BIO-DIESEL

Está en marcha el plan para producir biodiesel

Acuerdo entre Ruckauf y municipios bonaerenses.

Se obtendrá del girasol y será más barato que el diesel común.

La provincia de Buenos Aires aportará los fondos necesarios para la investigación y producción del biocombustible.

El director del proyecto es el estudiante de 22 años Mauro Knudsen.

LA PLATA.- El gobernador bonaerense, Carlos Ruckauf, y los intendentes de Benito Juárez, Tres Arroyos, San Cayetano y González Chaves firmaron ayer un convenio de cooperación que permitirá llevar a la práctica el proyecto de biocombustible biodiesel, desarrollado por un estudiante de 22 años, Mauro Knudsen.

El biodiesel es un combustible desarrollado a partir de la soja, la colza o el girasol, y es capaz de reemplazar a muy bajo costo al tradicional gasoil.

Un litro de biodiesel se obtiene con dos kilos y medio de semillas de girasol a un valor de $ 0,32 más IVA. El gasoil, en tanto, ronda los cincuenta centavos. Entre otras ventajas, el combustible desarrollado por Knudsen es biodegradable, por lo que tampoco contamina el ambiente.

Las comunas que ayer firmaron el acuerdo de cooperación con el gobierno provincial integran el consorcio intermunicipal de desarrollo regional (Cidere), presidido por Rafael Magnanini, intendente de Benito Juárez.

Durante la ceremonia llevada a cabo ayer en el Salón Dorado de la gobernación bonaerense estuvo presente Mauro Knudsen, el joven egresado de una escuela agropecuaria de Tres Arroyos, y que fue el encargado de llevar adelante el proyecto.

De acuerdo con lo anticipado por el gobernador Carlos Ruckauf, la provincia de Buenos Aires se compromete a aportar los fondos necesarios para finalizar los estudios sobre el combustible y ayudará también en la compra de los elementos técnicos necesarios para su producción.

Magnanini explicó a La Nación que los estudios de factibilidad del proyecto estarán listos en no más de 90 días y que la inversión necesaria para montar una planta de producción es de 9 millones de pesos.

“La Legislatura provincial está a punto de aprobar un proyecto que le permitirá al Cidere constituir una sociedad anónima mixta. Es decir que la planta de biodiesel será en un 51% del Estado y en un 49% de inversores privados”, comentó el jefe comunal de Benito Juárez. La tecnología se importará de Alemania o Austria, y para la próxima cosecha de girasol (marzo de 2002) ya se estaría en condiciones de producir unos 40 millones de litros por año.

Por el momento, el combustible elaborado en la futura planta sólo abastecerá las necesidades de los productores ubicados en la zona de competencia del Cidere y de las maquinarias municipales de las cuatro intendencias.

Carlos Ruckauf anticipó ayer que enviará a la Legislatura un proyecto de desgravación de una parte importante de los impuestos vinculados con este proyecto, pero a su vez dijo que necesita una señal similar desde el gobierno nacional. “Necesitamos la garantía de que la Nación desgrave al menos por 20 años en el mismo sentido”, expresó. A su entender, no hay ningún proyecto que pueda “caminar si está atado a la coyuntura del precio del barril del petróleo o de las oleaginosas”.

Ruckauf sostuvo que los gobernantes argentinos deben tener la suficiente visión de futuro como para entender que el biodiesel puede llegar a constituir un éxito comparable con el que los brasileños encontraron en la alconafta. Ruckauf aprovechó el acto para anunciar que el martes próximo se reunirá con los gobernadores de Santa Fe, Carlos Reutemann, y de Córdoba, José Manuel de la Sota, para hablar de producción y reactivación.

“Quiero hacer junto a ellos un centro de promoción de productos agropecuarios en el exterior. Además, vamos a estar induciendo la venta de nuestra estructura de cosecha fina y gruesa con otra política del Estado nacional y vamos hacer una política de fomento de la industria lechera y sus derivados de las tres provincias”, prometió.

Antecedentes

La idea de producir un combustible de origen vegetal que pueda utilizarse en el país de manera generalizada no es nueva. En 1996, por ejemplo, el químico Alejandro Andronikov, titular de la firma Nameco SRL, presentó en ExpoChacra el ecodiesel , elaborado a partir del girasol. Pero el interés que despertó por entonces el producto no se tradujo en una demanda concreta.

Andronikov explicó que el proyecto que impulsa Knudsen ahora puede avanzar porque, a diferencia de hace tres años, la conveniencia de producir biodiesel ya no es sólo de índole ecológica, sino también económica.

Por Luis Moreiro

Fuente: La Nación

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido