petróleo

PETROLERAS INVERTIRAN EN BRASIL 378.000 MILLONES DE DOLARES HASTA EL AÑO 2014

La industria petrolera y gasífera liderará las inversiones en Brasil en los próximos años, a pesar de que la exploración pre-sal (bajo profundas capas de de arena y sal) se encuentra todavía en una fase inicial.

Su participación en el total de la formación bruta de capital fijo (FBCF) anual del país alcanzará 14,7% en 2014, más del doble del 6% del 2000. La conclusión es de un estudio inédito del economista André Albuquerque Santa’Anna, gerente del Area de Investigación y Acompañamiento Económico del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES). La FBCF mide cuánto invierte el país en máquinas y equipos y en la construcción civil en un determinado período.

Sant’Anna realizó el trabajo a partir de una previsión de inversiones en petróleo y gas en Brasil de R$ 378.000 millones entre 2011 y 2014 – más del doble de los R$ 180.000 millones invertidos entre 2005 y 2008 -, que considerando un índice de nacionalización cercano a 55% de esas inversiones, serán R$ 205.000 millones a invertirse directamente en Brasil. El estudio señala que del total a ser invertido hasta 2014, el sector de exploración pre-sal que se encuentra en fase embrionaria, recibirá apenas 15% (R$ 45.000 millones).

El técnico del BNDES calculó, segmento por segmento, el impacto total, directo e indirecto, de las inversiones en la economía brasileña. Para eso, utilizó una matriz de absorción de inversiones desarrollada por el Instituto de Economía de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), que analiza cómo se distribuyen cada R$ 100 invertidos en 55 sectores de la economía. El resultado mostró que los R$ 205.000 millones iniciales se transformaron en R$ 407.000 millones, prácticamente el doble.

“Las inversiones realizadas por la industria de petróleo y gas tienen el importante papel de movilizar una amplia cadena de proveedores de bienes y servicios”, destacó. Por ejemplo, según los cálculos de Sant’Anna, los R$ 190.000 millones que serán invertidos en máquinas y equipos nacionales para el sector petrolero y gasífero en el período bajo análisis, generarán otros R$ 43.000 millones en otras máquinas y equipos para sub proveedores.

Esos negocios generarán a su vez R$ 90.000 millones de inversiones indirectas en el área metalúrgica y en otros sectores productivos, a pesar de que las inversiones directas en esos segmentos no pasen de R$ 5.000 millones. El economista estimó que el hecho de que la industria de petróleo y gas sea “altamente intensiva en máquinas y equipos” tiene otro efecto benéfico colateral, que es poder transformarse en un polo de atracción de tecnología para Brasil, como viene ocurriendo.

Grandes empresas europeas y americanas del sector, como Schlumberger (Francia), Baker Hughes (EEUU) y FMC (EEUU) están construyendo centros de investigación en el Parque Tecnológico de la UFRJ con la mirada puesta en la industria brasileña de petróleo. Sant’Anna afirmó que la idea del BNDES es aprovechar ese flujo tecnológico para fomentar la competitividad internacional de la industria brasileña de bienes y servicios para el sector de petróleo y gas.

El trabajo del economista mostró, con base en estadísticas internacionales, que de 1998 a 2008 Brasil presentó la quinta tasa más alta de producción de petróleo del mundo, de 6,6% al año, por detrás apenas de Azerbaijan (14,8%), Kazajistán (11,2%), Angola (9,9%) y Qatar (7%). En cuanto al futuro, la previsión de U.S. Energy Information Administration es que Brasil será el país con más crecimiento absoluto de producción de 2008 a 2030, con un aumento de 2,8 millones de barriles por día.

CHICO SANTOS Río de Janeiro

FUENTE: CRONISTA

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido