etanol

El mayor uso para etanol impulsa el precio del maíz

En la próxima campaña, el combustible se llevará 40 por ciento de la cosecha del cereal en Estados Unidos. Leandro Gorrin.

Quizás el hecho más significativo de la semana haya sido la publicación de un nuevo informe de oferta y demanda por parte del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda). En el mismo, si bien los principales guarismos para los casos de la soja y el trigo se mantuvieron estables con relación al reporte anterior, se reflejaron cambios más que relevantes en el maíz, referidos a la campaña que está comenzando.

El ajuste más significativo se dio en lo que se refiere a la utilización del forrajero para la obtención de etanol, cuyas proyecciones treparon 1,27 millón de toneladas respecto al informe del mes pasado. Con semejante corrección, el organismo anticipa que la industria de los biocombustibles consumirá casi 126 millones de toneladas de maíz durante el próximo ciclo, lo cual representa cerca del 40 por ciento de la cosecha estadounidense.

La justificación para que el Usda elevara de tal forma las cifras se basó, principalmente, en que la producción estadounidense de etanol relevada en los últimos dos meses fuera récord. Aún a pesar de haberse registrado una contracción en los márgenes de molienda. Estos descendieron como consecuencia del encarecimiento del maíz a la par que las cotizaciones del petróleo permanecían relativamente estables.

Queda claro que la rentabilidad del sector depende en buena medida de los incentivos que le otorga el Gobierno de aquel país, a los cuales debería sumarse la expectativa de una demanda muy firme. Esto último debido a la menor competitividad relativa del etanol obtenido a partir del azúcar, cuyo valor subió fuertemente a lo largo del último año.

En el informe también se ajustaron positivamente los datos de usos alternativos del maíz, como lo son la producción de edulcorantes y almidón. La consecuencia de todo lo anterior fue una caída en la proyección de stocks finales con relación al reporte de enero. Dicha contracción superó la expectativa de los analistas y resultó en un elevado sustento para los precios del grano en Chicago. A su vez, el ratio stocks/consumo en Estados Unidos quedó en apenas cinco por ciento, algo que no sucedía desde la campaña 1995/96 y que seguirá apuntalando las cotizaciones en el mediano plazo.

Con una oferta limitada a escala global, a raíz de la menor producción que se descuenta en nuestro país por el efecto de la sequía, es de esperar que las compras se focalicen cada vez más sobre la mercadería estadounidense.

Sin embargo, siendo el balance estadounidense el más ajustado en 15 años, resulta lógico pensar que deberán ser los precios los encargados de cumplir con la doble tarea de contener la firmeza de la demanda, por un lado, e incentivar la siembra para aumentar la disponibilidad de maíz el año próximo, por el otro.

FUENTE: LA VOZ

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido