agroindustria argentina

Cómo impacta en el campo argentino la salida de Estados Unidos del acuerdo climático

acuerdo de paris trump energias renovables cambio climatico

#Agroindustria #Bioindustria #Trump #AcuerdodeParis #bonosdecarbono #EnergiasRenovables #Cambioclimatico

Según los expertos, se incrementarían las contingencias climáticas y se reducirían las oportunidades para los “bonos verdes”; temen que Trump también revise la política sobre las energías renovables.

La salida de los Estados Unidos del acuerdo climático de París afectará el compromiso asumido en ese pacto por 195 naciones por mantener el aumento de la temperatura en este siglo muy por debajo de los 2 grados centígrados y esto para el campo argentino significará que podrían incrementarse las contingencias climáticas, como las inundaciones y sequías.

“No se van a alcanzar las metas de dos grados a nivel mundial, con lo cual las tempestades (climáticas) en vez de reducirse se van a incrementar. Para el agro ya sabemos lo que pasa”, dijo a LA NACION Gustavo Idígoras, director del Centro de Estudios Agroalimentarios de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora.

Según Idígoras, al salir Estados Unidos del acuerdo, y no tener el mandato anual de recorte de gases de efecto invernadero, podrían reducirse las posibilidades de nuevas tecnologías para el agro. Además, sin ese país en el pacto, los denominados “bonos verdes” en el mercado internacional, que daban oportunidades a los productores y algunos sectores en cuanto a producciones para mitigar el cambio climático, “van a valer menos”. Ese es el “efecto económico” del retiro norteamericano.

La decisión de Trump tendrá múltiples efectos.

Además, según el experto, el “Fondo Verde” para el clima “va a tener un 20% menos de financiamiento mundial”. Esa herramienta tiene por objetivo contribuir a mitigar el cambio climático vía el financiamiento multilateral, esto es, apoyando acciones concretas.

Cuando en diciembre de 2015 se firmó el acuerdo, los gobiernos decidieron apuntar a un financiamiento de 100.000 millones de dólares para 2020 y superar esa cifra de cara a 2025.

Para María Beatriz “Pilu” Giraudo, coordinadora de Políticas Públicas para el Desarrollo Sustentable del Ministerio de Agroindustria de la Nación”, que los Estados Unidos se baje del acuerdo es una noticia “tremenda” y hay miedo “al contagio” porque otros países sigan sus pasos. En el ranking de grandes emisores están China, Estados Unidos, Unión Europea, India y Rusia, en ese orden, entre otros. La Argentina está en el puesto 21 con el 0,7% de las emisiones globales.

Sin embargo, para la funcionaria este escenario también podría representar una oportunidad para que tome más fuerza el acuerdo de París. “Esto puede llegar a ser una oportunidad para que China lidere esto (el compromiso del tratado) y tenga más fuerza. Hay una fortaleza muy grande a nivel mundial y están comprometidos países como Alemania, Francia y Rusia”, acotó.

“Es una realidad el cambio climático y hay que abordarlo desde una estrategia global. Necesitamos medidas globales; que un país se baje es una obstrucción en todos los aspectos”, indicó. Giraudo recordó que en la última COP 22 en Marruecos, en noviembre pasado, donde se iban a plantear acciones para el cambio climático, esa reunión “fue tibia” porque ocurrió tras el triunfo de Trump, que había hecho parte de su campaña contra el cambio climático.

¿Qué puede pasar con el desarrollo de los biocombustibles?

En opinión de Idígoras, Trump podría seguir tomando medidas y revisar las políticas de energías renovables de Barack Obama, que había establecido mandatos de uso en cuanto al biodiésel y el etanol. Sin embargo, según el experto, a esa eventualidad “no hay que vincularla con la salida del tratado de París”.

Respecto de este punto, Claudio Molina, director de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno, consideró que, “en el peor de los casos” no habrá mejoras para esas políticas.

“El lobby del cinturón maicero (la región agrícola clave) de los Estados Unidos es muy fuerte y acompañó mayormente a Trump. La política de EE.UU. en materia de apoyo al desarrollo de bioetanol, en el peor de los casos, no generará mejores condiciones a las actuales, pero no se desactivará, por lo que el bioetanol seguirá siendo muy importante en ese país”, explicó Molina.

En cuanto al biodiésel, el 31 de diciembre pasado caducó el blender’s credit -de US$ 1 por galón de biodiésel incorporado en una mezcla con diésel mineral, o sea, alrededor de US$ 300 por tonelada. En tanto, recientemente el secretario del Tesoro norteamericano, Steven Mnuchin, respaldó el proyecto de ley presentado por el senador Chuck Grassley, que promueve que ese crédito se restablezca, pero ya no a favor de los mezcladores, sino de los productores de biodiésel. Para Molina, si esa medida se adopta “deja muy mal parada a la importación de biodiésel”. La Argentina estaba colocando en ese mercado el 90% de sus exportaciones de biodiésel, hoy con negocios nuevos frenados por la denuncia de dumping contra el producto argentino.

“Todo indica que EE.UU. protegerá más a su propia industria de biocombustibles. La medida de ayer (por la salida del acuerdo por el cambio climático) apunta fundamentalmente a revertir la crisis que presenta la industria del carbón en ese país y, en tal caso, el mayor impacto puede ser reducir el crecimiento que viene teniendo en dicho país la generación eléctrica de fuentes renovables”, concluyó Molina.

por FERNANDO BERTELLO

FUENTE: DIARIO LA NACION/ARGENTINA

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido