Biotecnología

Bioceres, con cuna en Rosario, quiere llegar a Wall Street

bioceres rosario trucco

#Bioceres.#Tecnología #agrícola.La firma creada hace 14 años busca recaudar US$80 millones para crecer en desarrollos de #biotecnología, como #semillas resistentes a sequía y salinidad.

Laboratorio. La #soja resistente a sequía permitirá un salto del 14% en los rindes y se beneficiarán los campos marginales. / BIOCERES SA.

Con sede en la ciudad de #Rosario, provincia de#SantaFe, y en pleno catastrófico diciembre de 2001, Bioceres nació con 23 accionistas; hoy es una empresa de #biotecnología #agrícola totalmente integrada, que utiliza múltiples plataformas para desarrollar y comercializar soluciones orientadas a aumentar la productividad de los cultivos y agregar valor a las materias primas agrícolas.

“Actualmente cuenta con 303 socios accionistas, con un máximo de 4,5% de capital social, entre los que se encuentran distintos actores del sector productivo y agroindustrial, desde compañías de seguros a productores, personas físicas o jurídicas”, dijo a iEco Federico Trucco, CEO de Bioceres.

Es la primera firma en su rubro que cotizará en #WallStreet; al menos va camino a eso. Produce semillas resistentes a salinidad y sequía, ya lleva patentados más de 50 inventos y es parte de la Argentina que invierte el 0,65% del PBI en investigación y desarrollo.

Anualmente su inversión ronda los 44 millones de dólares y cuenta (y contó desde el arranque) con un marco favorable: el kirchnerismo aumentó la inversión en este segmento desde 2003, cuando era un esmirriado 0,4% del PBI.

Cuatro cultivos

En poco más de una década, la compañía se ha convertido en líder en biotecnología agrícola integrada “con una fuerte participación en América del Sur y acceso a mercados agrícolas mundiales a través de canales propios o de terceros y de socios líderes en la industria”, explicó Trucco.

La firma, que nació y funciona en terrenos que el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (#Conicet, organismo cien por ciento público) les entregó en forma gratuita por 20 años, “trabaja con científicos y firmas agrícolas internacionales para la creación, el desarrollo, la desregulación y la comercialización de tecnologías destinadas a nuestros mercados, objeto de alto crecimiento en biotecnología de semillas y agroindustrial”, dijo.
En Bioceres apuntan sus cañones al desarrollo de cuatro cultivos: trigo, maíz, soja y alfalfa. “Nuestro objetivo es mejorar la productividad”, dice el CEO de la firma.

–¿Bioceres compite con Monsanto?, le preguntó iEco a Trucco.

–En algunos negocios compiten, en otros se complementan. Básicamente desarrollamos tecnologías para el aumento de la productividad, no lo que hace Monsanto.

Respecto a los royalties o regalías, en la firma se indicó que existe “un acuerdo en toda la cadena de que la tecnología debe ser reconocida” y que la forma más lógica para el cobro “es en la semilla”.

En tanto, se viene el desembarco en Wall Street. La compañía ya ha presentado ante la SEC (par estadounidense de la Comisión Nacional de Valores local) la solicitud de registro para una oferta pública de acciones por 81 millones de dólares para que los inversores, que serán principalmente norteamericanos, puedan hacer el estudio previo.
“Se pidió autorización a los accionistas locales para hacer un plan de expansión internacional y fue aprobado. Se espera que estén las condiciones de mercado favorables para esta nueva etapa, ya que para Argentina implicaría la oportunidad de transmitir tecnología de lo público a lo privado, sería exportar conocimiento, patentes …”, sostuvo Trucco. O sea salir de la primarización de las exportaciones. “Argentina puede liderar en biotecnología vegetal”, enfatizó.

–¿A Bioceres le da lo mismo quién sea el ganador del balotaje?

–Hay gobiernos que pueden ser más o menos favorables. En el mercado local está el 20% de la torta mundial y Argentina es percibido como un mercado muy atractivo, con científicos que pueden abaratar costos y que tienen autonomía respecto al contexto público.

Joint ventures

¿Y cómo encaran sus negocios e investigaciones? Vía alianzas o joint ventures. Recientemente, con la firma Arcadia (la multi con base en Davis, California, que desarrolla productos agrícolas que genera valor agregado para productores) y la creación de la firma Verdeca, recibió la aprobación regulatoria en la Argentina para la comercialización de su tecnología HB4 con tolerancia a sequía en el cultivo de soja. Esta aprobación es la primera de su tipo para un evento de tolerancia a sequía a nivel mundial.

“También debe ser aprobada en China, por ser el principal comprador de la soja argentina. Habrá que esperar 2 o 3 años. En tanto, también estamos desarrollando trigo, maíz y alfalfa tolerantes a sequía”, sostuvo Trucco. Se estima que la soja resistente a sequía permita un incremento de 14% en los rindes y que se beneficiarían principalmente los campos marginales.

El acuerdo para desarrollar y comercializar tecnología en soja con Arcadia tiene una tercera pata que es Dow AgroSciences (la líder biotecnológica con base en Indianápolis, Indiana, EE.UU.). Bajo esta alianza, desarrollarán eventos acumulados (o stacks) de soja, algo así como las distintas sojas que se logran con biotecnología, usando la plataforma denominada Exzact de Dow –que acorta los tiempos para salir al mercado– y comenzarán a trabajar en tecnologías para la protección de cultivos como la tolerancia o resistencia a malezas, además de la tolerancia a estrés hídrico.

Tecnología industrial

En Bioceres aseguran que esta alianza potenciará la tecnología, experiencia en asuntos regulatorios y los canales comerciales de Dow con la plataforma de tolerancia a estrés abiótico y la relación con productores en Sudamérica de Verdeca, la firma entre Arcadia y Bioceres lanzada en 2012.

“La creciente disponibilidad de eventos (stacks) que deben ser incorporados a nuevas variedades genera un desafío para las empresas de semilla que necesitan desarrollarlas de manera eficiente tanto en términos de costo como de tiempo. Esta alianza nos ayuda a alcanzar este desafío, desarrollando tecnologías que incrementen los rendimientos junto a tecnologías de protección de cultivos a través de la plataforma Exzact, acumulando eventos de manera precisa y acelerando la integración de la tecnología”, dijo Trucco.

Pero hay más. Dado que Bioceres no sólo crea semillas sino también se dedica a la biotecnología industrial y ofrece servicios de alta tecnología, a partir de cultivos de una oleaginosa, el cártamo, está produciendo una semilla que contiene la enzima quimosina, usada en la fabricación de quesos. La innovación que lleva a ser potencia agroindustrial no tiene límites. Ya casi nada en el campo es como era.

NUMEROS

303 Son los socios accionistas de Bioceres. Desde compañías de seguro a productores, personas físicas o jurídicas, con un tope de 4,5% del capital social.

11,8 Son los millones de dólares que Bioceres facturó en el año 2014 en sus negocios dedicados a la biotecnología agrícola totalmente integrada.

46% Fue el porcentaje de crecimiento en 2014 respecto a 2013. Su fuerte: la tecnología que mejora la productividad en trigo, maíz, soja y alfalfa.

Fuente: Diario Clarín IECO

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido