biodiesel

Los “bio” van por más

BIODIESEL-TERMINAL-6-ROSARI.gifLos grandes jugadores amplían sus plantas y llegan proveedores internacionales que se instalan en la zona.PorMariano Galíndez.Rosario. Enviado Especial.

LA INDUSTRIA, A PLENO. LA PLANTA DE BIODIESEL DE TERMINAL 6, EN PUERTO GENERAL SAN MARTIN, AL NORTE DE ROSARIO, ESTA SEMANA. RECIENTEMENTE AMPLIO SU CAPACIDAD Y CRECE CON EL NEGOCIO DE LA GLICERINA, UN SUBPRODUCTO DE LA FABRICACION DE BIODIESEL.

Los biocombustibles traccionan sobre la cadena y empieza a tomar forma una nueva tanda de inversiones que le agregan cada vez más valor al agro. Es que, además de los millonarios desembolsos en marcha para ampliar la capacidad de producción, ahora también se cocinan inversiones para fabricar en el país insumos claves para la elaboración del biodiesel y para prestar servicios especializados.

Esta semana, la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio) organizó una recorrida por las fábricas de biodiésel de Terminal 6 (en Puerto San Martín) y Dreyfus (en General Lagos) -dos plantas insignia del Gran Rosario, principal polo aceitero del país– para analizar tendencias y desafíos.

“La capacidad de producción anual es hoy de 2,4 millones de toneladas, de las cuáles el 20% va para el mercado interno. Y para principios del año que viene estaremos en los 3,1 millones”, calcula Víctor Castro, director de Carbio. “El aumento es para hacer frente a la mayor demanda internacional y a las previsiones de que el gobierno subirá pronto del 7% al 10% el corte obligatorio con biodiesel que tiene que tener el gasoil”, explica.

Hacia fin de año estará operativa la planta de Cargill en Villa Gobernador Gálvez, al sur de Rosario, de 240.000 toneladas por año, y para marzo Dreyfus inaugurará su segunda planta en Lagos, de 300.000 toneladas. Eso sin contar la ampliación de Unitec Bio, del grupo Eurnekián, en Puerto San Martín, que por ahora está en proyecto, y otras ampliaciones.

“Con estas inversiones, el que gana es el país, porque se exportan productos con cada vez más valor agregado”, comenta Luis Zubizarreta, director de Relaciones Institucionales de Dreyfus, mientras recorre el predio donde se instalará la segunda planta.

En Argentina, la industria aceitera se está volcando cada vez más al biocombustible, no sólo por la menor retención que tiene frente a la exportación de aceite, sino también para sortear la baja de precios que soporta a raíz de la decisión de China de dejar de importar aceite argentino.

El biodiésel disparó inversiones por 900 millones de dólares en el país en los últimos años. La primera tanda arrancó en 2007 y llegó hasta 2009, período en el que se instalaron los principales jugadores. A partir de 2010 empezó el turno de las ampliaciones. Pero ahora aparecen desembolsos de sectores que acompañan esa expansión Quien plantó bandera fue la alemana Evonik Industries, que anunció una inversión de 30 millones de dólares en el Gran Rosario para levantar una fábrica de metilato de sodio, un catalizador para el biodiésel, con capacidad de 60.000 toneladas. Basf, por su parte, también planea construir en el Gran Rosario una planta de metilato de sodio, de 60.000 toneladas. En la actualidad, el metilato de sodio que se usa es importado, pero la mayor demanda impulsa la sustitución de importaciones. El otro catalizador que se usa es metanol y lo provee YPF.

“Estamos en las puertas del desarrollo de una nueva industria, la oleoquímica”, dice Juan Carlos Vilanova, director de Terminal 6. Es que a la fábrica de biodiésel del grupo -que en marzo completó su ampliación de 240.000 a 420.000 toneladas por año- le sumaron una planta que refina la glicerina, un subproducto del biocombustible. “Se usa como insumo para elaborar desde plásticos a energizantes, o enjuague bucal”, agregó.

Terminal 6 exporta la totalidad de la glicerina refinada y eso disparó inversiones. “Para el aceite o el fuel oil se necesitan camiones cisterna de chapa, pero para la glicerina deben ser de acero inoxidable y los transportistas tuvieron que adaptarse”, agrega Claudio Casino, jefe de planta de Terminal 6. Es que la industria de los biocombustibles tracciona sobre toda la cadena. Está bien claro.CLARIN RURAL.

2 Comments

2 Comments

  1. Emmanuel

    febrero 27, 2015 at 5:19 pm

    HOLA:
    PODRIAN INFORMARME DONDE MANDAR MI CV. PARA EMPRESAS DE LA ZONA . GRACIAS

  2. Suzzy Mandolnado

    octubre 31, 2015 at 11:29 am

    Ya va siendo tiempo de emplear Recursos como estos para suplir las necesidades de combustibles, sin embargo a los petroleros no les agrada este tipo de proyectos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido