aceite-de-soja

CHINA FLEXIBILIZARA EL INGRESO DEL ACEITE DE SOJA DE ARGENTINA

ACEITE-DE-SOJA-CHINA.gifEl acuerdo se anunciaría en unos meses; reprograman el frustrado viaje de la Presidenta a Pekín.Jian Yaoping, viceministro de Comercio de China, al disertar ayer en un foro en el hotel Sheraton de Buenos Aires.Foto: Télam
Alfredo Sainz.

El gobierno chino está dispuesto a flexibilizar el ingreso de aceite de soja argentino a su país. En su paso por Buenos Aires, ayer el viceministro de Comercio chino, Jian Yaoping, dejó la puerta abierta para que finalmente su país desista de la aplicación de las trabas que desde el 1° de abril rigen sobre la producción aceitera argentina, según explicaron fuentes cercanas a la embajada china.

Oficialmente, el objetivo del viaje de Jian era participar de un Foro de Cooperación Económica que organizó la Cámara de la Producción, la Industria y el Comercio Argentino-China en el hotel Sheraton, aunque la principal misión que tenía el funcionario durante su paso por Buenos Aires era empezar a negociar un acuerdo que se podría anunciar en dos o tres meses, en coincidencia con un probable visita a Pekín de la presidenta Cristina Kirchner.

En su fugaz paso por Buenos Aires, Jian -que encabezó una delegación de más de 80 empresarios de su país- mantuvo una serie de encuentros con funcionarios argentinos y representantes de las principales aceiteras locales, a quienes les anunció la decisión de avanzar en una solución del problema.

En su presentación en el foro, el viceministro chino no hizo a alusión al conflicto y destacó que pese a la crisis global, “la envergadura del comercio recíproco se ha ampliado continuamente, mientras que la relación bilateral económica se ha profundizado”, sostuvo.

Hasta ahora, el bloqueo chino a la importación de aceite de soja argentino es más que nada un problema teórico, aunque lo que están en juego son operaciones por más de 2000 millones de dólares.

“Hasta ahora no hay ninguna operación detenida. Este es un problema potencial de la aplicación de una norma que tenemos que evitar”, señaló Néstor Stancanelli, director de Negociaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, tras una reunión que mantuvo ayer con Jian.

“El nuevo estándar técnico chino tiene que ver con el aceite destinado al consumo humano, no al que va para procesamiento, que luego es refinado. Señalamos que no puede aplicarse una norma técnica pensada para aceite de consumo humano al aceite para refinar. No concluimos definitivamente con el tema pero estamos avanzando”, afirmó Stancanelli.

Públicamente, las trabas para el aceite argentino se explican por un tema técnico-sanitario, ya que las autoridades chinas exigen que el producto que ingrese a su país tenga un tope de 100 partes de hexano (un solvente químico) por millón. Sin embargo, fuentes de la embajada de China explicaron a LA NACION que el mayor malestar pasa por la aplicación de las barreras que el gobierno argentino impone a una larga lista de importaciones de productos chinos, incluyendo algunos rubros en los que la Argentina no tiene producción local.

A las trabas comerciales además se sumó el malestar que habría provocado en las autoridades de Pekín la decisión de Cristina Kirchner de suspender en forma imprevista su viaje a Pekín, en enero pasado.

Acuerdo ferroviario

En la Cancillería argentina, por su parte, destacaron que los problemas hoy están circunscriptos a un grupo muy reducido de productos. “Tenemos sólo 35 casos de investigación antidumping, que es un porcentaje muy bajo en un contexto comercial que abarca a miles de productos. China aumentó las exportaciones a la Argentina de 1400 millones de dólares en 2004 a 7000 millones de dólares en 2008. Y el 97 por ciento de esos productos son industriales”, afirmó Stancanelli.

Más allá del conflicto del aceite de soja, los funcionarios de ambos países avanzaron en otros temas de comercio bilateral. El acuerdo más importante es el que se firmó ayer para la electrificación de los ramales ferroviarios Belgrano Sur y Belgrano Norte.

“Entre otros requerimientos, la iniciativa deberá contemplar la provisión de material rodante y, como mínimo, el 85 por ciento de financiamiento de bancos de origen chino”, explicaron fuentes cercanas al secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, firmante del acuerdo.

Aunque no trascendieron cifras oficiales del acuerdo, fuentes privadas estimaron que la Argentina terminará comprando material ferroviario chino por una cifra superior a los 2000 millones de dólares.

US$ 2000 millones es el monto de las ventas potenciales de aceite de soja argentino a China que están en juego.

US$ 1200 millones fue el déficit comercial con China en 2009. En el primer bimestre de este año suma 600 millones, según Industria.

Con la colaboración de José Crettaz.

FUENTE: LA NACION

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido