alcohol

Tucumán en camino hacia la producción de bioetanol

bioetanol-etanol-alconaftaTucumán enfrenta el desafío de producir bioetanol para utilizarlo como combustible.

Los productores azucareros de la provincia se encuentran frente a una interesante posibilidad de diversificación para la industria. Bases más firmes que las del Plan Alconafta. Rol estratégico.  UN FUTURO ALENTADOR. Las plantas productoras de alcohol comenzarán a producir en Tucumán a lo largo del año en curso.

La sanción de las leyes nacionales 26.093 y 26.334, referidas a la producción de biocombustibles y a la participación de ingenios azucareros, constituyen una muy buena noticia para la actividad azucarera de Tucumán.

Si a esto se suma que durante la ceremonia en la que las autoridades nacionales firmaron cuatro resoluciones que reglamentan aspectos operativos de estas leyes se haya anunciado que Tucumán tendrá un cupo de 190 millones de litros de etanol anhidro para las mezclas que prescribe la Ley 26.093, nos encontramos frente a una muy interesante posibilidad de diversificación para nuestra industria azucarera.

En diálogo con LA GACETA Rural, el director asistente para Investigación y Tecnología Industrial de la Eeaoc, ingeniero Gerónimo Cárdenas -designado, además, por el Gobierno provincial como director del Programa Provincial de Bioenergía (función ejercida ad-honorem con sede en la Eeaoc)- se mostró optimista respecto del futuro de la producción de combustible en la provincia.

Precios

Por otra parte, la Resolución 1294/08 de la Secretaría de Energía establece pautas muy claras para la fijación del precio del bioetanol anhidro, que a la fecha es de $ 2,138 por litro, menos el 3% como valor de transferencia fijo a salida de planta, precio que regirá durante el mes de enero y que se actualizará mensualmente en función del precio de las naftas o del costo de producción (se tomará el que resulte mayor).

Esto asegura que el valor a recibir por los productores de bioetanol se mantendrá actualizado y permitirá efectuar planes de producción y de inversión, sobre bases mucho más firmes de las que tuvo el llamado “Plan Alconafta”.

Nuevo mercado

Con este valor de venta previsible para el bioetanol, la actividad agroindustrial de la caña de azúcar pasa a tener un nuevo mercado que no sólo puede ser razonablemente rentable, sino que, al demandar una importante cantidad de caña para su producción, hará necesario producir menos azúcar, con lo que se espera que los precios de venta de este producto se tonifiquen y pueda, entonces, mejorar la rentabilidad de todos los actores productivos involucrados.

Si se considera que actualmente esta actividad ya está dando pasos concretos para su diversificación con la cogeneración de energía eléctrica para su venta a la red pública, la incorporación de la producción de bioetanol para uso en mezclas con naftas es un avance más en este sentido.

Cárdenas manifestó, además, que a esto debe agregarse que la producción de dos tipos de energía -como son la electricidad y un combustible líquido- otorgarán a esta actividad un rol más estratégico. Esto es porque, en el presente, la energía ha comenzado a ser un bien escaso fundamental para mantener y mejorar el standard de vida de la población, y del que dependen las actividades productivas de todo tipo.

Inversiones

Seguramente será necesario efectuar inversiones para producir bioetanol anhidro en las cantidades enunciadas.

También se tendrá que dedicar esfuerzos para optimizar la ecuación energética de su producción, racionalizando la cosecha y el transporte de caña y haciendo más eficientes, desde el punto de vista energético, su producción industrial, dijo Cárdenas.

Pero no hay dudas que es este un camino más que interesante para mejorar la situación de nuestros productores agrícolas e industriales y ayudar a mejorar la oferta genuina de energía que demanda un desarrollo sostenido para las producciones del país.

El director de la Eeaoc confirmó que la oportunidad que se presenta es muy buena y que requiere del esfuerzo de todos los actores que participen en ella. Por este motivo, afirmó, es necesario que se consensúe una estrategia común de producción que deje satisfechos a todos los sectores involucrados.

“Esto, sin dudas, repercutiría favorablemente no sólo en beneficio de los productores, sino de todos los tucumanos, habida cuenta del gran efecto multiplicador que tiene la agroindustria de la caña de azúcar en la actividad económica de Tucumán”, concluyó.

Fuente: La Gaceta

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido