ATANOR

ATANOR INVIERTE EN ENERGIA Y AGROQUIMICOS

LA MAYOR QUÍMICA DEL PAÍS LOGRÓ SU PRIMER CRÉDITO INTERNACIONAL POR U$S 50 MILLONES.

Atanor invertirá u$s 35 millones en dos años para energía y agroquímicos.

Destinará gran parte de los fondos del préstamo del estadounidense Credit Suisse a producir electricidad en su ingenio tucumano Concepción y a levantar una fábrica en China.

Desde que en 1997 el empresario norteamericano Dennis Albaugh pagó al contado u$s 58.9 millones por el 51% de las acciones que Bunge y Born tenía en la compañía petroquímica Atanor, los planes de expansión e inversión de esta firma se han multiplicado. En los últimos 10 años, la empresa que preside Miguel González encaró un agresivo plan de inversiones que la llevó a expandir sus operaciones nacionales e internacionales con la compra de tres ingenios y una salina en el norte del país, la construcción de dos nuevas plantas y la apertura de una filial en Brasil y otra en China.

Ahora, Atanor acaba de anunciar una nueva etapa de desembolsos por u$s 35 millones que utilizará entre 2011 y 2012 para ampliar la producción de casi todas sus líneas de negocios y comenzar la producción de su planta en China, siempre con el mismo objetivo: avanzar fuertemente en el negocio de los agroquímicos.

Pero, a diferencia de anteriores oportunidades, esta vez el dinero para apuntalar este programa de inversiones fue aportado por un banco internacional. Se trata del Credit Suisse de Nueva York, que le otorgó un crédito por un total de u$s 50 millones, de los cuales u$s 35 millones serán destinados a nuevos proyectos tanto en sus fábricas de fertilizantes, como en los ingenios azucareros que también opera la compañía. En este sentido, González explicó que la mayor parte de los fondos (u$s 15 millones), se los llevará el ingenio tucumano Concepción, para una caldera de vapor y generación eléctrica para consumo interno en una primera etapa, y luego para la venta del excedente al mercado mayorista.

En Concepción, que utiliza el bagazo como materia prima, las obras comenzarán en abril de 2012 y, como en todos los demás proyectos, la idea es incrementar la capacidad productiva del ingenio. Luego, otros u$s 12 millones serán para la construcción de un fábrica de ácido fosfometiliminodiacético (Pmida, según su denominación comercial) en la localidad china de Xingor, que tendrá una capacidad de 20.000 toneladas por año y cuyas obras comenzarán en junio de 2011.

Este proyecto se lleva a cabo a través del joint venture que Atanor firmó en 2007 con la empresa de ese país Anhui Huaxing Chemical Industry Co. Ltda. La asociación con este holding asiático tiene como objetivo elaborar el Pmida, que es la materia prima intermediaria en la síntesis de glifosato, el herbicida más usado del mundo. Posteriormente se pondrá en marcha una planta de síntesis de ácido 2,4 diclorofenoxiacético (2,4 D), herbicida utilizado en la siembra directa, con una capacidad de producción de 10.000 toneladas por año.

En orden de importancia por inversiones, habrá otros u$s 4 millones para la ampliación de la planta de ácido 2,4D ubicada en la localidad de Río Tercero para agregar otras 2.400 toneladas por año de dicho producto. En tanto, otros u$s 2,5 millones irán a la generación de servicios como el tratamiento de efluentes, vapor y energía; y los restantes u$s 1,5 millones a incrementar la fabricación de cloro-soda cáustica que Atanor produce también en Río Tercero. Allí, según explicó ayer González durante un encuentro con la prensa, se piensa en un incremento del 50% de la capacidad productiva para alcanzar un total de 45.000 toneladas por año de soda cáustica; 38.000 de cloro y 1450 m3 por hora de hidrógeno.

En cuanto a los otros u$s 15 millones con los que se completa el crédito de u$s 50 millones, el titular de Atanor explicó que tienen como destino una eventual recomposición de algún pasivo financiero o de “algún problema del mismo carácter que pueda ocurrir”. González aclaró, además, que es la primera vez en la historia de la compañía que recibe un préstamo de una entidad financiera internacional. “Lo hicimos para no comprometer capital de trabajo y además, porque obtuvimos condiciones ventajosas en el crédito que localmente no existen, como una tasa Libor más tres o cuatro puntos y un plazo de devolución de cinco años pero con uno y medio de gracia”. Según el ejecutivo, las condiciones tienen que ver con “la fortaleza de Atanor, que es la principal empresa química del país, la que fabrica los tres herbicidas que se usan en el agro, que es una empresa integrada y que factura alrededor de u$s 600 millones por año”.

Actualmente, los negocios de Atanor involucran un pool de empresas como Atar Semillas, Valuveal en La Pampa; Atar Defensivos Agrícolas en Brasil; Atanor do Brasil, y el joint venture chino. El grupo produce desde agua oxigenada, cloro líquido, soda cáustica, herbicida Atrazina, glifosato, ácido acético, formaldehído, hasta sal, azúcar, alcohol etílico, semillas y fungicidas.

POR ANDRES SANGUINETTI

FUENTE: CRONISTA

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido