argentina

Viento, calor y biocombustibles: cinco privados buscan energías no convencionales en San Juan

EnergiaEolicaTienen en marcha proyectos para obtener electricidad y combustibles alternativos y renovables.

Mientras usted lee estas líneas, una expedición de geólogos e ingenieros explora áreas libres en la cordillera sanjuanina en busca de geotermia, el calor del corazón de la tierra capaz de hacer andar una usina eléctrica las 24 horas y sin emisiones contaminantes.

En el mismo momento, la minera Barrick y el grupo Pescarmona avanzan en diferentes proyectos de energía eólica en el departamento de Iglesia; hay otra iniciativa en Sarmiento y, además, una tradicional empresa olivícola sanjuanina puso en marcha la construcción de una planta de biodiesel a partir de aceites comestibles en desuso.

Esos son los cinco proyectos de empresas privadas que están en marcha en San Juan en busca de energías alternativas, según datos suministrados por la Comisión de Minería, Energía y Combustible del Senado de la Nación.

Según César Gioja, presidente de esa comisión, la avidez por conseguir más energía en el mundo -ante la escasez de petróleo- y el impulso que el Gobierno nacional está dando a la exploración de energías no convencionales movilizaron las iniciativas locales.

También se están explorando las posibilidades de la remolacha para obtener bioetanol, pero no está incluido en este lote por ser -por ahora- una iniciativa pública en la que experimentan el Inta y tres municipios.

De los cinco proyectos privados, tres son de desarrollo de energía eólica, una alternativa que “en San Juan es una posibilidad real y cierta”, según el senador Gioja.

Las fichas al viento

Una de esas inversiones es la de la compañía minera Barrick que está desarrollando el diseño y construcción de un molino y turbina eólica en el yacimiento Veladero, a 4.000 metros de altura en el departamento Iglesia, para obtener mayor energía para el consumo de sus minas de oro. “Por ahora estamos en la etapa de la viabilidad técnica del proyecto y su montaje, lo mismo que en el diseño y en los permisos sectoriales que podría requerir”, contestó Barrick a DIARIO de CUYO por medio de un comunicado oficial. En la comisión del Senado manejan el dato de que el diseño del molino y turbina se encargó a un grupo alemán que está ultimando el proyecto sismoresistente. Barrick se limitó a informar que “se está estudiando la logística de la construcción, la aprobación y permisos sectoriales” y que en los estudios se están aprovechando los datos que entregan las 12 estaciones meteorológicas que la compañía tiene instaladas a lo largo del camino, el campamento y la mina.

El gigante de las obras hidráulicas -el grupo Pescarmona- también se sumó a la ola de las energías no convencionales, en particular, la eólica. Según datos de la comisión parlamentaria, están explorando las posibilidades de generación eléctrica eólica en Cuesta del Viento, también en el departamento Iglesia, un lugar donde los vientos son constantes. El grupo desarrolló un prototipo de molino y turbina que permiten generar de 1 a 1,50 MW en una sola torre. Y van a instalar un parque eólico en la provincia de La Rioja que va a producir inicialmente 50 MW, el abastecimiento eléctrico del gran San Juan, según dicen en el Senado.

En Sarmiento, un grupo de inversores extranjeros empezó a estudiar también las posibilidades de energía eólica en unos terrenos fiscales antes de llegar a Los Berros, cuyas conclusiones aún no están finalizadas.

Geotermia y biodiesel

La geotermia es la nueva estrella en el firmamento de las energías renovables. El 90% de la masa nuclear terrestre tiene una temperatura de más de mil grados. Y hay algunas zonas donde aflora agua caliente, como por ejemplo las aguas termales. Los nuevos proyectos apuntan a usar el agua caliente o los vapores endógenos para hacer andar una usina eléctrica.

En San Juan, un grupo inversor italiano esta realizando estudios en la cordillera para analizar las posibilidades geológicas. El sábado pasado un grupo de geólogos e ingenieros comenzó una segunda expedición al Valle del Cura, donde existen lagunas de aguas calientes en medio de la cordillera. “Buscan aquí porque hay una corriente importante de aguas termales, reservorios que pueden mover una turbina”, dijo César Gioja.

Otra de las iniciativas privadas corresponde a la planta de biodiesel que ha puesto en marcha la familia Marún, elaboradora de los aceites de oliva Tupelí.

Se está construyendo en el departamento de Angaco, con una inversión propia en parte y un subsidio del FONTAR, y es novedosa porque aprovechará los aceites de cocina usados para obtener biocombustible y comercializarlo en el mercado local. “Es una planta para procesar al menos tres toneladas, o sea que voy a poner 3.000 litros de aceites, los transformo y obtengo casi lo mismo de biodiesel con un pequeño agregado de alcohol”, contó Raúl Marún. “La idea es hacer algo útil con esa basura compleja, que es muy difícil de eliminar”, agregó. La materia prima de la planta provendrá de lo que descarten las freidoras de restaurantes, cocinas en general y hoteles.
 

Por Elizabeth Pérez

Fuente: Diario de Cuyo

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido