energías renovables

Dólares más verdes en Argentina: empresarios del mundo vienen a invertir a la “Arabia Saudita” de las energías renovables

Macri Energias Renovables

Una vez más, el #Argentina se presenta como una fuente inagotable de recursos. Los ejecutivos de las principales compañías a nivel global saben del potencial y llegan atraídos por los millonarios #negocios que pueden generar a partir del aprovechamiento del #sol y del #viento, uno de los mejores del #mundo.

La Argentina tiene todo para convertirse en gran protagonista a nivel mundial en el millonario negocio de las energías limpias o #energíasrenovables.

Se multiplican las empresas con presencia en varios países con ganas de invertir fuerte en este campo.

Es, en este marco, en el que un grupo de inversores preparan su visita a la Argentina para conocer bien de cerca las condiciones del mercado.

En este caso, la apuesta pasa por la energía solar eólica (generada con el aprovechamiento de los vientos) y la fotovoltaica (obtenida a partir de paneles solares).

Arribarán al país conscientes del “boom” que se viene gestando.

Prueba de ello es lo sucedido hace apenas unos días, cuando se presentaron 123 proyectos para una inversión de u$s1.700 millones en energía solar, eólica y biomasa, por 6.366 Megawatts (MW).

En este contexto, los empresarios esperan con gran expectativa el próximo llamado a licitación del Gobierno Nacional.

Un dato que no pasa desapercibido: en lo que respecta a energías limpias, la Argentina tiene más potencial que, por ejemplo, con Vaca Muerta y la obtención de hidrocarburos no convencionales.

Más aun, en el sector aseguran que podría transformarse en la “Arabia Saudita” de las renovables en el mediano plazo.

Licitación “fase II” por u$s3.600 M

La licitación que tuvo lugar hace unos días fue el disparador inicial de una carrera capaz de otorgarle a la Argentina una gran cantidad de premios y, claro está, de alegrías a los inversores.

Concretamente, compañías locales e internacionales presentaron propuestas para la obtención de energías alternativas que, en conjunto, sextuplicaron los 1.000 megawatt que el Gobierno había puesto en oferta.

La intención de los funcionarios era ampliar el parque de generación eléctrica a través de parques eólicos, solares y centrales de biomasa.

Esos 6.366 MW propuestos fueron una simple muestra del potencial que tiene el país para captar inversiones en este campo.

Más aun, si se adjudicaran todas esas iniciativas, la Argentina recibiría inversiones por aproximadamente u$s10.000 millones sólo “para empezar a hablar”.

¿Por qué no dio luz verde a todas ellas?, Sencillamente por el condicionamiento que impone el transporte por redes eléctricas.

Atento a ello -y en vistas a no perder oportunidades ni inversores-, la Subsecretaría de Energías Renovables que dirige Sebastián Kind analiza ampliar la convocatoria.

La idea, entonces, es invitar a las empresas que perdieron a igualar los mejores precios alcanzados en aquella subasta. Sería por algo menos del doble: entre 1.500 y 2.000 MW.

Hablando en plata, podría implicar el ingreso nada menos que de u$s3.600 millones.

La llegada de más “pesos pesado”

Las energías llamadas “limpias” o renovables están causando furor no sólo en el Gobierno sino en el sector empresarial.

Por lo pronto, se aguarda la llegada de una comitiva clave, según anticipó a iProfesional Jhon Smirnow, secretario general del Global Solar Council (GSC), entidad de peso internacional que nuclea a unas 50 asociaciones y compañías de energía solar.

Se compondrá de directivos de importantes fondos de inversión que arribarán a la Argentina entre febrero y marzo, junto con empresarios vinculados con la fabricación de paneles solares y del sector servicios.

Marcelo Álvarez, presidente de la Cámara Argentina de Energías Renovables (CADER) -entidad miembro y fundadora de la GSC- destacó el interés de los desarrolladores locales y extranjeros.

“Hoy las empresas más grandes del mundo tienen oficinas instaladas en el país”, afirmó Álvarez.

Algunas de ellas son Gammesa, Siemens, ABB y la firma que controla la distribuidora Edesur, Enel Green Power.
También arribarán a Ezeiza figuras de renombre en el sector de la energía eólica, en la antesala del lanzamiento oficial de la “Ronda 2” del Programa RenovAr.

Entre ellos Steve Sawyer, Secretario General del Global Wind Energy Council (GWEC), quién ya vino a esta nación junto con inversores para estudiar el mercado.

¿Cuál es el interés? A priori -en el caso de la misión comercial de energía eólica- la apuesta es avanzar con parques en Patagonia, Cuyo, sur de la Provincia de Buenos Aires, Córdoba y parte de la región Centro.

También, el de proveer los equipos y el financiamiento a los distintos desarrolladores locales.

El viento, a favor del país

Una vez más (como en otros aspectos que dan cuenta de que estas tierras han sido bendecidas con una riqueza natural única), el mapa de renovables muestra a la Argentina como uno de los países con los mejores vientos del mundo.

En estas zonas, presentan una velocidad de entre 8 y 13 metros por segundo, lo que permite a los aerogeneradores operar los parques con un factor de capacidad o rendimiento por encima del 50 por ciento.

Para tomar dimensión de estas cifras, algunos países de Europa -líderes en la materia- festejan cuando las mediciones de viento les permiten un rinde del 23%.

En otras palabras, el potencial de la geografía nacional se ubica en el podio a nivel mundial en todas las variantes tecnológicas: eólica, solar y Biomasa.

Así lo revela el nuevo mapa global elaborado por la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA) que permite visualizar el potencial de las renovables por tecnología y país.

Esto explica, en gran medida, por qué en la licitación de renovables se presentaron 123 ofertas, por 6.366 MW, seis veces más de los 1.000 MW que ofreció el Gobierno.

Alejandro IZA, director del área solar de Schneider Electric para Latam, trazó un balance sobre el plan de Gobierno: “El resultado fue estupendo, si bien hay que tomarlo con calma porque no se sabe el estado de los proyectos presentados ni el precio ofertado”.

Iza valoró que “se haya podido ver un enorme interés” y destacó que fue una muestra de “la confianza de los inversores”.

En su visión, el hecho de que se hayan presentado compañías locales e internacionales debe ser leído como que “la Argentina será un referente en Sudamérica en energías renovables”.
“Es un camino que recién comienza a recorrerse. A medida que el país vaya afianzando su retorno a los mercados internacionales, ese proceso de inversión será continuo”, expresó Dante Sica, director de la consultora Abeceb.

El tendido, asignatura pendiente

Para acompañar las altas expectativas creadas, el país deberá resolver los límites que imponen las redes de transmisión eléctrica.

“Esta es una de las grandes cuestiones de fondo que debe abordarse a nivel regulatorio”, expresó Nicolás Eliashev, experto especializado en energías limpias y socio del estudio Tavarone, Rovelli, Salim & Miani.

En este sentido, según informaron a iProfesional fuentes del sector, la Subsecretaría del área conducida por Sebastián Kind y Julio Bragulat, gerente general de CAMMESA, ya está analizando la ampliación de la infraestructura.

Incluso, hay planes tendientes al armado de una mesa de trabajo que incluya a empresarios, provincias y representantes del Poder Ejecutivo.

La gran pregunta, claro, es quién paga la factura. Es decir, si esta quedará a cargo del Estado o de los privados, habida cuenta de que el costo de un kilómetro de tendido eléctrico ronda el millón de dólares.

En lo que respecta a la energía solar, un tercio de las ofertas para construir parques se concentraron en el NOA, principalmente en Salta y Jujuy.

Esto, a partir de los excelentes resultados que arrojaron las mediciones de radiación solar.
En lenguaje bolsillo de los empresarios, esta buena performance se traduce en números atractivos: mejor sol es mayor rentabilidad.

En Argentina, según indica Fernando Carbel, presidente y CEO del Parque Eólico de Arauco, el retorno de inversión que pretenden los extranjeros va del 12% al 15%.

Según información desde CAMMESA, sólo en el NOA hay proyectos de energía solar por casi 1.300 MW.
Un gran obstáculo que se les presenta a los inversores son los límites que impone la infraestructura, tal como asegura Oscar Sivori, ex gerente del departamento de Energía Eléctrica de Enarsa S.A, Edesur y Edenor.

“El costo de las obras eléctricas promedia el 30%”, afirmó el experto, si bien este porcentual varía en función del emprendimiento y de la distancia desde la central a la línea de alta tensión.

Por lógica, este agregado termina impactando sobre el precio final de la energía.

Este limitante no se verá este año, ya que en esta primera ronda de licitación se aprovechó la capacidad ociosa de las redes. Es el desafío, entonces, será para lo que viene.

Vientos que generan cambios

En el caso de la energía eólica, se da un panorama similar.

En Chubut se presentaron diez ofertas:

-Genneia I presentó el proyecto “Chubut Norte” (50 MW)
-Hychico I, el proyecto “Parque Eólico Diadema II” (27,6 MW)
-3 GAL, el proyecto Eólico Garayalde por (24 MW)
-Loma Blanca, el Loma Blanca 5 y 6 (100 MW cada uno).

En Bahía Blanca -que además de buen viento tiene la ventaja de contar con puerto para importar aerogeneradores, potencia disponible para conectar en el nodo y cercanía a los centros de consumo de energía- se ofertaron 1.520 MW.

Contratos entre privados

La Subsecretaría de Renovables trabaja en nuevas resoluciones que apuntan a terminar de legislar la posibilidad de firmar contratos de compra de energías renovables entre empresas de diversos rubros.

En Chile, por ejemplo, es usual que las mineras compren la solar para abastecerse y se avancen en convenios con parques para el mediano y largo plazo.

“Hay muchos proyectos que hoy podrían activarse pero están demorados, porque están a la espera de que el Ministerio reglamente la posibilidad de contratos entre privados. Yo creo que eso va a agilizar muchísimo el flujo de inversiones”, consideró Sica.

Se trata de un nicho que podría potenciar la industria en proyectos de pequeña y gran escala. Además, por cuestiones propias del potencial de Argentina, esto motivaría el desarrollo en las diferentes regiones.

Según informan desde la Asociación Argentina de Energía Eólica (AAEE) el 70% del territorio es apto para el aprovechamiento de la energía eólica.

Así las cosas, el país tiene frente así la gran chance de hacerse fuerte en el terreno de las energías renovables.
Esto le permitirá no sólo captar inversiones sino también avanzar más rápido hacia el autoabastecimiento.
De capitalizarla esta posibilidad, no habrá “lluvia de dólares”, en el sentido estricto de la palabra. Más bien, serán dólares que llegarán con el viento y el sol.

Una prueba más de cómo la Argentina, país bendecido, se presenta al mundo como una fuente inagotable de recursos.

Fuente: Infobae Profesional

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido