biocombustibles en argentina

Una década produciendo biocombustibles en el país

biodiesel-capacidad-instala

El año pasado se cumplieron diez años de la ley de #biocombustibles. En ese tiempo, la #Argentina creció hacia adentro y hacia afuera hasta convertirse en un líder global.

En el país hay una capacidad para producir 4,6 millones de toneladas de biocombustibles, un techo que nunca se alcanzó.

Ya transcurrieron diez años desde que en Argentina se reglamentó la norma que regula la producción y uso sustentable de #biocombustibles (Ley 26.093). En una década, el país se convirtió rápidamente en un referente global. Está entre los cuatro principales productores de #biodiesel del mundo y es el primer exportador mundial.

En esta década, mucha agua pasó por debajo del puente. De esta trayectoria ya se pueden obtener importantes conclusiones. Veamos.

Respecto al consumo interno, Argentina se convirtió en uno de los países que más biocombustibles utiliza en el mundo dentro de su matriz energética.

Esto acarrea múltiples beneficios: diversificando energética, sustitución de importaciones, más y nuevas posibilidades de empleos sustentables mejorando el balance de divisas y la diversificación del destino de las exportaciones.

Una década produciendo biocombustibles en el país

La soja es el producto base para la producción de biodiésel. Una importante producción del poroto termina en los motores diésel.

biodiesel-soja-diesel

Por el lado ambiental, esta estrategia contribuye activamente en el cumplimiento de las metas de ahorro de gases efecto invernadero –causantes del cambio climático global-, en el marco de los compromisos internacionales asumidos por el país.

Sin dudas, la industria se acompasó a este crecimiento. Se alcanzó una capacidad de producción de 4,6 millones de toneladas anuales. Un potencial de producción que aun no sepudo alcanzar. Hubo buenas y malas. El año pasado estuvo dentro del primer caso: se produjeron cerca de 2,7 millones de toneladas, registrándose ventas en el mercado interno de un millón de toneladas y exportaciones por 1,7 millones de toneladas.

Componiendo lo que sucedió en el último par de años, el aumento de producción de 2016, respecto al 2015, fue significativo (900.000 toneladas) traccionado por un fuerte incremento de la demanda de los Estados Unidos.

Las exportaciones en el 2015 habían soportado una importante caída, que impactó de lleno en la producción y fue consecuencia de la abrupta baja en el precio del petróleo crudo, hecho que hizo retirar del mercado la demanda voluntaria o discrecional. A ésto se agregó la aplicación por parte de la Unión Europea de injustos aranceles anti-dúmping (este mercado fue el destino más importante hasta 2013). Sin embargo, el panorama fue mejorando y, ahora, en perspectiva, las exportaciones son una de las mayores esperanzas para este mercado.

El cluster de biocombustibles tiene un fuerte perfil exportador.

biodiesel-cluster-argentina

Por el lado interno, el año 2016 no fue bueno. Los niveles de actividad fueron bajos debido a la devaluación de del peso de diciembre de 2015, recuperándose lentamente y cumpliéndose con el mandato de corte vigente –que implica incorporar un 10 por ciento de biodiesel al gasoil mineral comercializado en Argentina-.

Ya pasando al mediano plazo, la Organización Mundial de Comercio está apoyando en la búsqueda por solucionar la controversia generada por la citada aplicación de un arancel antidúmping al biodiesel argentino.

Así dictaminó, tanto en primera como en segunda instancia, a favor de los intereses nacionales.

Con posterioridad, la Corte de Justicia de la Unión Europea falló en un juicio que por igual motivo presentó la industria argentina exportadora de biodiesel, estableciendo que se deberá eliminar arancel para biocombustible argentino.

En un mundo dinámico, las preocupaciones para el producto argentino se renuevan.

En paralelo, la próxima asunción del gobierno republicano en EE.UU., genera mucha incertidumbre para este mercado.

Sin embargo, los principales mezcladores de biodiesel con gasoil mineral de ese país, esperan que la política de biocombustibles del mismo continuará y, por tal motivo, las expectativas que tienen, en general son de mantenimiento de un buen nivel de negocios durante el presente año.

Nuevamente, a nivel local, la demanda interna de biodiesel está amesetada. Para incentivarla, el Ministerio de Agroindustria planea promover un programa para fomentar el uso intensivo de biodiesel en el agro a través de la ejecución de contratos de fazón entre los productores de biodiesel habilitados y los productores agropecuarios que deseen participar y que soliciten este servicio.

El gran desafío es lograr que la operatoria vía fazones sea significativa en cuanto a cantidades operadas y que también se respeten rigurosamente los requisitos de calidad, seguridad y medio ambiente vigentes, contando a la vez con un encuadre tributario previsible.

Hay que seguir trabajando en este último sentido y con alcance a todo el mercado interno, para lograr una nueva normativa que remplace la Ley 26.942, eliminando las contingencias tributarias que históricamente soporta esta industria.

De ahora en más son clave las reglas de juego claras, a largo plazo, con un régimen sustentable en lo técnico, económico, ambiental y social.

Por Claudio Molina

Nota de la redacción: El autor es director ejecutivo de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno.

Fuente: Diario Clarín/Clarín Rural

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido