biodiesel

EL GOBIERNO SIGUE SIN DAR PRECISIONES SOBRE LA INTERVENCION DEL MERCADO INTERNO DE BIODIESEL EN ARGENTINA

En 2011 está previsto que el uso del biocombustible se extienda para aplicarse a la generación de energía eléctrica, el transporte de pasajeros y las labores agrícolas. Pero en un evento organizado por el sector el ministro Julio De Vido evitó referirse al conflicto creado por Guillermo Moreno.

En la industria del biodiesel –y por extensión en toda la cadena de valor sojera– las noticias de mediano a largo plazo parecen ser muy favorables.

Pero en el corto plazo ya van casi tres meses de intervención oficial y nadie en el gobierno es capaz de dar precisiones sobre una eventual resolución del problema.

Argentina está destinando alrededor de 1,0 millón de toneladas anuales de diesel (buena parte importado) para generar energía eléctrica. Uno de los proyectos que están siendo evaluados por el gobierno nacional es reemplazar un 30% de esa cifra con biodiesel.

Otro de los proyectos que se están en estudio avanzado es introducir biodiesel con un corte del 20% (B20) destinado al transporte público de pasajeros y a los usuarios agrícolas (fundamentalmente contratistas) durante los períodos estacionales de mayor consumo (siembra y cosecha).

“El año próximo tiene que ser el año en el cual se implemente el uso del biodiesel en la generación eléctrica y en el transporte de pasajeros”, dijo ayer el ministro de Planificación Federal Julio de Vido durante una conferencia ofrecida en un evento organizado en la ciudad de Buenos Aires por la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno (que contó con la participación de los representantes de las principales empresas del sector).

El año que viene también se buscará que el corte obligatorio de gasoil con biodiesel –que comenzó a regir de manera efectiva a partir de este año– pase del actual 7% a un 10% (B10).

De Vido dijo que el principal obstáculo que está impidiendo la suba del corte a un nivel del 10% es la resistencia de los representantes locales de la industria automotriz y en ese sentido señaló que “tenemos que dar algunas batallas” para lograr un consenso.

Pero la cuestión es que –tal como adelantó Infocampo.com.ar el pasado 3 de noviembre– el secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno mantiene intervenido el mercado interno de biodiesel desde septiembre pasado.

En febrero de este año el gobierno nacional instrumentó –por medio resolución 7/10 de la Secretaría de Energía– la distribución de un cupo de 859.820 toneladas de biodiesel entre 19 empresas elaboradoras del biocombustible para poder cumplir con el corte obligatorio del 5% en gasoil dispuesto por la Ley 26.093. A mediados de julio pasado comenzó a regir la ampliación del corte obligatorio al 7%.

La resolución 7/10 establece que el precio que reciben las empresas elaboradoras de biodiesel que comercializan el producto en el marco del cupo interno deberá ser fijado mensualmente por la Secretaría de Energía el primer día de cada mes (a partir de la aplicación de una fórmula que considera las variaciones de precios registradas por el aceite de soja, insumo base de la industria argentina de biodiesel).

Pero a mediados de agosto pasado la Secretaría de Comercio Interior emitió una resolución (295/10) por medio de la cual se determinó congelar los precios mayoristas y minoristas de los combustibles líquidos.

Las autoridades de la Secretaría de Energía acataron la medida y en el mes de septiembre determinaron que el precio oficial del biodiesel comercializado en el mercado interno permanecería en el mismo valor que el establecido en agosto (3532,49 $/tonelada).

El hecho es que el precio FOB oficial promedio del aceite de soja crudo, que en agosto pasado fue de 901 u$s/tonelada, en septiembre había subido a 945 u$s/t y en octubre a 1046 u$s/t. En lo que va de noviembre registra un valor de 1046 u$s/tonelada.

El mismo fenómeno se observó en los precios promedio ponderados de exportación del biodiesel: en septiembre fueron superiores a los de agosto (874 versus 858 u$s/tonelada). En octubre el problema se agravó porque el valor promedio FOB del biocombustible trepó a los 924 u$s/t. Y en la primera quincena del presente mes de noviembre alcanzó 974 u$s/t.

Ante tal escenario las autoridades de la Secretaría de Energía optaron por no publicar el precio oficial del biodiesel durante los meses de octubre y noviembre para que evitar que las empresas que participan del cupo interno experimenten perjuicios (los cuales eventualmente podrían comprometer la continuidad del corte obligatorio de gasoil con 7% de biodiesel).

Por ese motivo las principales empresas que comercializan biodiesel en el mercado interno (nucleadas en Carbio) comenzaron a facturar las ventas realizadas en octubre y lo que va de noviembre sobre la base de los precios publicados en septiembre, pero aclarando que se trata de valores “sujetos a revisión”. En tanto, buena parte de las Pymes regionales que producen biodiesel con destino al cupo interno optaron por no vender hasta que se publiquen los nuevos valores oficiales actualizados.

En la jornada organizada ayer por la Asociación Argentina de Biocombustibles todos esperaban alguna definición oficial sobre el tema. Pero se quedaron con las ganas.

De Vido reconoció que “estamos con algunos problemas por los altos precios de los commodities”, pero aclaró que “queremos seguir incrementando el porcentaje de corte” de biodiesel. No dijo nada más al respecto.

Por su parte, Javier de Urquiza, director del Plan Nacional de Biocombustibles de la Nación, sólo se limitó a decir “hay que ver cómo encontramos mecanismos para ver que quiénes transforman y dar ese valor agregado a la materia prima encuentren un precio que de rentabilidad a su producción y que también ese precio no tenga un desfasaje muy fuerte en cuanto a la oferta (interna) de combustibles”.

Por su parte Fernando Peláez, CEO de Unitec Bio y presidente de la Cámara Argentina de Biocombustible (Carbio), cuando le preguntaron cuánto tiempo más podía resistir la industria del biodiesel la intervención aplicada por la Secretaría de Comercio Interior, respondió –con tono diplomático– que “entiendo que se trata de un tema que se va a solucionar en el corto plazo”.

“A pesar de los escollos que hay en la industria vamos a seguir manteniendo el nivel de corte (del 7%)”, añadió.

En 2010 la capacidad instalada de producción de biodiesel en la Argentina se ubica en torno a 2,0 millones de toneladas del biocombustible. Se estima que la misma será del orden de 2,5 millones de toneladas en 2011. Para abastecer el corte del 7% se requieren alrededor de 900.000 toneladas de biodiesel.

 FUENTE: INFOCAMPO

1 Comment

1 Comment

  1. Riska

    noviembre 29, 2010 at 11:11 am

    Es un buen proyecto que respeta el medio ambiente y pueden hacer una vida mejor

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido