biodiesel

En 2014 se sabrá si se puede producir biodiésel con jatropha en Fuerteventura

(Canarias) Las Palmas de Gran Canaria, 25 abr (EFE).- La petrolífera canaria Disa, que ha sido galardonada por la revista “Actualidad Económica” con el premio a la Mejor Idea del Año en la categoría de energía por la investigación que impulsa para producir biodiésel con aceite de jatofra en Fuerteventura, sabrá en 2014 si este proyecto es viable.

Así lo ha anunciado hoy a Efe su responsable, el director gerente de Disa Gas, Miguel Benarroch, quien recordó que usar y mezclar biocombustibles con combustibles fósiles es una obligación legal y subrayó que la particularidad del aceite que se obtiene del fruto de la planta de la jatofra es que “no es comestible”, frente a los vegetales aptos para el consumo humano que ya se usan para estos fines.

Benarroch explicó que en este proyecto participa la Fundación Empresa de la Universidad de La Laguna y expertos de las dos universidades canarias, además de la Granja Experimental del Cabildo de Fuerteventura y las consejerías de Medioambiente y Agricultura del Gobierno canario, y detalló que su primera fase, desarrollada entre 2007 y 2010, ha supuesto una inversión de 300.000 euros, a los que se sumará el millón de euros previsto para la segunda, que se prolongará hasta 2014.

Durante los últimos cuatro años los investigadores de este proyecto han cultivado semillas de jatofra traídas de Cabo Verde y Brasil en pequeñas parcelas de terreno de la Granja Experimental del Cabildo de Fuerteventura y las han regado unas con agua desalada y otras con agua depurada para comprobar si crecían sin dificultad en un suelo degradado como el de una isla afectada por la desertización.

Y es que Disa cree que el cultivo a gran escala de jatofra en Fuerteventura contribuirá a recuperar buena parte del suelo de la isla para dedicarlo a la agricultura.

Una vez comprobado que la jatofra no tiene problemas para crecer en esta isla, los investigadores se adentran ahora en una segunda fase del proyecto en la que tratarán de verificar si son capaces de producir, con unos costes que permitan ser competitivos en el mercado, al menos 2.000 toneladas de esta planta por hectárea con una calidad que permita obtener un biodiésel con futuro.

Benarroch explicó que a esta segunda fase se ha unido el área de Economía de la Universidad de La Laguna, que estudiará el impacto socioeconómico que tendría esta nueva actividad tanto en el mercado laboral canario, como en el medioambiente de las islas como en la industria petrolífera, dados los precios a los que se venden hoy sus productos. EFE-ABC.ESPAÑA.

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido