aceite

Prevén una suba de los granos por el boom de biocombustibles

Sin embargo, hay quienes ya hablan de una burbuja de precios como la de Internet.

BungeNUEVA VETA. RAUL PADILLA, DE BUNGE, SE MOSTRO AYER OPTIMISTA. 

La irrupción de los biocombustibles en el escenario internacional mantendrá altos los precios de los granos que produce la Argentina durante los próximos años, coincidieron ayer diversos analistas extranjeros reunidos en Buenos Aires. Pero según los expertos, el país debería incrementar todavía más su producción agrícola, hoy de unas 90 millones de toneladas, para aprovechar ese viento a favor. 

Los especialistas fueron convocados por la Cámara de la Industria Aceitera (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales para debatir sobre los escenarios para la producción nacional ante la aparición de una nueva demanda para los commodities agrícolas, a partir del fuerte impulso que varios países están dando a la producción de etanol (originado del maíz) y el biodiésel (se fabrica con soja). El tema despertó interés: al hotel Hilton concurrieron unas 1.200 personas.

“Debemos seguir produciendo alimentos porque ése es el rol esencial del sector, pero a la vez podemos incursionar en este nuevo negocio. El gran desafío será conciliar las dos cosas”, explicó Raúl Padilla, CEO de Bunge y titular de ambas cámaras. Por cierto, los expositores no lograron conciliar posiciones, más allá de predecir altos precios hasta por lo menos 2010. Algunos hablaron desde la euforia y otros desde la prudencia.

Entre los últimos lideró el director de la OCDE, el holandés Loek Boonekamp, quien comparó incluso el boom de los combustibles con la “burbuja” de Internet a fines de los noventa. “Los gobiernos se entusiasmaron mucho; deberían tener una mirada fría acerca de si debe haber apoyo tan robusto al etanol”, indicó. Es que según el experto, aun a pesar de los altos valores del petróleo, “la producción de etanol sólo es viable en EE.UU.; en ningún otro país”, salvo que aplique subsidios. “Esto no es maná del cielo y no nos tenemos que meter ciegamente”, advirtió.

Sus cuentas fueron sencillas. Hoy los países desarrollados impulsan que los combustibles fósiles sean mezclados con biocombustibles en cerca del 5% y eso ya presiona los precios agrícolas. Si ese corte se elevara a 10%, se necesitaría 30% de la superficie sembrada en EE.UU. y 50% de la de Europa. “Por eso pregunto si esto es sustentable. El aumento de la demanda de cultivos para etanol producirá precios más altos e inestables y esto podría generar distorsiones”, añadió.

Mucho más optimista, el director de FirstForce, una empresa de biocombustibles, Pedro Sampaio Nunes, justificó la política de impulso al sector y consideró que los mayores beneficiarios serán los países en desarrollo que, como la Argentina, tienen chances de incrementar rápidamente su producción agrícola.

Según el experto, Europa pretende llegar en 2010 a 12 millones de toneladas de producción de biodiésel, por lo que debería producir “20 millones adicionales de toneladas de semillas”. Pero como esa meta resultaría imposible de cumplir, descartó que crecerán fuerte las importaciones desde países como la Argentina.

Mientras tanto, el director de Godrej Internacional, Dorab Mistri, vaticinó un período de “prosperidad agrícola” hasta por lo menos 2010, debido a la conjunción de “las tres P: población, prosperidad y petróleo”. También indicó que la Argentina debería producir más soja para atender esa mayor demanda, aunque se preguntó “si el Gobierno creará las condiciones para el incremento a escala masiva del cultivo” o, por el contrario, “su intervención matará a la gallina de los huevos de oro”.

Matías Longoni
[email protected]
Fuente: Diario Clarin

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido