biodiesel

EL GRUPO LOS GROBO EVALUA INGRESAR EN EL NEGOCIO DE LOS BIOCOMBUSTIBLES

biodiesel-grobocopatelLOS REYES DE LA SOJA CULTIVAN 260.000 HECTÁREAS EN LA REGIÓN.

Tras integrarse hacia adelante en la cadena del trigo con una fábrica de pastas para exportación, la firma quiere maximizar sus beneficios en el segmento de la soja.JULIETA CAMANDONE Buenos Aires.

De empresa familiar a reyes de la soja, los hermanos Grobocopatel no dejan de analizar oportunidades de negocios. A pocos meses de anunciar su incursión en la fabricación de pastas para la exportación y así integrarse hacia adelante en su línea de producción de trigo, están tentados de invertir en biocombustibles.

“Estamos evaluando la oportunidad de los biocombustibles”, reconoció el CEO de Los Grobo, Alejandro Stengel, quien agregó que aún se encuentran en “una etapa exploratoria”, en este negocio que implicaría ampliar el margen de valor agregado de la soja que los hizo famosos.

El grupo, oriundo de Carlos Casares, Buenos Aires, cultiva más de 260.000 hectáreas en la región, entre Argentina, Uruguay, Brasil y Paraguay. De ese total, más de 100.000 están en el país.

En lo que respecta al cereal, hace 10 años, la firma comenzó un proceso de diversificación de actividades con la compra de su primer molino, en Bahía Blanca. Hoy ya posee tres establecimientos de molienda en la Argentina –los otros están en Chivilcoy, Buenos Aires, y en El Talar, Entre Ríos– e instalaciones en Brasil. En conjunto, la capacidad de molienda alcanza las 1.000 toneladas de harina para exportar y también para abastecer la fábrica de pastas, en Chivilcoy, en la que están invirtiendo u$s 5 millones.

En materia de biocombustibles, el país es el primer exportador mundial de biodiesel y se estima que cerrará este año con una producción de 2 millones de toneladas del derivado de la soja, volumen que duplica el de 2009. Las buenas cosechas y los beneficios impositivos que reporta el producto –mientras el grano tributa 35% de derechos de exportación el biodiesel paga 20%– junto con el creciente consumo interno, inspiraron a más de una empresa a anunciar ampliaciones en la producción del combustible ecológico cuyas exportaciones alcanzan las 1,5 millones de toneladas, principalmente, con destino a Europa.

Por caso, Unitec, del grupo Eurnekián, está invirtiendo u$s 70 millones para construir una nueva planta de elaboración de biodiesel y duplicar su actual nivel de producción. Otro caso es el de Cargill, que anunció un desembolso de u$s 450 millones para levantar dos establecimientos para entrar en el negocio nacional de los biocombustibles. También Ecofuel está construyendo una nueva planta para aumentar su capacidad de producción en el Gran Rosario, la región donde se concentran las inversiones del rubro. Por último, Molinos Río de la Plata, de Perez Companc, Oleaginosa Moreno, del grupo Glencore, y la aceitera nacional Vicentín anunciaron un desembolso de u$s 350 millones a través de su sociedad, Renova, que elabora biocombustible de soja.

Según Stengel, las miradas de la empresa están puestas en el crecimiento de la producción global de granos y derivados, principalmente en Brasil y la Argentina.

FUENTE: CRONISTA

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido