FUSION

STEVEN COWLEY, “Lo que viene es la energía por fusión pero habrá que invertir mucho”

ENERGIA-POR-FUSION.gifLa energía necesaria para sostener la actividad de la economía global no puede descansar sobre recursos no renovables. Y ni las centrales hidroléctricas ni las eólicas ni solares son suficientes. Por eso se generalizó la energía nuclear por fisión. Luego de Fukushima se acelarará la búsqueda de la energía nuclear por fusión, anticipa el entrevistado.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Steven Cowley es un peso pesado de la energía renovable. Él es director del Culham Centre for Fussion Energy, de Reino Unido; es el CEO de la United Kingdom Atomic Energy Authority y el líder de la asociación de energía por fusión Euratom/CCFE. Cowley hoy día apuesta por pasar al siguiente ciclo de la energía: la fusión como solución a la crisis energética mundial, en vez de la fisión en cadena, que es el método que utilizan las casi 450 centrale atómicas de producción de energía eléctrica en operación en el mundo. 

Cowley afirma desde que hace tiempo que la energía dejará de ser un recurso (como el carbón, el hierro, etcétera) y pasará a ser conocimiento: obtendremos energía a partir del conocimiento. Probablemente sea el cambio más grande que vayamos a experimentar en los próximos 40 ó 50 años.

“Y modificará nuestra manera de interactuar en el mundo. En el futuro, las fuentes de energía (como la energía de fusión) dependerán de nuestra capacidad de pensar y construir cosas, no de lo que extraigamos de la Tierra.

Dejaremos de depender del carbón, del petróleo o de los recursos que tengamos en cada país. No se podrá acaparar la energía ni impedir el acceso a la energía de los demás, porque se podrá disponer de energía siempre que se tengan los pensamientos adecuados, la capacidad adecuada. Creo que eso es bueno para los seres humanos”.

Cowley fue entrevistado por Judith de Jorge para el ABC, de Madrid, España:

—¿Qué es lo que ha permitido que Fukushima no se haya convertido en otro Chernóbil?

—No sabemos todavía lo que ha ocurrido. No es Chernobil, está claro, y los japoneses han sido muy valientes. Son excelentes ingenieros.

—¿Cree que la crisis se ha llevado de forma correcta, que Japón ha actuado como debía?

—Por supuesto que sí. Es muy difícil reaccionar cuando miles de personas han muerto.

—¿Qué nos vamos a encontrar cuando se resuelva la crisis?

—Soy científico, no me gusta especular, pero debemos tener en cuenta que, en realidad, lo único que ha resistido el mayor terremoto en la historia del país ha sido la central.

—¿Cómo afectará la radiación a los ‘kamikazes’ de Fukushima?

—No sucederá una catástrofe, pero ni siquiera la agencia de la energía atómica lo sabe.

—Después de lo ocurrido, ¿es necesario revisar la seguridad de las plantas nucleares?

—Por supuesto. Va a haber más centrales en el mundo, y lo que queremos es que sean seguras.

—¿Alguna central europea debería desmantelarse?

—Todas son más recientes que Fukushima y mejores.

—¿Cree que es adecuado hablar de ‘apocalipsis nuclear’?

—Es una tontería enorme.

—Cuando conoció el desastre en la central de Fukushima tras el terremoto de Japón, ¿qué fue lo primero que se le vino a la cabeza?

—Al principio no pensé que fuera una gran catástrofe, me preocupaba más el tsunami, pero a medida que se sucedían los acontecimientos, lo que pensé es que necesitamos desarrollar una fuente de energía sostenible, segura y que no se agote, y ésa es la energía de fusión.

—¿En qué consiste exactamente?

—Es el tipo de energía que utilizan las estrellas, pero hecha aquí, en la Tierra. Básicamente, consiste en unir partículas de hidrógeno hasta que se convierten en helio, a temperaturas de 150 millones de grados. Es un proceso muy difícil, hacen falta campos magnéticos para mantener esa temperatura, y se hace con un gramo cada vez.

—¿Qué nos falta para conseguirla?

—Ya hemos obtenido algo de energía de fusión. Por primera vez en 1997, en el JET, mi laboratorio cerca de Oxford, obtuvimos 16 MW, suficiente para dar energía a 16.000 personas, aunque por poco tiempo. Ahora debemos conseguir que sea asequible.

—¿Qué ventajas tiene?

—Es limpia, abundante —si fuera la única fuente de energía que se utilizara el mundo duraría 30 millones de años—, no produce accidentes graves ni residuos y utiliza poco suelo.

—¿No tiene riesgos?

—No hay nada que tenga riesgo cero, pero el peor accidente de una central de fusión no requeriría evacuarla. Y eso en el peor de los casos. No ocurríría lo de Fukushima.

—¿Se reducirían las emisiones de carbono y el calentamiento global?

— Por supuesto, no emite CO2.

—Entonces, ¿cuál es el siguiente paso?

—La construcción del ITER (Reactor Termonuclear Experimental Internacional) en Francia. A mediados de la década de 2020, el ITER logrará mantenerse caliente. Será como encender un fuego y la fusión empezará a salir. Será un experimento histórico, aún más importante que cuando Enrico Fermi consiguió el primer reactor nuclear. La primera electricidad de fusión podría llegar a finales de los 30. Depende de la voluntad política, de la inteligencia de los científicos y de la financiación.

—¿No se puede ir más rápido?

—Sí, pero haría falta más inversión.Cuando Kennedy dijo que llegarían a la Luna en 10 años invirtieron muchísimo dinero, más de 10 veces lo que se invierte ahora en fusión.

—Pero algunas voces critican el gran coste del ITER

—A Europa le va a costar € 6.000 millones, pero no es mucho. La cantidad que gastan los gobiernos en investigación es menos del 1% de lo que se invierte en energía cada año, mientras que en un ordenador de Apple es el 10%. Es una locura gastar tan poco en investigación y dedicar millones a dar subvenciones, por ejemplo, al carbón, que es contaminante.

—¿Qué ocurrirá con las energías renovables?

La fusión convivirá con ellas, pero el coste de las energía solar o eólica irá subiendo. Creo que necesitamos toda una cartera de soluciones y no deberíamos poner todos los huevos en una sola cesta.

—¿Cuándo apretaré el interruptor en casa y la luz vendrá de la fusión?

—La fusión no será masiva hasta la segunda mitad de este siglo, cuando existan cien reactores.

—Mientras no llega, ¿está de acuerdo con usar energía nuclear y construir nuevas centrales?

—Sí, es inevitable. Pero las nuevas centrales, sobre todo las europeas, son enormemente seguras. El debate nuclear es político, no científico. Por supuesto, cuando tengamos energía de fusión no seguiremos utilizando la energía nuclear, la sustituirá.

—Si nos ponemos en el peor de los escenarios y , por ejemplo,la energía de fusión no es rentable, ¿que le sucederá al mundo?

—Si no hay suficiente energía subirán los precios y esa posibilidad me da miedo, porque cuando un recurso es escaso la gente lucha por él. Tenemos carbón y petróleo, pero, ¿cuánto van a durar? ¿150 años?

—Dos científicos italianos afirman haber conseguido la fusión fría. ¿Qué opinión le merece?

—La fusión es algo tan atractivo que hace que la gente busque milagros. Ese experimento no se parece a la fusión. No hay firma de neutrón.

Steven Cowley: es Fusión El Futuro de la Energía

FUENTE: URGENTE 24

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: La energía dejará de ser un recurso y pasará a ser conocimiento - Ecoperiodico

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido