biocarburante

BIODIESEL Y ETANOL, EL FUTURO DE LOS BIOCOMBUSTIBLES

Los precios de los commodities se encuentran en uno de los puntos más altos de la historia. Los factores que los determinan son varias. La demanda de alimentos a partir del cambio dietario en países del sudeste asiático motorizan valores sostenidos. Pero la hipótesis de Héctor Huergo, presidente de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno y Editor de Clarín Rural, es que la relación alimentos-energía es, en gran parte, el elemento determinante de lo que hoy sucede. Según el especialista, es el elevado precio del petróleo el que, con su incidencia sobre los commodities moviliza los valores no sólo de estos productos, sino de los insumos o la tierra.

Bajo el título “El futuro de los biocombustibles”, Huergo sostuvo que se desarrollaron “dos drivers que cambiaron el mundo: la transición dietética y el uso de combustibles alternativos a partir de las subas del precio de petróleo”. Para el empresario, los especialistas aún discuten si ya se llegó a la expresión máxima del petróleo o si, por el contrario, aún deben esperarse nuevas subas. “En 2007, pasamos de 20 a 100 dólares el barril. Luego se calmó, pero, para fin de este año, se prevé llegar nuevamente a los 100 dólares”, explicó.

Sobre el efecto que ese aumento produce en los commodities, Huergo dijo: “la agricultura es petróleo.” Y agregó que en la situación actual, por primera vez, se está produciendo un desbalance, en el petróleo entre oferta y demanda.

El editor de Clarín Rural detalló su hipótesis, señalando que, “a cierto nivel de precios del petróleo, el maíz es petróleo. En EE.UU. han decidido jugar todas las fichas al etanol, lo que está generando cambios sustanciales en las relaciones internas del sector agroindustrial, y los propios productores –cooperativas- empiezan a manejar este mercado”.

Desde su óptica, el negocio prolifera y la distinción alimentos-energía se vuelve un poco más difícil de marcar. “La consecuencia del impulso al desarrollo del etanol en EE.UU., con un subsidio del orden del 20%, dio plantas cada vez más grandes, innovadoras, que determinaron una corriente muy fuerte de inversión. Se elaboran 40 millones de metros cúbicos de etanol este año. Es tan grande el consumo y la elaboración de etanol que empieza a cotizar en Chicago”, remarcó.

Ahora bien, de acuerdo a la disertación, el precio del etanol evoluciona con el precio del maíz, pero el etanol es impulsado, a su vez, por el de petróleo, “con lo cual el petróleo es el que mueve al maíz. Si sube el precio del maíz, sube el de soja, porque usan la misma superficie. Entonces, el petróleo también determina el precio de la soja. Si quieren bajar el precio de los commodities, hay que bajar el petróleo”.

En referencia al biodiesel, Huergo señaló que es un negocio que ha crecido enormemente en muy poco tiempo. “La Argentina es el mayor exportador mundial de aceites. Hoy, el 25% del aceite que se produce en las plantas de crushing en Argentina está destinado al biodiesel. Esto se empezó a mover en 2008. Hoy, el negocio, que tiene apenas 2 años, vale 3 veces lo que valen las exportaciones de carne”, informó. La inflación de los alimentos es por exceso de demandas asiáticas, pero principalmente por la suba del petróleo.

De cara al futuro de los biocombustibles, concluyó que, en biodiesel, hoy ya está establecido el 7% para el corte obligatorio de combustible, pero es probable que tengamos un 10% en todo el gasoil y un 20% en el gasoil de uso agrícola. Para el etanol, la posibilidad es grande, no hay ningún proyecto en marcha: “tenemos 15 millones de toneladas de maíz para destinar a eso. Hay que aprovecharlas”.

GENTILEZA DE PUNTO BIZ PARA NEXTFUEL ARGENTINA

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido