biocombustibles

Subsidios con menor peso

subsidios-UE-sunflowerRetrocede su importancia en el ingreso total de los productores de países desarrollados.  

GINEBRA (EFE).- Los subsidios agrícolas representaron en 2006 el 27 por ciento de los beneficios obtenidos por los productores en los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), según un informe de la entidad.

Ese 27 por ciento significa un ligero descenso con relación a los datos del 2005, cuando los subsidios representaron el 29 por ciento. 

“Por un lado es una buena noticia, porque las ayudas bajan, pero por la otra es mala porque el descenso se debe más a un aumento de los precios de las materias primas, más que a cambios reales en las políticas de los gobiernos”, dijo en rueda de prensa el director de Comercio y Agricultura de la OCDE, Stefan Tangermann.

Los precios de las materias primas subieron el año pasado por varias razones, entre ellas el aumento del consumo en China, la sequía en varios países y la producción de biocombustible. Si los datos se miden con los registrados hace 20 años, la rebaja es considerable, dado que en 1986 se situaban en el 39 por ciento.

Distorsión

Según el informe, casi 268.000 millones de dólares (188.037 millones de euros) fueron distribuidos durante el año pasado en los 30 países miembros. De este total, el 64% se otorga sólo si el agricultor produce “lo que aún distorsiona más el mercado porque alienta a cultivar y se genera sobreproducción”, dijo el experto.

Los datos de la OCDE no contabilizan las compras en ayuda alimentaria de los Estados Unidos, que alcanzan los 31 millones de dólares (21,7 millones de euros), ni los subsidios al biodiésel ni tampoco la ayuda a la infraestructura que los gobiernos otorgan a sus productores.

Precisamente, Tangermann hizo hincapié en que a pesar de las mejoras realizadas en otras áreas, los biocombustibles y las ayudas que se otorgan a su producción son una nueva forma de distorsionar el mercado.

En relación a los países miembros, hubo notables diferencias entre ellos: mientras en Nueva Zelanda los subsidios se sitúan en un uno por ciento de los ingresos totales, en Islandia, Noruega, Corea del Sur o Suiza son superiores al 60 por ciento.

En la Unión Europea, la parte de los ingresos de los campesinos correspondientes a los subsidios bajó ligeramente del 33 por ciento al 32 por ciento en el 2005. En Estados Unidos cayó del 16 por ciento al once por ciento. “Europa y los Estados Unidos han hecho avances, pero a niveles muy bajos”, agregó Tangermann. En Japón, uno de los países que tradicionalmente han subsidiado al agro han empezado a hacer reformas orientadas al mercado.

Fuente: La Nación

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido