argentina

Biodiesel y etanol: la energía positiva

EmpleosLa nueva ley de biocombustibles promueve la generación de 70.000 puestos de trabajo. Hay muy buenas oportunidades para ingenieros en diferentes ramas: agrónomos, químicos, industriales. También para licenciados en Administración y Comercialización.  

Para 2011, la Formula 1 podría estar usando biocombustibles. Así lo anunció la Federación Internacional del Automóvil. Y no son los únicos. Lo cierto es que no sólo aquí, sino en el mundo, se observa la escasez de combustible, sobre todo por los conflictos políticos que se generan con los países productores de petróleo y gas. La opción de obtener energía que no contamine a un costo razonable se ve cada vez más cercana.

La Argentina no se queda atrás en la fuerte tendencia a desarrollar esta alternativa de manera que tenga un alcance cada vez mayor. Y tiene la materia prima necesaria para producirla. El etanol complementa o sustituye las naftas y se elabora a base de maíz, cuando este país es su segundo exportador mundial y este año se van a cosechar 22 millones de toneladas. También se puede elaborar con caña de azúcar, trigo, cebada, sorgo, maderas y residuos forestales. Y el biodiesel, que complementa o sustituye al gasoil, se realiza a base de soja, girasol, maní, aceites vegetales usados y grasas animales.

El 9 de febrero último, el presidente Néstor Kirchner firmó el decreto reglamentario de la ley de promoción de biocombustibles con objeto de fomentar la producción en el país para el mercado interno. Mediante esta ley se le da impulso al sector a través de la posibilidad de amortizar las inversiones: devolución del IVA; no tributar impuesto a los combustibles líquidos y gaseosos, y la ventaja de obtener subsidios para la creación de las plantas productoras.

La generación de etanol, biodiesel, biogás y también la energía eólica, entre otros, brinda oportunidad de crecimiento en las regiones del norte de la provincia de Buenos Aires, Gran Buenos Aires, sur de Santa Fe y en el noroeste del país, que es donde se ubican mayoritariamente las industrias del etanol. A pesar de que la mayoría son plantas automatizadas y, por ende, promueven poca mano de obra directa, esta actividad impulsa el empleo en otras áreas.

“La fabricación de biocombustibles genera 30 veces más empleo por litro que el resto de los combustibles”, afirma Martín Fraguío, director ejecutivo de la Asociación de Maíz Argentino (Maizar). En este porcentaje se toma en cuenta la fabricación de la maquinaria necesaria, los profesionales, la logística, la exportación, el desarrollo de la tecnología, y la mano de obra que trabaja en los diferentes cultivos de granos. También incrementa la siembra de los productores agropecuarios.

Los más populares

El etanol y el biodiesel son los biocombustibles más populares. Ambos generan puestos de trabajo, directos e indirectos.

Para 2010, la ley 26.093 establece que la nafta que se comercialice en el territorio nacional deberá ser mezclada con bioetanol en un porcentaje de un 5% como mínimo de este último, lo mismo que el gasoil, que deberá ser mezclado en igual proporción con el biodiesel. Molina, para entonces, estima que se producirán unos 1,2 millones de etanol y 2,9 millones de toneladas de biodiesel.

Para Claudio Molina, presidente de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno (AABH), la producción de biodiesel en la Argentina es casi artesanal, por lo que la cantidad producida es mínima. Sin embargo, se vienen vientos de cambio. “Mientras el régimen de promoción de biocombustibles esté vigente, establecido por la ley 26.093, se generarán 70 mil puestos de trabajo entre directos e indirectos, de los cuales 45 mil se imputarán al biodiesel”, afirma.

A su vez, la fabricación de estos combustibles ayuda a reducir los meses ociosos de ciertas plantaciones de materias primas. Por ejemplo, en los ingenios azucareros tienen cinco meses de trabajo y el resto de inactividad. Por eso, están agregando la producción de maíz.

Oportunidades

Por otro lado, ya hay empresas que se dedican a la fabricación intensiva de biodiesel. Tal es el caso de Oil Fox, que para su proyecto de generación de biodiesel a partir de algas planea una importante incorporación de mano de obra. Para eso, recientemente firmó una carta de intención con el gobierno de Chubut. La planta procesadora se instalará en San Nicolás, provincia de Buenos Aires.

“Entre obreros de la construcción, químicos e ingenieros especializados en energía eólica, se calcula que generará un total de 600 puestos de trabajo directos”, comentó el licenciado Jorge Kaloustian, presidente de la compañía.

Sin embargo, la puesta en marcha de este tipo de plantas no es un proyecto barato. Según Luciano Pugawko, de Bioenerg, constructora de plantas de biodiesel, dependiendo del volumen de producción, cuestan entre 500 mil y 10 millones de dólares. Todo eso si se tiene en cuenta la distancia con la materia prima; la cotización de ésta; el momento en el que empieza la producción, si es a partir del aceite o del grano, y del tipo de equipos.

Hoy, según estudios sobre el tema que desarrolla el doctor en Administración Gustavo Vergagni, Estados Unidos es el principal productor de etanol. En 2006 produjo 16 mil millones de litros, y quedó en segundo lugar Brasil con 14.500 millones.

En el estudio La industria del etanol a partir del maíz. ¿Es factible su desarrollo en la Argentina? , que realizó Vergagni para Maizar, pone como ejemplo el caso estadounidense. En ese país, “se estima que el etanol está aportando a la economía americana unos 200 mil empleos, entre indirectos y relacionados”, afirma en su informe. Hay que tener en cuenta que en los Estados Unidos las plantas son de mayor capacidad y más tecnificadas, lo que incide en esta estimación de empleo.

Según cálculos realizados por el Gobierno, la Argentina tendría que invertir 264 millones de dólares para cubrir la demanda de biocombustibles estimada para 2010. En ese momento, la demanda de biodiesel será de 685 millones de litros, en tanto que la de etanol será de 200 millones. Además, se van a necesitar 13.700 millones de litros de gasoil y 4000 millones de litros de nafta. El camino ya está trazado, es deseable que sea construído y transitado.

Azalía Rivero Pomarino

La fuerza del viento

La energía eólica es una fuente importante por ser renovable y gratuita. En la Argentina, las provincias de Neuquén, Salta, Corrientes y Buenos Aires, y las zonas de la costa atlántica, Cuyo y Patagonia, poseen vientos cuyo potencial energético lo convierte en un lugar ideal para la instalación de las granjas eólicas.

Según un informe elaborado por la Asociación Argentina de Energía Eólica, la instalación anual de 120 MW, que es el 10% de los 1200 MW que el país necesitaría incorporar, implicaría la creación de 2400 puestos de trabajo de modo directo y 19.000 a través del trabajo indirecto.

Entre las personas que tendrían empleo hay que tener en cuenta ingenieros electromecánicos, técnicos, mano de obra calificada y no calificada. En la asociación capacitan a profesionales para que puedan desenvolverse en este ámbito. Esta opción también es una buena alternativa para combatir la crisis energética del país.

Fuente: Diario La Nación

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido