de los pocos países con la posibilidad de producir biogás a partir de silaje de maíz o sorgo, a un precio competitivo, para ser transportado por las redes de gas natural desde las zonas productoras hacia los centros de consumo.

También puede usarse en las turbinas de gas para producir electricidad o como combustible para el transporte, después de un proceso de purificación.

Otro de los beneficios que aporta este biocombustible, en este caso vinculado a la agricultura, surge de su proceso de obtención ya que genera un residuo esterilizado, que oficia de un excelente biofertilizante porque concentra todos los nutrientes útiles que requieren los cultivos.

La producción de biogás, cuentan en Maizar, se genera a partir del silaje de maíz o de sorgo más el aporte de eyecciones de aves, bovinos, porcinos, residuos industriales orgánicos, residuos sólidos urbanos o aguas cloacales y otros desechos. Esto le confiere a esta fuente energética un bajo costo para su producción y un rol central en el cuidado del medio ambiente.

A su vez, en Maizar subrayan que esta alternativa, vista desde el ángulo de la cadena de valor, muestra un abanico de oportunidades para resolver múltiples interrogantes.De esta manera hacen referencia a aspectos de tipo empresarios y económicos, vinculados con el abastecimiento energético; relacionados a los ambientales, respecto al tratamiento de los residuos, y asociados a cuestiones sociales, en referencia al empleo, el ingreso y la demanda de alimentos y energía.

Desde la entidad citan el ejemplo más emblemático en la producción de biogás, que es Alemania.

El país germano comenzó con el desarrollo de esta fuente desde la década del ’80 a partir de pequeñas plantas artesanales, para autoabastecer de electricidad a las fincas, como así también disminuir el impacto negativo en los campos de la aplicación de las deyecciones de animales sin un tratamiento previo.

Desde aquel entonces hasta la actualidad, Alemania cuenta con una capacidad instalada de 6.000 plantas de generación de biogás, que consumen principalmente silaje de maíz y que brindan energía a 3,3 millones de hogares, además de tratar 15 millones de toneladas de residuos que se utilizan para generar energía.

FUENTE: DIARIO CLARIN SUPLEMENTO RURAL

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido