biocarburantes

ALCOHOLERA Y BIOETANOL, EJES PARA EL CRECIMIENTO EN EL NORTE DE SANTA FE

El norte santafesino, está a la espera de inversiones para reactivar la producción de alcohol, desarrollando una actividad que implicaría completar el ciclo anual de actividad en la industria azucarera.

La aprobación de un Plan Estratégico por parte de la provincia ayudaría a fortalecer y ampliar áreas de siembras, generando mano de obra directa. La esperanza está considerada en el proyecto Sucroalcoholero del norte santafesino, elaborado entre Inaza SA y el Inta.

El potencial productivo del norte santafesino, está a la espera de inversiones en el orden privado e infraestructura por parte del Estado en sus distintos estamentos, el objetivo de reactivar la producción de alcohol, desarrollaría un eje que implicaría completar el ciclo anual de actividad en la industria azucarera, incrementando un efecto multiplicador de mano de obra, además produciría el crecimiento, la intensificación del área cultivada de caña de azúcar y la incorporación del cultivo de sorgo azucarero.

Además, a través de los residuos se proyecta el incremento de la producción de carnes, el aumento del comercio de insumos e incluso, la generación del biogás suficiente para abastecer a toda la ciudad.

La esperanza está considerada en el proyecto Sucroalcoholero del norte santafesino, elaborado entre Inaza SA -propietaria del ingenio Arno de Villa Ocampo- y el Inta.

No obstante, aun no han podido convencer ni al Estado ni a los actores privados de que la inversión sea considerada como segura. La producción primaria de la zona varía dramáticamente de un año a otro, según el régimen de lluvia, y solo un sistema de riego artificial, cuyo proyecto está en su desarrollo ejecutivo, dará sustentabilidad al futuro productivo en esta región del noreste provincial.

La importancia del sorgo

Las estimaciones que prevé el proyecto consideran la incorporación del cereal adelantando el inicio de la actividad desde el mes de marzo y moler en el año 37.000 toneladas de grano, 127.000 toneladas de sorgo silero azucarado y 496.000 toneladas de caña de azúcar. En la última campaña zafrera se procesaron 120.000.

Pero para lograr esos volúmenes se necesitaría sembrar 12.000 hectáreas de sorgo granífero, 3.500 de sorgo azucarado, y 10.000 de caña de azúcar, actualmente solo hay 4.500 hectáreas sembradas de este último vegetal.

El primer impacto sería la generación directa de 50 empleos permanentes en la alcoholera, ampliando considerablemente la cantidad en el Ingenio, además del efecto multiplicador que ello redundaría en todos los órdenes de prestaciones de servicios adicionales en la región.

La aprobación del Plan Estratégico de la actividad cañera por parte de la Provincia santafesina suma esfuerzos con autoridades del ingenio azucarero, en cuyo proceso se pretende fortalecer y ampliar áreas de siembras tanto del cultivo cañero como del sorgo azucarado.

Sumar Puerto Ocampo

Las perspectivas se amplían ante la posibilidad de que los productos industrializados sean embarcados en Puerto Ocampo. Con el proceso en marcha, ingenio y destilería optimizarían recursos energéticos, complementándose. El sorgo azucarado generaría su propio combustible con el residuo del tallo y en épocas de zafra el vapor producido con el bagazo de caña en el ingenio, se destinaría a hacer funcionar la alcoholera.

Se indica también que los residuos de ambos proceso industriales seguirán generando valor agregado. Por un lado los despojos de la molienda del sorgo -llamado burlanda-, especie de afrechillo con 28 a 30 % de proteína podrían transformarse en carne, como alimento de ganado. El cálculo es que se obtendrían 9.000 toneladas de este subproducto, suficiente para producir 443.000 kilos extras de carne vacuna.

El otro residuo de la destilería de alcohol es la vinaza, con alto contenido de sales, minerales y materia orgánica, con las instalaciones correspondientes, podría utilizarse para la producción de gas metano para abastecer a la ciudad. Energía, azúcar, carne y riego, cuatro elementos que pueden cambiar el horizonte de la cuenca cañera santafesina con crecimiento económico y social. 

Inaza, un gigante dormido

Se instaló en los 80 con el objetivo de impulsar el proyecto alcohonafta, pero el sueño duró poco y desde entonces está parada: sus actuales instalaciones se exhiben prácticamente sin uso.

Es capaz de producir 90.000 litros diarios de alcohol anhidro (bioetanol) y otros derivados a base de caña o granos; necesitaría una inversión de U$S 7.000.000 para su adecuación y reactivación. La carpeta se presentó hace dos años ante la Nación y ya recorrió todos los despachos posibles; hasta la propia presidenta dicen, lo tuvo en sus manos.

El norte aún está a la espera de que la decisión política, desde donde se evalúan perspectivas aventadas ante la necesidad de proveedores de bioetanol para cumplir con el corte obligatorio de los hidrocarburos fósiles como dispone la Ley de Biocombustibles vigente.

Esto abriría horizontes de crecimiento y desarrollo para toda una región hoy empobrecida, sin embargo, con potenciales productivos incomparables. El problema es que, sin riego, no hay seguridad de éxito en el corto y mediano plazo.

FUENTE: EL LITORAL

2 Comments

2 Comments

  1. carlos f. contreras f.

    agosto 23, 2013 at 3:48 pm

    buenas tardes, podrian enviarme una foto de un biodigestor para producir bioetanol, por que los que encuentro son para biogas.
    por favor,

  2. Glenda montez

    octubre 31, 2015 at 11:47 am

    Este tipo de proyectos Ayudan, muchos aspectos, desde la generación de empleo, hasta levantar la economía de la región

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido