biomasa

EMPRESAS A LA BUSQUEDA DE ENERGIAS ALTERNATIVAS

Los cortes de gas y de electricidad impulsan las inversiones privadas para contar con otras fuentes de aprovisionamiento.PorAlejandra Beresovsky ESPECIAL PARA CLARIN.MANÍ. TRES KILOS DE CÁSCARAS IGUALAN A 1 M3 DE GAS. 

Los problemas en el aprovisionamiento energético llevaron a varias compañías a hacer grandes inversiones para contar con recursos alternativos que les garanticen una actividad sin sobresaltos. Cementeras, papeleras y tabacaleras son algunas de las firmas que avanzaron por este camino en los últimos años.

Una de las más ambiciosas en su plan de diversificación es Juan Minetti, la cementera de la cual es accionista el grupo suizo Holcim. Hace 14 años creó Ecoblend, una firma que procesa residuos industriales para aprovechar el aceite que queda impregnado en los metales. Además, cuentan con dos plantas de coque de petróleo para alimentar sus hornos. “Primero levantamos la planta de coque para Mendoza, luego lo hicimos para Córdoba y ahora evaluamos hacerlo para nuestra actividad en Jujuy”, cuenta Demetrio Brusco, director de Cementos Minetti. El ejecutivo afirma que con lo producido por la combustión de residuos de poder calorífico, a través de Ecoblend, actualmente sustituyen el 5% del gas que consumen a lo largo del año y que la idea es llegar al 6% en 2011.

Una molienda de coque requiere una inversión que oscila entre US$20 millones y US$30 millones. La idea en la empresa es “seguir reconvirtiéndose para utilizar coque por lo menos tres o cuatro meses al año, porque el gas tiene un precio tres veces superior y el fueloil es 100% más caro”, sostiene.

Los especialistas aseguran que nadie puede suplir al Estado como proveedor de energía, ya sea directamente o como controlador y planificador. Por este motivo, las empresas buscan la diversificación energética y no la emancipación total. Para Virginia Vilariño, coordinadora técnica del Consejo Empresario Argentino para el Desarrollo Sostenible (CEADS), “no hay un punto de inflexión a partir del cual si no te diversificaste ya no tiene sentido hacerlo”. “Lo que sí es cierto es que, mientras antes se diversifique la empresa, se posicionará en forma más efectiva en los escenarios a nivel global”, agrega.

El año pasado, el grupo Ledesma, conocido principalmente por la fabricación de papel y azúcar con marca de igual nombre, inauguró con una inversión de $65 millones su primera caldera bagacera de alta presión a partir de caña de azúcar, una planta capaz de producir también biomasa para energía. Este año aumentó la partida para su programa de diversificación de su matriz energética a unos US$27 millones. Trascendió que la firma planea reconvertir su esquema de consumo reemplazando aproximadamente el 15% del gas. En su balance del año pasado, la firma explicó que tres toneladas de biomasa reemplazan 1.000 metros cúbicos (m3) de gas natural. En 2010, cuando preveía quemar en sus calderas aproximadamente 71.000 toneladas de biomasa, esperaba ahorrar 2,4 millones de m3 de gas.

Otra gigante agroindustrial, Tabacal, tradicional compañía salteña fundada por Robustiano Patrón Costas y adquirida en 1996 por la norteamericana Seaboard, también decidió aprovechar su insumo natural, la caña de azúcar, para producir energía con biomasa. Invirtió US$50 millones en una planta y ahora la está poniendo en funcionamiento. La caldera le permitirá generar 200 toneladas de vapor para abastecer una usina de 40 megavatios (MW), de los cuales consume 12 MW y el resto sirve para alimentar la provisión de Salta. Este mes es clave para el emprendimiento porque es ahora cuando lo pone en marcha.

Aceitera General Deheza (AGD), la alimenticia cordobesa de la familia Urquía, dueña de marcas como Natura o Mazola, inauguró en 2001 una caldera que quema cascara de maní para producir el vapor de agua que necesita para la molienda de granos y en 2008 invirtió en un grupo turbogenerador. Hoy dicen desde la empresa que eso le permite sustituir el gas durante dos meses y negociar mejores precios cuando la demanda es menor. Esa iniciativa se repaga con los bonos de carbono, un estímulo a la inversión que permite reducir la emisión de gases y que son canjeables en el mercado internacional. En su caso, tres kilos de cascara de maní permiten reemplazar un metro cúbico de gas y la firma exporta 37 toneladas de maní, el 17,7% de lo que se vende en el mundo. “El objetivo de la dirección es reinvertir constantemente, para no dejar de ser competitivos frente a las multinacionales”, manifiestan desde la compañía, que facturó US$2.100 millones en el ejercicio 2010/2011 y de la que vive gran parte del pueblo de General Deheza.

Vilariño reconoce que “no todas las empresas pueden tender al autoabastecimiento”, pero dice que sí pueden prever qué tipo de energía utilizar en algún porcentaje de su producción. Demetrio Brusco, miembro también de la Unión Industrial de Córdoba (UIC), cuenta que una de las opciones que ofrece la entidad es formar un pool de pymes para negociar mejores precios con los proveedores de insumos energéticos. En ese sentido, Vilariño afirma que la agroindustria tiene más posibilidades de diversificar su matriz energética, pero al mismo tiempo más necesidad, ya que, como produce principalmente commodities, trabaja a gran escala y no puede parar su actividad.

La coordinadora del CEADS menciona que, junto con las fuentes tradicionales – como petróleo y gas – la energía hidroeléctrica participa en la generación del 38% de la matriz total. “La nuclear nunca superó el 10% y las renovables, como eólica, solar o mareomotriz, no llegan al 1%”, y manifiesta que “si bien tenemos la ley de energías renovables, que tiene por objetivo que se supla a las no renovables en un 8%, no están los recursos para que se implemente efectivamente”. La especialista recordó que otras empresas que diversificaron su matriz energética son Pepsico, Mastellone, Arcor, Loma Negra y Acindar, esta última con autogeneración de gas.

Para el ex secretario de Energía, Emilio Apud, las empresas apelan a una estrategia alternativa por el miedo a la escasez. “Pero, una vez que se recupere la oferta, vamos a tener una señal muy clara para tender a la diversificación y serán los precios. Actualmente, la Argentina está en un 40% de lo que son los precios internacionales de una canasta de combustibles. Cuando los precios se alineen, los usuarios comprenderán la importancia del recurso, como sucede en lugares que no lo tienen naturalmente, como Europa o Japón”, explica.CLARIN.

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido