aceite-usado

De postre, biodiésel

JESÚS GONZÁLEZ /AVILÉS/La empresa Pumariega Gestión amplía su red de recogida al ámbito doméstico, con contenedores en supermercados.

El 75% de los restaurantes avilesinos envía a reciclar cada mes unos 50 litros de aceite usado en sus freidoras.

El aceite triplica el coste de funcionamiento de depuradoras como la de MaquaLa puesta en marcha de sistemas de recogida selectiva de residuos en el ámbito doméstico ha dejado tradicionalmente al margen a uno de los elementos cotidianos más contaminantes y problemáticos a la hora de ser desechado por parte de las familias.

El aceite, las grasas comestibles utilizadas para las frituras, solían verterse de forma habitual por los fregaderos en lo que era un hábito especialmente contaminante. Se estima que un litro de grasa sirve para contaminar mil litros de agua. Todo un problema ambiental que aún hoy no está resuelto de forma adecuada.

La empresa gijonesa Pumariega Gestión es la principal gestora de aceites comestibles para su posterior reciclaje y reutilización. Según explican, la grasa puede tener muchas vidas después de haber dorado patatas, parrochas o alitas de pollo. Como combustible, lubricante, para la elaboración de cosméticos… la grasa comestible desechada en los domicilios puede tener muchos usos mucho más productivos, si se gestiona adecuadamente, que si se vierte por el desagüe.

Pero, por el motivo que sea, para el aceite no se han previsto sistemas de recogida similares a los que sí se han diseñado desde las instituciones públicas para el papel y el cartón, para el vidrio y para los envases de todo tipo.

Ante ello, empresas como Pumariega Gestión han desarrollado sus propias redes de recogida de grasas, fundamentalmente a través de los principales consumidores de grasa comestible: los restaurantes, pero también para el ámbito doméstico a través de ayuntamientos y entidades privadas.
En el caso de Avilés, esta empresa mantiene convenios con la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Avilés, desde el año 2004, y con la Unión de Comerciantes de Avilés y Comarca (UCAYC), desde 2001. Merced a esos acuerdos, vienen recogiendo el aceite usado de «entre el 70 y el 75%» del total de los restaurantes de la ciudad.

Cada uno de esos establecimientos genera mensualmente, según los datos que maneja la propia empresa gestora de los residuos, en torno a cincuenta litros de aceite comestible usado. Cantidad que, por sí sola, podría contaminar el equivalente a tres camiones cisterna tipo tráiler llenos de agua.

La actividad de esta empresa, la principal gestora de este tipo de aceites en Asturias, se centra en el caso de Avilés en la hostelería, aunque también proceden a la recogida a domicilio del aceite usado.
No obstante, en el ámbito doméstico han tenido una experiencia mucho más dilatada en Castrillón, donde cuentan desde hace unos años con nueve contenedores instalados, merced a un acuerdo con el Ayuntamiento, en Raíces, Salinas y Piedras Blancas.

Estos contenedores, similares a los que permiten la recogida de cartón, papel, envases o vidrio, cuentan con un espacio por el que depositar envases cerrados de plástico con el aceite desechado.

Ese sistema se extendió tiempo después a Corvera, donde a los cuatro de Salinas, el de Raíces y los otros cuatro de Piedras Blancas, se suman dos contenedores más gestionados por la empresa gijonesa.

En Avilés, la compañía ha distribuido otros ocho contenedores, aunque están en el interior de establecimientos de la cadena de supermercados asturiana Alimerka, merced al acuerdo firmado por la empresa Pumariega con la Fundación Alimerka. Con esa red de contenedores, la compañía gestora de residuos recoge buena parte de los cerca de cinco mil litros de aceites y grasas comestibles que, según sus propios datos, se generan en la comarca.

Tratamiento

El proceso que sigue ese aceite después de su recogida es el mismo que el que se recicla procedente de las freidoras de los establecimientos hosteleros que colaboran en el proceso.

La empresa Pumariega Gestión, la única asturiana que ha desarrollado este sistema -cuenta con la homologación como gestor autorizado de residuos-, se encarga de recoger los recipientes con el aceite usado para su posterior tratamiento y reutilización. Ese proceso finaliza, fundamentalmente, en la planta de BioNorte, en el concejo de San Martín del Rey Aurelio, donde se someten los aceites a un proceso para su conversión en biocombustibles.

Sin embargo, para llegar a ese punto antes el aceite recogido es sometido a un proceso que pasa por la toma de muestras para el análisis del aceite recogido, que se descarga en un aljibe para su precalentamiento y para «la decantación de los residuos y partes groseras que contiene», explican desde Pumariega Gestión. Tras ese paso de filtrado, el aceite se traslada a unos decantadores cónicos para la decantación y separación de las humedades. Posteriormente, se traslada a unos tanques de almacenamiento, con lo que finaliza el proceso de reciclaje en sentido estricto.

Es a partir de ese reciclaje cuando el aceite se ofrece a empresas de diversos sectores como una materia prima para su reutilización. Si bien el principal es su uso como biocombustible, estos aceites son de interés también para la elaboración de lubricantes, ceras, pinturas y barnices, para compostaje o para la confección de jabones y cremas.

Coste del saneamiento

Gracias a ese proceso, se consigue evitar que en la comarca lleguen mensualmente a la red de saneamiento cinco mil litros de aceite. Esos residuos pasarían a formar parte de la contaminación que debe ser filtrada en el sistema de saneamiento de las aguas «negras». Esas cantidades restan eficacia a la depuradora de aguas residuales de Maqua. Si contienen aceites, el tratamiento se agrava y está estimado que el coste económico se multiplica por tres.

FUENTE: EL COMERCIO DIGITAL

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Reciclaje de aceites comestibles en Avilés - Ecoperiodico

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido