biodiesel

Biodiesel:Argentina busca ser pionera en biocombustible para aviones

La iniciativa oficial apunta a la obtención de “Biojet” un combustible alternativo de aplicación aeronaútica que se pueda utilizar en turbinas de aviación
La Argentina busca ser pionera en el desarrollo de un combustible alternativo para la propulsión de aviones, a través de un emprendimiento que llevan adelante la Fuerza Aérea, la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (SECYT), la Universidad Tecnológica Nacional y la Universidad Nacional de Formosa.

El proyecto apunta a la obtención de “Biojet” un combustible alternativo de aplicación aeronaútica que se pueda utilizar en turbinas de aviación, con un componente importante de biocombustibles.

Hoy se efectúo una demostración en la Base Aérea de El Palomar con una pequeña turbina (en un Hercules 130 estacionado en pista), con Biojet, un conbustible conformado en un 80 por ciento por Jet A 1 -un kerosen especial-, y un 20 por ciento de biodiesel.

Otra turbina se accionó con el combustible habitual, JP 1, y se comprobó que ambos combustibles tienen las mismas características físicas y calóricas y generan la misma potencia.

Allí, el Jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea, Brigadier general Eduardo Schiafino, impulsor del proyecto, destacó que el mismo responde a “los dichos del presidente Néstor Kirchner, en su discurso de mayo de 2003, cuando dijo que las Fuerzas Armadas pueden y deben participar activamente del desarrollo nacional”.

“En este caso podemos ser palanca de ese desarrollo nacional ya que son pocas las naciones que están con estos proyectos de innovación tecnológica y su concreción dará al país un valor agregado muy interesante”, dijo Schiafino a Télam.

El jefe aeronáutico señaló que “el proyecto que supone apertura de la Fuerza hacia el sistema científico tecnológico argentino, surge del convenio de cooperación, asistencia científica y tecnológica firmado con la SECYT, el Instituto Universitario Aeronaútico y las universidades”.

Por su parte, el Comodoro Eduardo Selles, a cargo del Departamento de Innovación Tecnológica de la Fuerza Aérea y del proyecto, aseguró que “Argentina es prácticamente pionera en el desarrollo de este biocombustible porque sólo se conocen que hayan volado mezclas de biodiesel con JetA1, los estadounidenses”.

Explicó que igualmente hay una diferencia ya que ellos partieron de un biodiesel proveniente de grasa animal. “También probaron la soja, pero no han volado”, aseguró.

En la presentación realizada hoy, Selles dijo que buscan desarrollar un biocombustible con una estructura molecular similar al Jet A 1, es decir que se parezca más a la cadena molecular del kerosen que al gasoil.

Selles señaló que la mezcla de 80 por ciento de Jet A 1 y 20 por ciento de biodiesel probada hoy, funciona porque mantiene los mismos parámetros del motor -es decir que no hay que hacerle modificaciones- y entrega la misma potencia.

En la base de El Palomar se realizan pruebas en tierra y esperan poner en marcha las primeras pruebas en vuelo a mediados del 2007, “una vez que tengamos bien catalogado el combustible en tierra”, dijo Selles.

Primero se lo evaluará en motores de aviones de la FAA, y posteriormente para el ensayo en vuelo está previsto que se utilicen pequeñas aeronaves IA 50 Guaraní y Moran Surnier Ms760.

El desarrollo del Biojet comenzó utilizando biodiesel a partir de aceite de soja, pero también se está experimentando con otras oleaginosas, como colsa, pasto de Camerún, tartago, para no convertirlo en soja dependientes y por mayor rinde.

Este proyecto es de gran relevancia estratégica ya que permitirá diversificar la matriz energética, reducir el consumo de combustibles fósiles y por consiguiente hacerlos durar más tiempo, y desarrollar nuevas tecnologías para el uso de energías renovables.

Asimismo permitirá contar con un combustible alternativo para las actividades aéreas, civiles y militares; fomentará la creación de biorrefinerías -que no hay en el país-, y permitirá el desarrollo de la economías regionales mediante el empleo de sus recursos naturales, aseguran los hombres de Fuerza Aérea.

También permitirá transformar al país en uno de los pioneros en el uso de fuentes de energía renovables, así como articular el conocimiento teórico de las universidades con las aplicaciones prácticas de la industria y la producción.

El empleo del Biojet daría mayor autonomía energética, fomentaría el desarrollo de nuevas industrias y tecnologías vinculadas a los biocombustibles, generaría nuevos empleos, y se reducirían los niveles de contaminación.

El programa está en proceso de experimentación y homologación en cuanto a características técnicas de combustible de uso aeronáutico, luego se requerirá de un proceso industrial de puesta en marcha de plantas que produzcan este biocombustible.

Fuente: Infobae

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido