biocombustibles

Biocombustibles: China apela a la tecnología para ganar terreno

china-ethanolEl gigante asiático produce 1 M de toneladas de etanol por año. Sin embargo, proyecta elevar la producción para 2020 hasta alcanzar las 12 M de toneladas.

El cambio de destino de algunas cosechas, que antes se empleaban en la industria alimentaria y ahora se vuelcan a la producción de biocombustibles, finalmente captó la atención de los estrategas políticos en China.

Aún cuando el país busca usar 10 millones de toneladas de bioetanol y 2 millones de toneladas de biodiesel anualmente para el 2020 para reducir su dependencia del petróleo, los planificadores son conscientes también de que tienen 1.300 millones de bocas que alimentar.

Por ello la nueva estrategia, dada a conocer en un plan emitido en julio por el Ministerio de Agricultura y reiterada esta semana por Chen Deming, vicepresidente de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de Pekín, apunta a que la mayor parte del biocombustible provenga de fuentes que no sean cereales, tales como el sorgo dulce, la caña de azúcar y la mandioca.

Oficialmente, China tiene cuatro fábricas que producen un millón de toneladas de etanol por año, en su mayor parte a partir del maíz. En realidad, hay cientos de pequeñas unidades desreguladas que convierten el grano en combustible, situación que hace que sea cada vez más costoso para los productores pecuarios alimentar a sus animales.

Los precios del cerdo escalaron este año haciendo que se acelere la inflación china a su ritmo más rápido en un decenio en julio. Los precios al consumidor probablemente subieron a su ritmo más dinámico en agosto que la tasa del 5,6 por ciento registrada en julio, dice Bi Jingquan, colega de Chen en el organismo de planificación.

Tiene sentido que China limite la competencia entre alimentos y combustible porque parten de los mismos recursos escasos: tierra para sembrar y agua.

No obstante, esto por sí solo no será suficiente para satisfacer el desafío de China de largo plazo de garantizar la seguridad alimentaria a su población.

Los crecientes ingresos están incentivando un mayor consumo de proteínas.

Más de las dos quintas partes del aumento del 55 por ciento en el consumo mundial de carne entre 1997 y 2020 se espera que se produzca en China, según el International Food Policy Research Institute, de Washington.

China tendrá que encontrar formas de aumentar la utilización de sus recursos agrícolas y la tecnología jugará un papel crucial.

Alimentos transgénicos

De los 102 millones de hectáreas de tierra sembrada con semillas transgénicas en todo el mundo, corresponden a China 3,5 millones de hectáreas.

Todo el esfuerzo del país se concentra en el algodón, aunque a fines del año pasado una papaya resistente a los virus también fue recomendada por el gobierno para uso comercial.

El arroz genéticamente modificado, que constituye el 10 por ciento del dinero que el gobierno chino gasta en investigación de biotecnología, se espera que comience a venderse en el 2005. Ese cronograma se descontroló después que investigadores de la organización ecologista Greenpeace International afirmaran haber descubierto arroz transgénico no aprobado en la provincia de Hubei.

No obstante, es apenas una cuestión de tiempo antes de que los alimentos chinos se vuelvan transgénicos en gran medida.

China ha hecho una gran inversión en biotecnología: ya en 1999 asignó 9 por ciento de su presupuesto para investigación de cultivos a plantar biotecnología, frente a un rango de entre 2 y 5 por ciento que invertían otros países, según Jikun Huang, director del Centro para Políticas Agrícolas de la Academia China de Ciencias en Pekín, y otros investigadores.

Cultivo de tejidos

La biotecnología involucra algo más que una modificación de genes, según informó Bloomberg.

El otro sector que presenta una gran promesa es el cultivo de tejido de plantas, que no involucra cambios en la composición genética de las plantas pero que no obstante puede ser usado para desarrollar variedades que ayudan a cumplir las metas específicas de políticas públicas.

Al alterar la estructura de las células del álamo, los científicos en el Grupo de Biotecnología Forestal Industrial de Guangzhao han desarrollado una variante tolerante a la sal, que puede llevar vida a la mitad de las tierras salitrosas de China –o alrededor de 30 millones de hectáreas–, dice Song Xuemeng, principal ejecutivo de la empresa.

Las células modificadas del álamo permiten al árbol impregnarse de la sal del terreno y depositarla en las hojas, sin afectar la madera. Siga quemando las hojas y después de 10 años la tierra se volverá cultivable, dice Song.

Vínculo con el medio ambiente

Conforme China enfrenta la tarea onerosa de alimentar a una quinta parte de la población del mundo con menos del 10 por ciento de la superficie mundial cultivable, la producción de alimentos y la protección ambiental van a ser sus dos desafíos clave.

Ambos pueden vincularse, dice Song.

El ejecutivo comenzó el negocio del álamo tras ver las inundaciones de 1998 cuando el Yangtzé desbordó sus márgenes, sumergiendo 12 millones de hectáreas de tierra cultivable y obligando al gobierno a tomar medidas drásticas contra la tala en la zona de influencia.

En colaboración con la Academia China de Ciencias, la empresa de Song diseñó un proceso de cultivo de tejido que posibilita al álamo crecer 16 metros en la mitad del tiempo usual. En tanto que un abeto, desarrollado por la empresa con el apoyo de la alcaldía de Shanghai, comenzó a ser usado en los programas de protección costera. China necesitará más de 100 millones de esos árboles en los próximos 10 años para proteger de los tifones 10.000 kilómetros de su línea costera, dice Song.

La tecnología que ayuda a China a expandir sus recursos agrícolas limitados -y los protege de la degradación ambiental- tendrá gran demanda en los próximos años.

En una entrevista con el Financial Times, Robert Fraley, director de tecnología de Monsanto & Co, el mayor productor de semillas del mundo, dijo que espera una competencia fuerte entre las empresas locales en China y la India, según informó Bloomberg.
  Fuente: Infobae Profesional

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido