aceite-usado

BIODIESEL A PARTIR DE ACEITE USADO

biodiesel-aceite-usadoInterior de la planta de Biocyl, en Zamora, donde Cidaut desarrolla su sistema/José Francisco Gamazo.

Cidaut desarrolla una tecnología pionera en una planta de Zamora.

La ‘cadena de valor’ separa los restos líquidos y sólidos del aceite/M. Ángel Rodríguez/Valladolid.

El biodiésel se postula como combustible del futuro y causas no le faltan: el posible fin de las reservas de petróleo, las emisiones de dióxido de carbono… pero, además, existen iniciativas para que este combustible no produzca ningún impacto en el comercio alimentario y su simple proceso de fabricación evite multitud de problemas medioambientales.

A esto responde la iniciativa de Cidaut, con sede en el Parque Tecnológico de Boecillo (Valladolid), de desarrollar una tecnología inédita que logra convertir el aceite vegetal usado en biodiésel, a través de un proceso único e innovador en el sector energético. El motivo que movió a este centro tecnológico para realizar este proyecto fue medioambiental, ya que no existe una plataforma en la Comunidad capaz de gestionar el aceite vegetal usado. “Nadie puede cubrir esa necesidad con unos residuos tan contaminantes”, explica Alfonso Horrillo, responsable de Gestión de Proyectos y Productos del Área de Medio Ambiente de Cidaut.

El proceso se desarrolla desde hace pocos meses en una planta de conversión situada en Zamora y es propiedad de Biocyl, sociedad creada por Cidaut, Inverduero y la Junta de Castilla y León para promover el reciclaje de los aceites usados.

El aceite que llega hasta la planta zamorana está impregnado de restos sólidos y de agua procedentes de las frituras, los cuales complican aún más la rehabilitación de la materia prima para convertirla más tarde en combustible. La fase a la que Cidaut le da especial importancia es la llamada de pretratamiento, en la que el residuo se somete a una primera limpieza vital para lograr un biodiésel de calidad superior. “Una vez en la planta, sometemos el líquido a la separación de todos sus componentes, a través de un proceso térmico, con la idea de disminuir la cantidad de agua, sólidos, partículas y lodos hasta niveles muy bajos, casi cero”, comenta Horrillo.

La pretensión es habilitar un aceite que antes no servía para nada y que después será apto para someterse a una reacción que lo transforme en biodiésel. Horrillo considera “necesario” comenzar la “cadena de valor” desde el principio.

Fuente: El Mundo/España/Valladolid/Castilla y Leon

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido