bioenergía

El litio, el nuevo “petròleo” que promete revolucionar el mundo de los commodities

litio-bioenergy-bolivia-litSE CALCULA QUE EL PRECIO DEL CARBONATO DE LITIO SE DUPLICÓ EN 2009.

El mineral se usa para fabricar baterías recargables de celulares y notebooks. Y se volvería imprescindible cuando los autos eléctricos reemplacen a los actuales a nafta. La mitad de las reservas mundiales está en territorio boliviano. Cómo invertir en este producto básico.

Hace algunos años atrás, cuando comenzó el boom de los biocombustibles, se llegó a bautizar a Brasil como la “futura Arabia Saudita”, por ser el primer productor mundial de etanol y haber desarrollado una industria automotriz y aeronáutica con autos y aviones impulsados por motores adaptados. Hoy, cuando comienza a crecer el parque de automóviles híbridos y eléctricos en el mundo, la futura Arabia Saudita podría desplazarse hacia el sudoeste, para recalar en la postergada Bolivia.

Porque allí, en el Salar de Uyuni (un desierto de sal de 6.500 kilómetros cuadrados ubicado en la alta Cordillera de los Andes), se encuentra la mitad de las reservas mundiales de litio, un metal de color blanco plateado que se emplea en la fabricación de baterías recargables de celulares y notebooks. Y que sería fundamental para el desarrollo de la industria automotriz “verde” y en la fabricación de las baterías de estos autos ecológicos, llamados a reemplazar en el futuro a los actuales vehículos a nafta cuando las reservas mundiales de petróleo comiencen a agotarse.

Las recientes elecciones presidenciales realizadas en Bolivia tuvieron en cuenta esta perspectiva de cambio radical en la economía del país. Durante la campaña se presentaron diversas propuestas para explotar el litio, prevaleciendo la del reelecto presidente Evo Morales. Su proyecto tiene previsto conservar el recurso en manos del gobierno boliviano y asociarse con empresas extranjeras para su explotación y refinamiento, bajo la condición de que también se construyan fábricas de baterías recargables y de autos eléctricos en Bolivia. Incluso ya habría un proyecto de una automotriz internacional para presentar al gobierno boliviano con estas características.

El valor del litio

Descubierto a principios del siglo XIX, el litio se empleó hace 100 años atrás como medicamento para tratar las depresiones. Afortunadamente, los depresivos hoy cuentan con otros tratamientos para combatir la enfermedad, porque las perspectivas indican que el precio del mineral va a crecer de manera significativa en las próximas décadas.

De hecho, si bien no se negocia en los mercados financieros como los demás commodities, se calcula que el precio del carbonato de litio (el componente de litio más comerciado en el mundo por volumen) se duplicó durante el año 2009 hasta llegar a valer u$s 7.000 la tonelada, debido al auge en la demanda para la fabricación de baterías recargables.

Si bien hasta ahora las baterías eran elaboradas de níquel cadmio, el impacto contaminante del cadmio y la mayor vida útil de las fabricadas con litio (además de que brindan hasta un 50% más de potencia) está inclinando rápidamente la balanza hacia este metal. Varias de las principales terminales automotrices (Toyota, GM, Mercedes Benz y BMW) ya las usan en sus modelos híbridos, mientras que otros como Mitsubishi, Volkswagen y Nissan-Renault anunciaron que también van a colocarlas en sus vehículos.

De acuerdo con el Anuario Minero de EE.UU. (US Minerals Yearbook, publicado por el Departamento del Interior), “las propiedades naturales del litio lo convierten en el material más atractivo para baterías. Las baterías de litio poseen un enorme potencial de crecimiento sostenido. A pesar de que todavía quedan por resolver algunas cuestiones, se están desarrollando nuevas tecnologías alrededor del litio. Su uso podría generar un enorme incremento en la demanda”.

El mercado de baterías de litio ha ido creciendo a razón de más de un 20% anual durante los últimos años, pero la compañía japonesa Mitsubishi estimó que la demanda superará a la oferta en los próximos 10 años. Por eso es el gran interés de alcanzar un acuerdo con el gobierno boliviano para explotar el recurso, que también está presente (en mucha menor cantidad) en Chile, la Argentina, Canadá y Australia. Hasta ahora, las principales empresas interesadas han sido la francesa Bolloré, las japonesas Sumimoto y Mitsubishi y la coreana LG.

Sin embargo, aparte de las condiciones que exige el presidente Morales para extraer el litio del suelo boliviano, todavía hace falta realizar una prospección para evaluar la calidad del yacimiento. El gobierno invirtió u$s 6 millones para realizar esta tarea, ya que el litio podría encontrarse mezclado con magnesio, lo que aumentaría los costos de extracción y refinamiento.

Por otra parte, todavía no se sabe muy bien cómo se transportaría el mineral extraído hasta un puerto y más teniendo en cuenta el conflicto limítrofe que todavía enfrenta a Bolivia con Chile. Y por último (pero no menos importante), las multinacionales que quieran participar de este muy lucrativo negocio no se olvidan que el gobierno actual nacionalizó en 2006 la industria petrolera y gasífera. Esto incrementa la inseguridad del proyecto, ya que frente a este antecedente, no se sabe qué puede llegar a pasar más adelante cuando las fábricas estén listas para producir. Pero como siempre sucede en finanzas, la codicia por alcanzar grandes rentabilidades seguramente vencerá al miedo a invertir.

Por Martìn Burbridge

Fuente: E Cronista

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido