energías alternativas

ENERGIAS RENOVABLES EN LATINOAMERICA

La región fue la segunda mayor inversora en energías renovables durante 2010.

Latinoamérica esta aprovechando el tirón de las renovables.

Iberdrola, GNF, Gamesa y Abengoa concentran en el área sus inversiones en energía limpia

Carlos Álvaro.– El gran desarrollo de las energías renovables en Latinoamérica en los últimos años genera una enorme oportunidad de negocio para las empresas españolas del ramo, las más avanzadas del mundo. La mayoría de los países del área, dotados con abundantes recursos naturales y confrontados a la necesidad de aumentar la capacidad de generación eléctrica, diseñan grandes proyectos de energías limpias y buscan la inversión española. Esta creciente demanda de tecnología made in Spain multiplica las posibilidades para un sector que es quizá el más internacionalizado de nuestra economía. Grandes empresas y un creciente número de pymes ya están instaladas allí.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la ONU acaban de resaltar el fuerte empuje de las energías limpias en Latinoamérica, que en 2010 fue la segunda región del mundo que más invirtió en renovables: 13.100 millones de dólares, un 39% más que en 2009, pero aún lejos de la zona que más destina a energías verdes, China (48.900 millones), según el Programa Medioambiental de Naciones Unidas (UNEP). En Latinoamérica, el 70% de la electricidad es de origen renovable y esa fuente satisface ya el 30% de la demanda de energía primaria (transporte, industria, comercio), una tasa superior a la media mundial (13%) y llamada a crecer con los nuevos planes que se pergeñan en la región.

Según el BID, que apoya financieramente proyectos de energía limpia, Brasil y Costa Rica están entre los países con mayores índices de producción de energía verde del Planeta. Junto a Colombia, Brasil es pionero en producción de etanol, fabricado a partir de caña de azúcar. Y Costa Rica ha logrado ser el primer país del mundo con huella de carbono neutra. En el extremo contrario se sitúa México, cuyo 75% de electricidad procede de combustibles fósiles. En Latinoamérica la energía nuclear tiene poco peso y apenas supone un 2% de la electricidad. Sólo hay nueve centrales, situadas en México, Argentina y Brasil.

Por ahora, la energía hidroeléctrica (62% del total) y los biocombustibles siguen siendo la principal fuente de energía renovable en Latinoamérica. Pero el suministro de origen eólico y fotovoltaico experimenta un boom incluso en naciones como Colombia, Argentina, Brasil, Paraguay y Costa Rica, en las que las fuentes hidroeléctricas generan aún el 80% del suministro energético. Los expertos auguran un rápido avance de las nuevas renovables y prevén que varios países del área se sumen pronto a la lista de naciones con mayor capacidad de renovable no hidráulica (EEUU, China, Alemania, España, India) si se materializan los proyectos en curso.

Basan su análisis en el aumento de la demanda energética en la región (+4,5% en una década) y en la existencia de un gran déficit de generación eléctrica en muchos estados que se precisa reducir a marchas forzadas para crecer. Para ello, nada mejor (ni menos generador de dependencia externa) que recurrir a los gigantescos recursos renovables (máxima irradiación solar en los Andes, excepcional régimen de vientos en Patagonia) y destinar amplios espacios a cultivos para agroenergía.

Empresas bien posicionadas

Las firmas españolas son las que están en mejores condiciones para aprovechar esos recursos y por ello no sorprende el interés latinoamericano por contar con ellas. El éxito del modelo hispano de renovables, cimentado en las primas que remuneran la electricidad verde, ha creado una industria y tecnología propias y el gran impulso registrado por las renovables desde hace tres décadas ha convertido a España en exportador de empresas dedicadas a la energía eólica, la solar térmica y fotovoltaica, la geotérmica y la biomasa.

España es el tercer país del mundo con mayor potencia eólica instalada, fue el primero en crear un Centro de Control de Energías Renovables y en 2010 estas fuentes fueron responsables de 37% de la generación de electricidad, si bien en energía general final aún están en el 9%. La competitividad, nivel tecnológico y experiencia han convertido a las firmas de renovables en líderes y referentes mundiales y hoy 118 empresas españolas trabajan en proyectos ambiciosos en todo el mundo, totalizando 29.000 millones de euros en el exterior. España es ya el primer socio en el campo de energías renovables en EEUU, país que ha alabado la progresión y proyección hispana en el sector.

Iberdrola Renovables es líder global en potencia eólica instalada, Acciona Energía capitanea importantes proyectos de energía solar termoeléctrica y Abengoa ha introducido en el mundo la explotación comercial de centrales termosolares con torre central. Junto a las grandes, España dispone de un arsenal de pymes dedicadas a lo renovable y sin complejos para dar el salto fuera, especialmente al mercado latinoamericano. Las citadas y otras muchas como Naturgas Energía, Isofotón, Energía Hidroeléctrica de Navarra (EHN) o Gamesa (que suministra aerogeneradores a Argentina y México) están presentes ya en Latinoamérica, donde compiten con firmas de Europa, EEUU y Emiratos (Enercon, Q-Cells, Sharp Solar, GE Energy, Vestas).

Otras sopesan ya su entrada, impulsadas por la necesidad de internacionalizarse, la oportunidad de negocio y la difícil situación en España a nivel general (crisis económica) y sectorial (las primas que remuneran la energía verde se han reducido). Las grandes firmas involucradas en generación eléctrica en Latinoamérica (Enel-Endesa y filiales, Gas Natural Fenosa, Iberdrola) impulsan con distinto grado planes en renovables. Y también las de hidrocarburos, como Repsol, que opera mediante Repsol Renovables y su participación en Orisol.

En 2009, sólo las empresas afiliadas a la AEE (Asociación Empresarial Eólica) habían instalado ya 1.274 megavatios en la región, fundamentalmente en México, Chile y Brasil, y tenían previstos importantes proyectos tanto en esos países como en Argentina, Perú y Venezuela. Y la AEE prevé que en 2025 las inversiones alcanzarán 46.000 megavatios instalados en Latinoamérica.

Interés con fundamento

El interés de las empresas españolas por introducirse en el mercado latinoamericano de renovables está fundamentado, porque las posibilidades que ofrece son enormes. Según Grubbs & Meyers, sólo en energía eólica el potencial regional es de 5.460 teravatios/hora, con Brasil como líder y México, Colombia, Argentina y Venezuela como zonas clave. La energía solar dispone de gran potencial: el nordeste de Brasil y las zonas áridas de Chile son las áreas más favorables para operar una planta solar a largo plazo y brinda un buen retorno de inversión por su alto nivel de radiación solar directa. Hoy los costes de implantación de energía fotovoltaica y eólica son mayores que otras alternativas (biomasa, centrales hidroeléctricas) pero la tecnología avanza rauda y se prevé que pronto sean más accesibles y competitivas.

Asimismo, comienza a disiparse el gran obstáculo a la implantación de esas energías en la región: la falta de voluntad política para promover planes de inversión y ayudas para desarrollar instalaciones. La posición actual favorece un rol cada vez más importante de las renovables y los nuevos proyectos de seguridad energética impulsan un sector que recibió en 2010 en el mundo inversiones por 211.000 millones de dólares (el 32% más que en 2009 y un 540% más que en 2004), alza atribuible a la progresión eólica en China y a las plantas solares en Europa. De hecho, los países en desarrollo, con 72.000 millones, superaron en 2010 a los ricos en nueva inversión financiera en renovables y esas energías suministran ya el 16% del consumo mundial de energía y el 20% de la electricidad planetaria. La capacidad renovable supone un 25% de la capacidad de generación global, según el UNEP, que destaca el aumento de producción solar por los programas de incentivos gubernamentales y la caída de precios de los módulos PV. La energía eólica fue la que agregó más capacidad nueva en 2010, seguida por la hidroeléctrica y por la solar.

Argentina, Brasil, Chile y México, en cabeza

En Latinoamérica, Argentina, Brasil, Chile y México fueron los países líderes en inversión en renovables y nuevas renovables en 2010, aunque el uso de esas fuentes de energía en el área lo encabezan Brasil, Costa Rica y Colombia, debido al gran uso de plantas hidroeléctricas y biocombustibles. El auge renovable se explica por la necesidad de aumentar y diversificar la generación, por las ventajas de esas energías y por el empeño en reducir la dependencia de los caros combustibles fósiles y de los vaivenes de su suministro, así como por la mayor predictibilidad en costes frente a la volatilidad del crudo.

En México la inversión en energía verde creció un 348% en 2010, a 2.320 millones de dólares, principalmente en energía eólica y geotérmica, impulsada por la decisión del Gobierno de elevar la capacidad en renovables del 3,3% al 7,5% en 2012. El gran beneficiario de la nueva política en un país al que el maná petrolero retrasó el impulso a la energía limpia, es el sector eólico: los planes fijan que el 4,3% de la energía total se generará en granjas de viento y, de hecho, en 2010 México financió ya 988 megavatios de potencia eólica.

La irrupción más reciente en el mercado de renovables azteca, en el que están las grandes empresas españolas como Acciona Energía (que puso en marcha Eurus, el mayor parque eólico del área), Iberdrola, Endesa, Gas Natural Fenosa, Gamesa y Preneal, la ha protagonizado Siliken, con una inversión de 25 millones para módulos solares en Tijuana. Los expertos juzgan que el potencial mexicano en energía eólica es superior a los 40.000 megavatios, cuando hoy la capacidad instalada es de 185. En cuanto a energía solar, el 90% del territorio tiene una insolación promedio de 5 KWh por metro cuadrado al día, uno de los mejores niveles del mundo. Además, México ocupa el tercer lugar mundial en producción de electricidad de fuentes geotérmicas.

Chile, con crónicos problemas de suministro eléctrico y que ha dado un impulso decidido a la energía limpia fijándose la meta de que en 2025 el 10% de la energía total y el 20% de la electricidad sea de origen renovable, la inversión totalizó 960 millones de dólares en 2010, un 21% más que en 2009. Las firmas españolas lideran el sector, capitaneadas por Iberdrola-Idener, Endesa, Gas Natural Fenosa y Abengoa Solar, presente desde 1987 con proyectos termosolares y eólicos. La nueva normativa de seguridad energética ha elevado en los últimos dos años la inversión de empresas de renovables en eólica, solar y pequeña hidráulica, y en Chile operan ya seis parques de viento.

El presidente Piñera, en su reciente visita a España, alentó a elevar la colaboración en solar, eólica y geotérmica, sin descuidar la hidroeléctrica. Ejemplos de colaboración no faltan, como el proyecto de represa de HidroAysén (que creará el mayor complejo de generación eléctrica del país) impulsado por Endesa y la chilena Colbún al 51% y 49%. En Chile están también presentes Bogaris (biodiesel), Ener, Eólica de Navarra (tres proyectos hidráulicos y un parque eólico), Hidrolena, Iberdrola Renovables, Urbaser (biogás), Torsa y Solarpack (tres proyectos de plantas fotovoltaicas). Unisolar exporta ya a Chile y negocia con Colombia y Guatemala y recientemente, la propia Endesa ha expresado su intención de invertir 250 millones de dólares en el mayor complejo eólico de Chile, Parque Reinaco.

Argentina, que se ha marcado como objetivo que para 2016 el 8% de su energía proceda de fuentes renovables, vio multiplicarse por siete las inversiones en 2010, hasta 740 millones de dólares. En Argentina hay instalados parques eólicos como el de Comodoro Rivadavia, que totalizan una potencia global superior a 40 megavatios y el Gobierno lanzó en 2010 un programa de licitación de generación eléctrica a partir de fuentes renovables que busca añadir 500 megavatios en energía eólica a la red eléctrica nacional.

En Perú, el Gobierno ha fijado una meta de energías renovables del 5% para 2013 y el año pasado las inversiones llegaron a 480 millones, más del doble que en 2009, principalmente en pequeñas centrales hidroeléctricas y plantas de etanol y biomasa, pero también en energía eólica, fotovoltaica y mareomotriz. En un país en el que Endesa y Eólica de Navarra llevan tiempo establecidos, las empresas de energía solar fotovoltaica T-Solar (instalada también en Chile, Brasil y México) y Solarpack se han adjudicado la producción y venta de 173 gigavatios/hora este año y tres firmas valencianas han decidido acudir a licitaciones para proyectos de energía renovable. Perú tiene una amplia disponibilidad de recursos hídricos y de gas natural, lo que genera un gran potencial energético. Cuenta con una capacidad de 60.000 megavatios de generación hidroeléctrica y con un potencial eólico de 22.000 MW. Y Lima se propone que las fuentes renovables aporten 1.314 GWh anuales de electricidad en 2012 (181 GWh en solar, 813 GWh en biomasa y 320 GWh en eólica).

Líderes en biocarburantes

En Colombia, junto a Brasil el país con más potencial en agroenergía, el presidente Santos alienta la inversión española en energía solar, eólica y en construcción de centrales eléctricas y represas. El país, en el que están presentes Repsol, Gas Natural Fenosa, Endesa e Inveravante, dispone ya de un parque éolico, el de de Jepirachi (20 MW). Ecuador, con dos parques eólicos, también ha expresado interés en captar inversión española para elevar su capacidad y, de hecho, Emasesa ha anunciado en 2011 su participación en la construcción de un parque eólico en Loja. Paraguay y Uruguay (donde Abengoa desarrollará un parque eólico a través de su filial Teyma) exhiben proyectos para impulsar la producción hidroeléctrica y Venezuela, donde petróleo y gas son los reyes, ha iniciado un Plan Piloto de Generación Eólica con un parque otorgado a Gamesa-Made y estudia una Ley de Renovables.

No obstante, Brasil es, sin duda, el jefe en renovables y nuevas renovables. En 2010 fue el país latinoamericano líder en inversiones, con 7.000 millones de dólares, aunque la cifra fue un 5% inferior a la 2009. La caída se debió a la consolidación de su enorme sector de biocarburantes, pero se prevé que el avance de este mercado prosiga debido al gran número de firmas dedicadas al etanol. Brasil produce virtualmente todo el etanol derivado del azúcar del mundo y ha añadido nueva energía hidroeléctrica, plantas de energía eólica y biomasa y sistemas de calentamiento solar. Gigante en biocombustibles, el país tiene instalados 700 MW en parques eólicos, la mitad de toda Latinoamérica, y puede convertirse también en líder en energía solar. De hecho, el BID financiará una planta solar en Tauá que constituirá el primer proyecto a gran escala para generar energía solar usando paneles fotovoltaicos conectados el sistema nacional. El país ya es el principal destino para las empresas españolas de renovables. Gestmap, Inveravante, Iberdrola y Elecnor han reforzado su presencia tanto en el sector eólico como hidráulico y Endesa acaba de anunciar una inversión de 750 millones en proyectos de viento.

Costa Rica, país en el que el 99% de la energía es limpia y en el que la hidroelectricidad aporta más del 83% de la electricidad, impulsa proyectos en generación con fuentes geotérmicas, solar y eólicas y nuevas represas. Tiene ya cinco granjas de viento y trata de captar inversión verde para cubrir su enorme déficit eléctrico (según Fitch precisa inversiones por 10.000 millones de dólares en diez años para aumentar la capacidad). En Guatemala, ya existen proyectos en los que participan Gas Natural Fenosa, Elecnor, Hidralia, Bionor y Ecoener (que invertirá 30 millones de dólares en una hidroeléctrica).

Honduras, donde Iberdrola y Gamesa han instalado (Cerro de Hula) el mayor aerogenerador de Centroamérica (102 megavatios), intenta captar inversión para cuatro parques de viento, consciente de que su capacidad eólica es superior a la hidroeléctrica. En el país están ya empresas como Ener, Iberdrola, Inypsa y Elecnor y la británica Globeleq-Mesoamerica, que considera que el país podría convertirse en uno de los mayores generadores eólicos en Latinoamérica. Nicaragua, que invertirá 380 millones para diversificar sus fuentes de energía está en el furgón de cola en renovables y Panamá, donde aún no hay parques eólicos pero se proyectan algunos con participación de la española Fersa, acaba de anunciar una inversión de 620 millones en cuatro años para generar electricidad eólica, solar y geotérmica, montante que se sumará a los 3.381 millones destinados a hidroeléctricas en construcción.

En Cuba, donde no hay una legislación específica para renovables, existen cuatro parques eólicos y un gran interés por acrecentar la generación eléctrica limpia y disminuir la dependencia del petróleo. El país quiere aprovechar el recurso más usado, la biomasa, pero también pone sus expectativas en la energía fotovoltaica. En Dominicana, que por ahora carece de granjas de viento pero tiene 290 MW aprobados y 1.000 MW otorgados provisionalmente, y que en 2007 aprobó la Ley de Incentivos a Energías Renovables, hay dos proyectos hispanos, uno eólico (dos parques que aportarán 100 MW al sistema eléctrico a cargo de la gallega Inveravante) y otro de biocombustibles.

Enorme potencial

Latinoamérica dispone de gran potencial para ser líder mundial en agroenergía (especialmente etanol) y situarse en los primeros puestos en eólico, solar e hidráulico (segmento en el que el BID aboga por construir represas pequeñas en las nuevas centrales para reducir el impacto ambiental). Los principales organismos animan a la región a invertir en fuentes de energía limpia, algo que la implantación del Protocolo de Kioto ayuda a promover con la concesión de ventajas a proyectos que ayuden a reducir emisiones, como el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL). En el área hay 845 proyectos MLD, muchos con implicación española (Gas Natural Fenosa en Panamá y Costa Rica, Endesa en Perú y Chile; Iberdrola en Guatemala y Brasil; Acciona en México).

Los expertos juzgan que Latinoamérica será una de las áreas que más se beneficie de inversión española y una de las mejores alternativas para diversificar negocio. Pero aunque la región dispone de recursos y la política institucional está cambiando, las empresas siguen hallando barreras, especialmente regulatorias y administrativas: falta de leyes en renovables o bisoñez de marcos regulatorios recientemente aprobados, altos costes de generación e impuestos aplicados a esas inversiones, déficit de infraestructura y limitada capacidad técnica. Algunos países ofrecen ayudas, como Argentina, que ha optado por las primas (asignación económica a favor del generador eléctrico cuyo montante paga el usuario final) y ha creado un Fondo a 15 años. Perú ha optado por un sistema de subastas y otros países, por exenciones fiscales o beneficios tributarios a los generadores de energía renovable.CAPITAL MADRID.

1 Comment

1 Comment

  1. Juan Bautista

    agosto 27, 2011 at 3:03 pm

    Biocombustibles y la hidroinyeccion.Invento Argentino.Los invitamos a conocer sobre el invento Argentino de los Vehículos que funcionan con agua; sistema dual de combustibles.Autos ecológicos. Hidroinyeccion. Aporte para cambio climático. Nuevos combustibles. Energías limpias.Aporte para los biocombustibles.Obteniendo importante disminución de la contaminación ambiental generada por la combustión de los motores (de un 70 a un 85%) y ahorro de combustible de 10 a 25%. El sistema fue declarado de Interés Municipal por la Municipalidad de la ciudad de Roque Pérez, de Interés Provincial por la Provincia de Buenos Aires y de Interés Nacional. Más de 190.000 vehículos equipados avalan el sistema de hidroinyección Fioramonti. Estimados Sres. : Queremos aportar esta tecnologia para que la Argentina demuestra a los demas País la importancia de cuidar el medio ambiente. Casa central: Ciudad de Roque Pérez; Provincia de Buenos Aires; Argentina.Teléfonos : 02227 491488 / 491791 /15553687 http://www.vehiculosecologicos.com.ar
    Muchas gracias
    Atte. Juan Bautista

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido