biocarburantes

ESPAÑA, EL BIODIESEL EN JAQUE

La marcha de Zapatero deja en el aire la norma que impulsa el biodiesel
Lorena López/Rubén Esteller.El sector remitió una carta para agilizar el fin a las importaciones desleales.

Appa critica que el Gobierno no haya trabajado por las presiones de Argentina.

El repentino anuncio a finales de julio del todavía presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de adelantar las elecciones al próximo mes de noviembre ha dejado en jaque al biodiésel español. Este sector lleva más de un año a la espera de que se apruebe una normativa que permitiría su supervivencia, porque pondría freno a las importaciones desleales de biodiésel procedentes de Argentina e Indonesia por debajo del coste de su materia prima, el aceite de soja, y que se han hecho con el mercado español.

Ante esta situación, la división de carburantes de la patronal Appa remitió una carta el pasado mes de julio a Rodríguez Zapatero, a la que ha tenido acceso elEconomista, donde le transmitió su grave preocupación ante “el bloqueo que está sufriendo la aprobación de la orden de asignación de cantidades de producción de biodiésel”. De hecho, según fuentes del sector, la orden ya está incluso firmada por el ministro de Industria, Miguel Sebastián, tras haber superado satisfactoriamente todas las diferentes fases de su tramitación administrativa, incluyendo la Comisión Nacional de la Energía y el Consejo de Estado.

La misiva pone en énfasis la sospecha de que la norma haya sido paralizada desde Moncloa ante “las amenazas que ejerce el Gobierno argentino de adoptar represalias económicas contra empresas españolas con importantes intereses en el país”, como Repsol, si la norma se aprueba antes de las presidenciales de octubre.

En este aspecto, Sebastián forzó una reunión a tres bandas entre la Asociación de Productores de Energías Renovables y el presidente de Repsol, Antonio Brufau, pero el encuentro se canceló con 24 horas de antelación al haber trascendido la cita.

Ahora, con el anuncio de Rodríguez Zapatero de convocar elecciones, Appa confía en que esta decisión permita cuanto antes la aprobación de la orden que viene a impedir las importaciones ilegales.

Las empresas a la quiebra

Appa advierte que en caso de que la normativa no vea pronto la luz, las empresas del sector “están abocadas al cierre”, ya que “después de cuatro años consecutivos de pérdidas económicas, no van a poder aguantar a que el nuevo Ejecutivo de luz verde a la citada orden ministerial”. “Ya sería muy tarde”, añaden desde la patronal. En este sentido, Appa teme que “a final de año varias empresas dedicadas a este negocio cierren o vayan a la quiebra”.

La situación es muy delicada porque el biodiésel español ya tiene parado el 85 por ciento de su capacidad instalada, estando cerradas 34 de las 49 plantas y funcionando al ralentí la mayoría de las restantes. “Todo ello después de haber invertido 1.400 millones de euros, de acuerdo con los planes de fomento de las energías renovables aprobados por el Estado”, explica la carta remitida a Rodríguez Zapatero.

La industria española considera que la competencia desleal argentina es fruto de un mecanismo fiscal que favorece las exportaciones de aceite de soja que compra la industria española (que están gravadas con una tasa del 32 por ciento) mientras que el biodiésel producido en ese país solo soporta un gravamen del 20 por ciento.

El peso de las importaciones de Argentina e Indonesia siguió incrementándose en el primer trimestre de 2011, hasta superar entre ambos el 93 por ciento, lo que ha llevado a estos dos países a hacerse con el 60 por ciento del mercado español, según cifras de Appa, frente al 47 por ciento que representaba en 2010. La nueva normativa prevista en España establece que para el cumplimiento de la obligación de biocarburantes en España, solo podrá utilizarse biodiésel fabricado en plantas comunitarias previamente designadas por el Estado.

El sector tenía un halo de esperanza después de que el pasado mes de julio Rodríguez Zapatero se comprometiera recientemente en el Congreso de los Diputados a defender los intereses de los productores europeos de biodiésel. En concreto, en su respuesta a una pregunta del diputado del Grupo Mixto Francisco Jorquera, el presidente del Ejecutivo anunció una reforma jurídica que protegerá a los productores europeos.

Pero el adelanto de las elecciones deja ahora de nuevo al sector contra las cuerdas y advierten que la situación no admite demorar a finales de año la aprobación de la norma porque “estas empresas desaparecerán irremisiblemente al haber agotado toda su capacidad de resistencia económica”.EL ECONOMISTA ESPAÑA.

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido