SISVITA

Proyecto Babethanol: expertos de 10 países buscan desarrollar una nueva generación de biocombustibles con métodos más limpios

La Facultad de Química de la UNAM y el Instituto Nacional Tecnológico de Toulouse, Francia, encabezan el Proyecto Babethanol, que indaga métodos químicos limpios para desarrollar una nueva generación de biocombustibles.

Expertos de 10 países de Europa y América Latina se reúnen en el Palacio de la Autonomía para discutir avances y líneas de trabajo

Aprovechar residuos como el olote del maíz, los huesos de las aceitunas, los tallos de la avena y el trigo o el bagazo del tequila para producir una nueva generación de etanol, útil como biocombustible, generando empleo y cuyo proceso sea sustentable, es el reto de científicos de 10 países de América Latina y Europa, reunidos en la UNAM.

Encabezados por la Facultad de Química (FQ) de esta casa de estudios y el Instituto Nacional Politécnico de Toulouse, Francia, (INPT), el grupo de 30 expertos inició los trabajos del Proyecto Babethanol en el Palacio de la Autonomía, ubicado en el centro histórico.

La materia prima que utilizarán para desarrollar etanol son sustratos lignocelulósicos que no tienen ningún uso ni valor en el sector alimentario.

“Los sustratos lignocelulósicos son desperdicios que se generan alrededor de alguna actividad industrial. Por ejemplo, una mazorca de maíz, los huesos de las aceitunas que quedan tras la extracción del aceite de oliva, o el bagazo del agave azul que se produce en grandes cantidades en la industria tequilera de México.

Estos residuos tienen lignina, celulosa y hemicelulosa, a los hay que hacerles una serie de tratamientos para convertirlos en glucosa, que es lo que se fermenta con levaduras, para llegar al etanol”, explicó el doctor en química Eduardo Bárzana García, director de la FQ.

La parte de la fermentación del etanol es muy conocida desde tiempos antiguos, pero todavía es un gran reto la transformación de los residuos lignocelulósicos al azúcar.

“Ese es el propósito de este proyecto, y de muchas investigaciones que se llevan a cabo en todo el mundo, para aprovechar residuos del proceso del aceite de palma, de la avena y del trigo, entre otros productos agroindustriales”, añadió.

El Proyecto Babethanol, en el que participan 13 instituciones de 10 países, es utilizar esos desperdicios para cambiarlos a un producto con alto valor agregado, como el etanol o alcohol.

Este plan científico propone soluciones para un enfoque más sustentable de etanol renovable de segunda generación, basado en un proceso de fermentación moderado, integrado y amigable con el ambiente, que debería ser aplicable a un rango más amplio de materias primas de lignocelulosa.

El nuevo proceso que proponen los expertos está basado en métodos combinados fisicoquímicos y biológicos como alternativa a los costosos procesos actuales de frontera, en particular los pre-tratamientos que requieren mucha energía, agua, productos químicos, eliminación de sustancias tóxicas y tratamiento de aguas residuales.

La propuesta que se analizará en el Proyecto Babethanol es la transformación de residuos agroindustriales por métodos fisicoquímicos y enzimáticos.

Esta iniciativa será desarrollada y probada desde el laboratorio hasta la escala piloto semi-industrial con diferentes residuos y materias primas.

En México se estudiará en particular el bagazo de agave azul, que se genera en grandes volúmenes como subproducto de la industria tequilera nacional.

Bárzana García, recordó que el Proyecto Babethanol inició en mayo de 2009 y tuvo su primera reunión en julio de ese año en Toulouse.

En este proyecto participan también el Instituto Nacional de Ciencias Aplicadas de Toulouse (INSAT); el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas, de España; El Departamento de Ciencias Agrarias y Ambientales de Italia, y el Valtion Teknillinen Tutkimuskeskus, de Finlandia.

También, el Programa Cooperativo para el Desarrollo Tecnológico y Agroalimentario y Agroindustrial del Cono Sur (conformado por Uruguay, Brasil, Chile, Paraguay y Argentina), así como la Universidad de Costa Rica, y el organismo Palma Tica, también de este último país.

Por México participan –además de la FQ de la UNAM– el Centro Mario Molina para Estudios Estratégicos sobre Energía y Medio Ambiente, AC; el Consejo Regulador del Tequila, AC, de Guadalajara, Jalisco, y Procazúcar, de Veracruz.

Proyecto Babethanol

BABETHANOL es el acrónimo del Proyecto Colaborativo para acciones de cooperación internacional específicas recientemente aprobado por el 7mo.

Programa Marco para su financiación por la Comisión Europea: “Nuevas materias primas y procesos de transformación innovadores para un desarrollo y producción más sustentable de etanol a partir de lignocelulosa” y del cual forma parte PROCISUR y sus instituciones socias.

Esta oportunidad brinda a la región un espacio de investigación en un área priorizada por la Comisión Directiva de PROCISUR. Asimismo, permite formar parte de un consorcio internacional que agrega valor a las instituciones nacionales y a la región.

El Proyecto tiene como objetivo principal desarrollar nuevos procesos, sustentables y amigables con el ambiente, que permitan la generación de etanol a partir de lignocelulosa. Los objetivos específicos son:

Desarrollar una nueva alternativa para el proceso de transformación de materias primas lignocelulósicas en la producción de etanol.

Enfocar el estudio para que sus resultados puedan ser incluidos en las matrices energéticas nacionales.

Contribuir a un desarrollo más sustentable de los biocombustibles renovables.

Proponer, al final del proyecto, los mejores parámetros biológicos para obtener etanol con el mejor rendimiento de conversión al menor costo de material biológico.

El foco innovador del proyecto está en el desarrollo y testeo a escala semi-industrial piloto, de un nuevo concepto que permite la integración del pre-tratamiento y la hidrólisis enzimática completa de la biomasa lignocelulósica.

El consorcio ejecutor, liderado por el Institut National Polytechnique de Toulouse, Francia, está integrado por 7 socios europeos de Francia, España, Finlandia e Italia y 8 latinoamericanos de México, Costa Rica y PROCISUR con sus instituciones miembro. Las mismas son:

Europeas:

INPT- Institut National Polytechnique de Toulouse, Lab. de Chimie Agroindustrielle, Francia; INSA – Institut National de Sciences Appliquées, Lab. d’Ingénierie des Systèmes Biologiques et des Procédés ; Francia ; CIEMAT-Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas, España; VTT -Valtion teknillinen tutkimuskeskus, Finlandia; Università degli Studi di Udine DiSA, Dipartimento di Scienze Agrarie ed Ambientali, Italia; APYGEC, Francia.

Latinoamericanas :

UNAM – Universidad Nacional Autónoma de México, Fac. Química; UCR – Universidad de Costa Rica, Laboratorio de Química Bio-orgánica; UAE – Centro Mario Molina, México; CRT – Consejo Regulador de Tequila, México; PALMA TICA, Costa Rica; PROCAZUCAR S.A., México; PROCISUR Programa Cooperativo para el Desarrollo Tecnológico Agroalimentario y Agroindustrial del Cono Sur, Cono Sur de América.

Proyecto Babethanol: expertos de 10 países buscan desarrollar una nueva generación de biocombustibles con métodos más límpios. Energías renovables, investigación e innovación.

Fuente: UNAM (www.unam.mx)

1 Comment

1 Comment

  1. jose encarnacion lima

    mayo 23, 2010 at 6:20 am

    Donde podria obtener mas informacion sobre bio diesel,su obtencion,elaboracion de reactores de 30 a 40 litros para auto consumo y tecnologias referente a este tema , ocapacitacion en linea a bajo costo. les agradeceria su informacion grasias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido