biocombustible

Colombia: un decreto aumenta el uso del etanol y genera polémica

etanol-colombia-biofuels-etProducción. La industria del etanol produce 1.050.000 litros día de alcohol carburante y proyecta producir cerca de 320 millones de litros de alcohol en el 2009 para abastecer el 75% del mercado.

La industria del etanol produce 1.050.000 litros día de alcohol carburante y proyecta producir cerca de 320 millones de litros de alcohol en el 2009 para abastecer el 75% del mercado. 

Medida que obliga a tener carros nuevos que usen un 85% de etanol fue rechazada por diferentes sectores.

La decisión del Gobierno Nacional de ‘acelerar’ la masificación del uso del etanol a partir del 1 de enero del 2012 desató una aguda polémica entre diferentes sectores de la industria.

La Asociación Nacional de Empresarios, Andi, dijo que aunque apoya la utilización de la tecnología Flex-Fuel (que permite una mayor mezcla de etanol con gasolina en los motores de los carros), obligar a los colombianos a usarla como lo estipula el Decreto 1135 del 31 de marzo del 2009 “es una medida extrema”.

Juliana Rico, directora de la Cámara Automotriz de la Andi, dijo que “es apresurado alterar las metas que habían sido fijadas en el decreto 2629, del año 2007”.

Según esa norma, las ensambladoras se comprometieron a que en el 2012 los vehículos nuevos, producidos aquí o importados, tuvieran motores que funcionaran con una mezcla de mínimo 20% de etanol. Para el año 2016, la mezcla debía subir al 60% de etanol.

El nuevo decreto alteró esos porcentajes, elevando la mezcla de etanol y la cantidad de carros que deben usarla. No obstante, la señora Rico dijo que “si bien es cierto que esta tecnología de automóviles con motores Flex-Fuel ya existe en el mundo, no es de uso masivo”.

“Ni siquiera Brasil, que está tan adelantado, ha fijado una política que obligue a la empresa automotriz a producir un 100% de vehículos que usen el etanol como componente principal del combustible”, aseveró la ejecutiva.

Igual piensa el presidente de la Asociación Colombiana de Vehículos, Oliverio García, quien dijo que esta medida necesariamente rebajará la oferta de automotores. “Un plazo de tres años es bastante corto para adaptar la comercialización de vehículos con los requerimientos del Gobierno. Además, el etanol no es la única alternativa de combustible”.

Por su parte, Jorge Ricardo Navia, presidente regional de Fendipetróleos en el Valle, aseguró que las 4.000 estaciones de servicios del país no están preparadas para ofrecer el combustible con diferentes mezclas de etanol. “Poner sólo un surtidor de gasolina en una estación de servicio obliga a una inversión de $100 millones y ese dinero no lo tenemos los distribuidores, a menos que el Gobierno no los entregue vía subsidios”.

El dirigente gremial señaló que “el Gobierno debería pensar en mejorar la calidad de la gasolina y el Acpm que produce, en vez de pensar en medidas que favorecen a la industria azucarera del país, en perjuicio de otros sectores”.

Pero ni siquiera los que, en teoría, se benefician con la medida, parecen respaldarla. Jorge Bendeck Olivella, presidente ejecutivo de la Federación Nacional de Biocombustibles, aseguró que la industria del etanol no está preparada para suministrar tal cantidad de etanol.

“En las cuentas estaba que el país cambiaría la mezcla del 10% al 20% de etanol hacia el 2012, tal como había sido estimado en el Decreto 2629. Y las proyecciones de crecimiento de las destilerías apuntan hacia esa meta”, explicó.

Asocaña, gremio que reúne a la industria azucarera del país, negó que se haya tomado una decisión para beneficiar a los ingenios, tal como lo sugieren los críticos. Según la agremiación, lo que el decreto busca es preparar el parque automotor del país para tener la capacidad de utilizar mezclas de gasolina y etanol superiores al 10% que existe hoy.

“Pero en ningún caso, el decreto está proponiendo elevar la mezcla de alcohol y gasolina sin garantizar el funcionamiento adecuado de los motores actualmente existentes”, indicó en un comunicado.

Asocaña dijo, además, que con el cambio reciente en la fórmula de fijación del precio del etanol, están en duda futuros proyectos de producción de alcohol carburante, y por lo tanto no habría aumento de la producción.

“Este decreto no disipa los problemas de seguridad jurídica que se crearon con ese cambio. Además, en Colombia no hemos cubierto el 100% de la demanda de etanol con una mezcla del 10%. Actualmente, la producción de alcohol sólo cubre el 75% de la necesidad del país”.

El nuevo decreto

El decreto 1135 del 31 de marzo del 2009 obliga a que en el año 2012 el 60% de los vehículos de hasta 2.000 centímetros cúbicos que se vendan en el país soporte la tecnología conocida como Flex-Fuel E85, que permite que un automotor funcione con una mezcla de 85% de etanol y 15% con gasolina.

El decreto establece que la oferta de vehículos con esa tecnología debe subir en el 2014 al 80%, y en el 2016 al 100%.

La norma también exige que el Flex-Fuel aplique para todos los vehículos de más de 2.000 centímetros cúbicos de todas las marcas y modelos a partir del 1 de enero de 2013.

“En el 2012, cuando se tanquee un carro comprado en ese año, se podrá escoger dos precios de combustible: sin etanol o con etanol y ver cuál es más barato”. Andrés Fernández, min. Agricultura.

“La industria de los biocombustibles no fue enterada de esta decisión. Creemos que se tomó para dar señal de la seriedad de la reconversión a energías limpias”. Jorge Bendeck, presidente ejecutivo de la Federación Nal. de Biocombustibles.

En Brasil, líder de esta tecnología, se venden vehículos Flex-Fuel de marcas Fiat, Ford, Honda, Nissan, GM, Peugeot, Citröen, Renault, Toyota y Volkswagen.

El Gobierno informó desde septiembre del 2008 a la Organización Mundial de Comercio su intención de aumentar la mezcla de etanol al 80%.

Fuente: El País

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido