biocombustibles

LA UNL Y EL MUNICIPIO DE GALVEZ PROYECTAN UNA PLANTA DE BIODIESEL

Proyectan crear una planta de biocombustibles en Gálvez.

La UNL firmó un convenio junto al municipio de Gálvez con la intención de generar una planta para la producción de biodiesel. La idea surgió de talleres en los que participaron instituciones de la ciudad. Se prevé que la Universidad acompañe los procesos productivos locales para el crecimiento regional.

Con la intención de proyectar la creación de una planta de biocombustibles en la ciudad de Gálvez, la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y la Municipalidad de esa localidad firmaron el viernes un convenio marco y uno específico. La rúbrica se realizó en la Escuela Universitaria de Análisis de Alimentos (EUAA) entre el vicerrector Miguel Irigoyen y el intendente Mario Fissore.

Además estuvieron presentes el secretario General de la UNL, Pedro Sánchez Izquierdo y el director de la EUAA, Eduardo Villerreal.

El convenio marco busca iniciar acciones de cooperación entre las instituciones. En tanto, el convenio específico apunta a generar la información necesaria para la elaboración de un anteproyecto de desarrollo industrial a través del cual se permitirá a empresarios de Gálvez invertir e instalar una planta para la producción de biodiesel. El trabajo estará a cargo de los especialistas de la EUAA.

Importancia regional

“Hay múltiples dimensiones para ver en la firma de este convenio”, comentó Irigoyen en el acto. “A mi en particular me gusta destacar la unión entra la sociedad civil, con sus organizaciones intermedias, con las propias líneas de estrategias que la gente de Gálvez determinó como necesarias a futuro, con el Estado y con el mundo científico del conocimiento”, continuó el vicerrector.

Por su parte el intendente Fissore también destacó la importancia que tiene para la ciudad de Gálvez, “en virtud de que el trabajo de la agenda productiva local ha detectado después de una serie de charlas y de reuniones la necesidad de avanzar sobre la posibilidad de instalación de una planta de biocombustibles”.

Esta relación “permitiría construir proyectos que realmente favorezcan el desarrollo de la región y todos puedan socializar aquellos conocimientos científicos y aquellos saberes que normalmente surgen de los ámbitos académicos”, resumió Irigoyen.

El trabajo

En principio los especialistas de la EUAA realizarán dos ideas-proyectos que en el lapso de un mes serán presentadas a la municipalidad. Luego, los inversionistas y empresarios de la región decidirán cuál es la mejor opción y si continúan junto a la Universidad en el armado del anteproyecto. “La universidad hará la estimación de montos de inversión y costos operativos; colaborará con los inversores y la municipalidad en las distintas alternativas de gestión comercial; participará en el desarrollo del proyecto económico financiero; acompañará al inversor en la gestión del avance de la idea hasta llegar a la concreción de la planta; en resumen tendrán un rol integral en la relación con los inversores, desde la idea hasta la concreción de la planta”, detalló Villareal.

La planta será de índole privada y la Universidad aportará su recursos humanos y conocimiento para llevar adelante la propuesta hasta que la planta entre en funcionamiento. Sin embargo, como a partir de 2011 en la EUAA se comenzará a dictar la Tecnicatura en Biocombustibles, los egresados de esa carrera serán potenciales recursos humanos de la planta.

Así se cerraría un círculo”, sintetizó Villareal, es decir, “aportamos la idea para que se haga una planta de biocombustibles en la cual podrían trabajar nuestros egresados y acompañamos a la comunidad a generar estos emprendimientos que son de vital importancia para la región”, valorizó el director.

La producción se prevé para el consumo netamente interno. “Ninguna planta que podamos instalar en la zona, por más grande que sea, dará abasto con el consumo que la región tiene, por eso se proyectará como una planta para lo que la ley define como autoconsumo”, explicó Luis Fernández, docente de la EUAA y quien estará a cargo del anteproyecto de la planta.

Crecimiento

La relación entre la UNL y la municipalidad de Gálvez no se restringe meramente a esta planta, sino que se viene trabajando en conjunto desde hace tiempo para detectar acciones concretas para la generación de nuevas fuentes de trabajo. “Desde hace alrededor de tres meses se realizan talleres de los cuales van surgiendo una serie de temas y necesidades de la comunidad”, comentó Villareal. “Es de estos talleres que salió la idea de la planta, y a su vez surgieron una serie de proyectos más que se fueron marcando por una lista de prioridades de acuerdo a lo planteado por las instituciones que fueron convocadas”, informó el director de la EUAA.
En este sentido “este convenio es el inicio de una relación con la municipalidad, porque permite mostrar la capacidad que tiene la Universidad en la zona, significa un reconocimiento de la municipalidad a esas capacidades y es una transferencia eficaz al medio. Por eso desde la escuela creemos que es muy importante la concreción de este primer proyecto”, manifestó Fernández.UNL.

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido