biocarburantes

ENERGIAS RENOVABLES EN COLOMBIA

Caucho y forestales,  en la mira del Grupo Manuelita.

Harold Eder, presidente de esa organización empresarial del Valle, anuncia para este año inversiones por 30 millones de dólares y explica el potencial de crecimiento que tiene en Chile, Brasil y Perú.

Hace 145 años nació Manuelita, produciendo azúcar en el Valle del Cauca. Hoy es un grupo agroindustrial que está en cuatro mercados y que va tras negocios donde haya oportunidades, en Latinoamérica y sin perder su origen de empresa familiar.

En la presidencia de la compañía está hoy el economista Harold Eder, de la quinta generación de la familia. Llama especialmente la atención en que el desarrollo de la empresa y sus proyectos la sostenibilidad y los beneficios ambientales, juegan un papel crucial, al lado de la rentabilidad.

“El Grupo Manuelita, por su actividad agroindustrial no debe preocuparse por el tema ambiental sólo por hacerle el bien a la sociedad, sino porque si no hay protección al medio ambiente no vamos a tener negocio en el futuro” advierte.

¿Cómo está operando la compañía?

Tenemos presencia en cuatro países, siendo Colombia el principal, y estamos en azúcar, aceite de palma, etanol y biodíesel. Estamos en frutas y hortalizas que, en este momento, desarrollamos con espárragos y uvas de mesa en Perú. Además, estamos con mejillones en Chile. En Perú también está el Ingenio Laredo que es el primer paso hacia la internacionalización del Grupo hace 12 años y, en Brasil hacemos parte de una alianza estratégica con grupos de allá y de Guatemala en un ingenio que va a producir azúcar y alcohol en Sao Paulo.

¿Por qué están en frutas y hortalizas cuando ya el Grupo está tan avanzado en agroindustria?

Porque son alimentos saludables para lo cual hay una demanda creciente muy importante en los mercados internacionales. En todo esto de las agroexportaciones, Perú se ha posicionado, ya es el principal exportador de espárrago a nivel mundial, asimismo se está convirtiendo en uno de los principales exportadores de uvas y de cítricos, y de aguacates.

¿En Colombia no hay oportunidades de ese tipo?

En Colombia hay oportunidades, pero las vemos más en cultivos de largo plazo como lo hacemos hoy en palma. En los Llanos Orientales que es donde hay una extensión agrícola por desarrollar o por convertir de ganadería a agricultura. Hay un potencial de proyectos en productos para lo cual Colombia está más preparado en desarrollo agroindustrial. Es un poco lo que ha hecho Perú aprovechando sus fortalezas.

¿Buscan otro país o negocio para incursionar?

Continuamente sondeamos oportunidades en Latinoamérica. Estamos empeñados en desarrollar lo que ya emprendimos. Pero buscamos ampliar cultivos de palma en los Llanos Orientales y explorar otros cultivos como productos forestales o el mismo caucho sin haber tomado ninguna decisión de inversión. Existen muchas oportunidades en alimentos y en energías renovables.

Igualmente hay proyectos de caña que se están haciendo en zonas fuera del Valle. De hecho, Ecopetrol tiene un proyecto de caña para etanol en los Llanos y nosotros también lo estamos estudiando.

¿En la diversificación no hay más interés en uno que en otro?

Esas definiciones tan rígidas no son tan buenas porque pueden quitar flexibilidad y uno se tiene que ir adaptando al desarrollo de los mercados. Lo importante es mantener los conocimientos básicos en agroindustria y poderlos aplicar en donde las oportunidades se presenten. Nos vemos como un grupo azucarero, pero diversificado en otras plataformas de alimentos y energías renovables.

¿Esa flexibilidad ha sido una ventaja?

Nos permite tener unos flujos más estables y no nos golpeamos tanto cuando hay caídas, que tanto sucede con los commodities.

¿Y en los mercados porqué no está Venezuela?

Hemos hecho tal vez en el pasado algunas exportaciones, pero por la forma en que se desarrollaron los negocios, nunca fue importante para nosotros y nos enfocamos más a otros países. Definitivamente es importante no depender de un sólo mercado.

¿Cuánto vende el grupo y cuál es la meta del 2010?

Estamos facturando cerca de 400 millones de dólares, de los cuales el negocio del azúcar puede ser la mitad de las ventas. Un 30 por ciento en biocombustibles y 20 por ciento en acuacultura y agroexportaciones.

¿Cuáles son las inversiones que tienen previstas?

Este año podemos estar alrededor de los 30 millones de dólares. Estamos en una proceso de expansión de nuestro ingenio del Perú donde estamos concluyendo la siembra de 3.000 hectáreas de caña en el desierto, que es un proyecto innovador a nivel mundial.

También estamos haciendo unas inversiones importantes para la reducción de emisiones en el Ingenio Manuelita, con el objetivo de ponernos a tono con las nuevas tendencias internacionales de tener una producción más limpia.

En aceites Manuelita, que tiene la planta de biodiesel, acabamos de concluir la inversión en la infraestructura y estamos concluyendo también una expansión de la planta extractora con una caldera malaya altamente eficiente de última tecnología que nos va a permitir quemar solamente cuesco y fibra de la palma sin tener que hacerlo con el carbón.

Visión sobre Colombia

Para el presidente del Grupo Manuelita, el país ha tenido progresos importantes en los últimos años en materia de seguridad, lo que ha permitido más inversión nacional y extranjera. Ahora, cree que falta en infraestructura y educación.

En lo primero, dice que los Llanos Orientales y la Orinoquia, particularmente, tiene potencial y hay que analizar cómo se aprovecha en forma sostenible porque eso es lo que atrae a mercados que demandan valor agregado. ” En la conjunción del desarrollo sostenible con el desarrollo económico está el futuro de nuestra industria agroexportadora”, sostiene. Resalta la necesidad de que se fortalezca la infraestructura en el país para facilitar la salida de productos.

En educación, Eder explica que el país ha hecho unos esfuerzos en cobertura y ahora tiene que pasar a la calidad y a medida que va a mejorando en la educación más básica hay que mejorar en la superior y eso está atado a la ciencia y la tecnología, por lo que hay que invertir más en innovación.

FUENTE: PORTAFOLIO/COLOMBIA

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido