harina de soja

Agro Pymes procesadoras de soja reclaman tratamiento diferenciado

harina de soja

#biodiesel #argentina #soja Pequeñas y medianas empresas dedicadas al extrusado de #soja están firmando una carta dirigida al ministro de #Agroindustria, Ricardo Buryaile.

Varias decenas de pequeñas y medianas empresas dedicadas al extrusado de soja están firmando una carta dirigida al ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, en la que reclaman que se establezcan políticas diferenciales entre ese sector y la industria aceitera ubicada en el Gran Rosario. Las dos actividades se dedican a la moliendo de soja mediante procesos distintos. Pero mientras las grandes fábricas rosarinas son el principal sector exportador de la Argentina y generan 25% de las divisas totales, las extrusoras afirman tener vedada la posibilidad de acceder a los mercados del exterior.

La del extrusado de soja es una de las industrias más jóvenes del país, pues las primeras plantas se instalaron recién en la segunda mitad de la década pasada. De todos modos, estos establecimientos florecieron rápidamente por todo el país y ya existen cerca de 400. Se trata de plantas de bajo costo de instalación (entre 300 mil y medio millón de dólares) que procesan en conjunto unas 10 mil toneladas de soja por día. Su importancia económica fue reconocida por el Ministerio de Agroindustria, tanto que este viernes se convocó a una Mesa nacional de Extrusoras en el INTA Marcos Juárez, en Córdoba. La reunión será presidida por el secretario de Agregado de Valor, Néstor Roulet.

Los dirigentes de este sector piensan que ese será el momento ideal para entregar a las autoridades decenas de cartas firmados por las empresas y dirigidas a Buryaile. En ellas se manifiesta “la disconformidad con respecto a la aplicación del sistema FOB Oficial en nuestros productos”, al igual de lo que sucede con los derivados obtenidos de la soja en las grandes industrias aceiteras de Rosario. Mediante un procedimiento mecánico las extrusoras logran “expeller” de soja (unas pequeñas láminas) y solo 15% de aceite, mientras que las grandes usinas utilizan solventes que les permiten obtener más del 20% de aceite y un residuo llamado “pellet”. Este último es el nombre técnico de la famosa harina de soja, el producto más exportado por la Argentina.

El FOB Oficial es un valor de referencia fijado todos los días por la cartera agroindustrial, a partir del cual se definen los montos a cobrar en el caso de las retenciones que siguen vigentes. Luego de la eliminación masiva de los derechos de exportación decidida por la gestión de Mauricio Macri en diciembre de 2015, solo el poroto de soja sigue tributando 30% y sus subproductos (ya sea el expeller o el pellet) pagan el 27% de ese valor de referencia.

El eje de la discusión pasa porque el FOB Oficial se define tomando como parámetro las operaciones comerciales realizadas en la zona portuaria ubicada a la vera del río Paraná, que son la inmensa mayoría. Pero no toman en cuenta que el costo de la soja que utilizan las extrusoras como materia prima es mucho menor, básicamente por cuanto los productores que les venden se ahorran el alto impacto del flete hasta Rosario.

Así, según datos de este sector Pyme, el expeller de soja que cotiza a 334 dólares por tonelada (antes de retenciones) cerca de los puertos, se abarata hasta 234 dólares para un pequeño industrial de Salta. Pero como las retenciones se aplican como un porcentaje lineal del 27% respecto del Valor FOB Oficial, el impacto del tributo es mucho mayor para uno que para otro. En ambos casos el tributo será de 90 dólares. Pero esa suma representará una retención efectiva de más del 60% respecto del precio al productor de la mercadería en Salta.

soja_biodiesel

“Por estar alejada de puerto nuestra planta nos da una ubicación estratégica en la determinación de los costos de nuestras materias primas, que la aplicación de la Ley 21.453 (que define la aplicación del Valor Fob Oficial) al expeller y al aceite neutraliza, por hacernos pagar retenciones sobre los precios fijados en puerto”, dice la carta que los extrusores dirigen a Buryaile. Allí piden que se excluya al expeller de la citada ley o se busque algún otro mecanismo para nivelar la cancha.

Según una fuente del sector, hasta ahora la Argentina -una de las grandes exportadoras de harina de soja del mundo- no pudo exportar ni un gramo de expeler de la oleaginosa, debido a esta inconsistencia normativa. La necesidad de exportar hacia países vecinos al menos una quinta parte de la producción nacional de ese subproducto, de unas 3 millones de toneladas, creció en los últimos meses debido a la caída de la demanda interna, especialmente por la crisis de la lechería.

Por Matías Longoni | Agrofy News

Fuente: Agrofy

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido