biocombustibles

Conferencia Internacional sobre Biocombustibles: Brasil deslinda a los biocombustibles de responsabilidad en la crisis alimentaria

Lula-biofuels-2008El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, participó en la clausura de la “Conferencia internacional sobre biocombustibles”, en Sao Paulo (Brasil)Foto: EFE.

La crisis alimentaria se debe a la especulación en mercados financieros, en materias primas, y de la industria petrolera; el etanol y el biodiesel, combinan crecimiento con desarrollo ambiental, pero también con responsabilidad social.

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, eximió hoy a los biocombustibles de cualquier responsabilidad en la crisis alimentaria mundial, que atribuyó a la especulación en los mercados financieros y de materias primas.

“La crisis alimentaria es provocada por la especulación derivada del alza del petróleo y del alza en los precios de las materias primas”, afirmó Lula al clausurar la “Conferencia internacional sobre biocombustibles”, celebrada esta semana en Sao Paulo.

Algunos gobiernos, organizaciones internacionales y de la sociedad civil han atribuido a los biocombustibles la escasez mundial de alimentos, porque para su producción se usan materias primas como el maíz y la caña de azúcar, entre otros.

También han acusado a esa industria de poner en riesgo la biodiversidad y de explotar el trabajo en condiciones degradantes.

“Una buena parte del aumento de los precios de los alimentos es porque hay más pobres comiendo en el mundo y es normal que haya un aumento del consumo, pero hay muchas materias primas especuladas en el mercado de futuros a precio absurdos”, subrayó hoy Lula.

El presidente criticó de igual manera la falta de reservas de alimentos básicos como el trigo, el arroz y el maíz, que desde el año 2000 “bajaron a la mitad”.

El jefe de Estado defendió además la producción y expansión de los combustibles alternativos, como el etanol y el biodiesel, porque “combinan crecimiento con desarrollo ambiental, pero también con responsabilidad social”.

“Reconozco que hay preocupaciones legítimas en este debate”, dijo Lula, quien acusó a “intereses poderosos” de distorsionar la verdad sobre los biocombustibles.

El representante para América Latina de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), José Grazziano, que participó en la Conferencia, respaldó la política brasileña de biocombustibles y destacó el potencial que tienen otros países de la región en ese campo.

Sin embargo, los participantes en el seminario internacional “Agrocombustibles como obstáculo a la construcción de la soberanía alimentaria y energética”, paralelo a la conferencia, condenaron en su documento final “el modelo y la estrategia de promoción” de estos carburantes.

La Pastoral de la Tierra de la Iglesia Católica brasileña también reafirmó en el marco del seminario sus denuncias de que hay trabajo esclavo y degradante en la industria de la caña de azúcar.

Lula respondió también a las críticas sobre el peligro que corre la selva amazónica por la expansión de las áreas dedicadas al cultivo de caña de azúcar para la producción de etanol.

“En la región de la Amazonía no se tendrá caña de azúcar, pero vamos a expandir nuestro etanol a áreas muy degradadas”, apuntó Lula, quien señaló que los biocombustibles pueden ayudar a solucionar la crisis financiera internacional.

“Las crisis son portadoras de amenazas pero permiten oportunidades y nuevos caminos”, indicó.

Señaló, sin embargo, que “la crisis no puede ocultar otras cuestiones de fondo como el hambre y la pobreza de centenas de millones de personas, ni ocultar los problemas del cambio climático”.

En la conferencia, que reunió académicos, industriales y especialistas, se debatió la relación de los biocombustibles con el cambio climático, con la seguridad alimentaria, las nuevas tecnologías y el mercado mundial, entre otros aspectos.

El canciller brasileño, Celso Amorim, por su parte, pidió que se eliminen las barreras proteccionistas en el comercio internacional de biocombustibles para que los países pobres puedan beneficiarse de esa fuente alternativa de energía desde el punto de vista económico y social.

Además, Brasil y Estados Unidos anunciaron un acuerdo para ampliar la cooperación científica con terceros países en el área de producción de biocombustibles, que incorporará a Guatemala, Honduras, Jamaica, Guinea Bissau y Senegal a esa iniciativa. 

Fuente: El Universal/Mexico
?

1 Comment

1 Comment

  1. Yessenia Valenzuela

    noviembre 21, 2008 at 11:46 pm

    La Unidad de Desarrollo Tecnológico (UDT) de la Universidad de Concepción y la Asociación Técnica de la Celulosa y el Papel (ATCP) tienen el agrado de informar sobre la realización del “Segundo Congreso Latinoamericano sobre Bio-refinerías: Materiales y Energía”, para los días 4, 5 y 6 de mayo de 2009, en las Termas de Chillán, Chile.

    El siglo XX estuvo dominado por el petróleo y sus derivados; fuente no sólo de combustibles, sino también de muchos productos que están presentes en todos los ámbitos del quehacer humano. En función del aumento del precio del crudo y su paulatino e inexorable agotamiento, las refinerías de petróleo actuales abrirán espacios a las “biorrefinerías” del futuro, las que – basadas en productos agrícolas y forestales renovables –, producirán los productos que el ser humano requerirá en las décadas futuras.

    El objetivo del congreso es convocar a actores y expertos, nacionales y extranjeros, para debatir sobre los avances científicos y tecnológicos en la utilización de biomasa forestal como fuente de combustibles, nuevos materiales y productos químicos; y cómo estos avances presentan desafíos y oportunidades, a nivel regional, nacional y latinoamericano.

    Se incluyen temas relacionados con:

    1. Transformación bioquímica. Se considera tanto la fermentación de azúcares como la digestión anaeróbica de biomasa residual, para obtener bioetanol o biogás; incluidos pretratamientos, desarrollo de procesos, purificación y acondicionamiento de productos.

    2. Transformación termoquímica. Obtención de productos sólidos, líquidos y gaseosos mediante degradación termoquímica de lignocelulosas, ya sea pirólisis o gasificación; no sólo para obtener combustibles, sino también productos químicos de interés comercial.

    3. Transformación química o física. Separación de los componentes de biomasa forestal, mediante nuevas tecnologías, y transformación de éstos en productos de interés comercial. A su vez, preparación, acondicionamiento y densificación de biomasa, para facilitar su transporte y almacenamiento, permitir su procesamiento y/o homogenizar su composición.

    El Congreso se realizará en las Termas de Chillán, complejo turístico ubicado en la Región de Bío-Bío, a 192 kilómetros al este de Concepción

    Para mayor información, visite el sitio http://www.bio-refinerias.cl o http://www.udt.cl. También puede escribir a [email protected].

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido